Ir a contenido

La alineación del Barça de la Champions pasa por Lleida

Los suplentes del Barça pugnan por las dos vacantes que habrá en el once titular frente al Chelsea por la lesión de Iniesta y la inelegibilidad de Coutinho

Denis lleva mes y medio sin jugar, Dembéle tendrá minutos para coger ritmo y André Gomes tratará de recobrar la confianza

Joan Domènech

Denis Suárez pelea un balón con Aaron Martín en el Espanyol-Barça de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Denis Suárez pelea un balón con Aaron Martín en el Espanyol-Barça de los cuartos de final de la Copa del Rey. / Alberto Estevez

Un esfuerzo de motivación tendrán realizar los jugadores del Barça para disputar la Supercopa de Catalunya este miércoles en Lleida (18.45 h.). Acostumbrados a jugar en grandes escenarios, a participar en atractivas competiciones y a disputar partidos cruciales (aunque habrá un título en juego en el Camp d'Esports), una cita menor como esta incrustada en el calendario genera poco entusiasmo. Pero hay un premio oculto en el quinto derbi de la temporada frente al Espanyol, un rival que da de por sí debería despertar sus mejores instintos.

Los ocho futbolistas del primer equipo que desplaza Ernesto Valverde saben que hay dos vacantes en la alineación del Barça para el partido del próximo miércoles. El de la semana que viene. El que disputarán frente al Chelsea y en el Camp Nou. Dos plazas libres por las ausencias de Andrés Iniesta, lesionado y presuntamente descartado por la lesión que sufrió en el bíceps femoral de la pierna derecha, y de Philipe Coutinho, inelegible por haber jugado ya con el Liverpool.

Nueve nombres fijos

A tenor de los hábitos de Valverde, podría anunciarse que, salvo lesión, tienen el sitio asegurado ante el Chelsea Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba, Rakitic, Busquets, Messi y Suárez. Nueve nombres de once necesarios. Iniesta y Coutinho completaron el once inicial ante el Atlético de Madrid, un encuentro de importancia comparable al del Chelsea. 

Los aspirantes a conquistar esas dos plazas disponen de una gran oportunidad en Lleida. Tal vez haya otra en Málaga el sábado. Solo Cillessen sabe que no jugará en la Champions. También puede suponerlo Yerry Mina, que solo ha sido titular una vez (ante el Getafe) y salió 8 minutos en el Valencia-Barça de Copa. E intuirlo Lucas Digne, ya que es lateral izquierdo y las vacantes que se ofertan son de interior derecho e izquierdo.

Lleida significará la reaparición de Denis Suárez, que ha desaparecido misteriosa y radicalmente de los planes de Valverde.  Es el que menos ha jugado después de Mina. Desde que comenzó el año (17 partidos), solo ha sido titular dos veces (en Vigo y en Cornellà, en la Copa), salió 2 minutos ante la Real Sociedad y ha ido tres veces convocado. O sea, que en 10 de los 17 encuentros no ha entrado en la lista.

Denis no juega desde el 17 de enero y ha ido a la grada en 10 de los 17 partidos del 2018

Desde el 17 de enero, hace mes y medio, que no se le ve el pelo a Denis, que tampoco ha estado lesionado. Una mala actuación en el Espanyol-Barça de Copa, ejerciendo de interior izquierdo, parece haberle condenado al ostracismo del que solo saldrá con actuaciones brillantes.

No es el único que las necesita. Ousmane Dembélé necesita, sobre todo, minutos, para ir cogiendo el ritmo truncado dos veces con las dos lesiones musculares que ha sufrido y que han echado por tierra -de momento- su temporada. Valverde duda de su consistencia física y apenas le ha dado la titularidad una vez (contra el Girona) en los últimos seis compromisos.

La apuesta ofensiva

Dembélé representaría la apuesta ofensiva si acompañara a Messi y Suárez contra el Chelsea desempeñando la doble función de interior y extremo derecho. El ensayo con Paco Alcácer ante el Getafe no surtió efecto. El valenciano es un delantero de área, y es allí donde ofrece su mejor versión. Aleix Vidal es quien más ductilidad ha mostrado y uno de los recursos más utilizados por el entrenador.

Dembélé, necesitado de minutos, será la gran atracción en el Camp d'Esports de Lleida

André Gomes reapareció el domingo con una controvertida contribución. Fue el elegido por Valverde cuando se lesionó Iniesta, y recibió pitos y aplausos. La falta de confianza en sí mismo es su mayor enemigo, y el Camp d'Esports representa una ocasión para rehabilitarse anímicamente en un derbi de poca presión. André también ha pasado su periodo de ostracismo y tal vez se enfrente a una de sus últimas oportunidades para conservar el puesto en la plantilla. Paulinho, otro candidato a esas dos plazas libres, es el único que no jugará la Supercopa. Entrena con los titulares en la ciudad deportiva.