Ir a contenido

EL ANÁLISIS 'BLUE'

Cesc: "Debemos hacer dos partidos brutales ante el Barça"

El exazulgrana considera "clave" que el Chelsea no encaje ningún gol del Barça en Stamford Bridge

Joan Domènech

Cesc durante el partido contra el Hull, que se disputó en Stamford Bridge.

Cesc durante el partido contra el Hull, que se disputó en Stamford Bridge. / REUTERS / PAUL CHILDS

Cesc Fàbregas y Pedro Rodríguez se reencuentran con el Barça. Jugarán por primera vez ante sus excompañeros desde que se marcharan, el centrocampista en el 2014, el extremo un año después. Los dos son plenamente conocedores de la potencia de su antiguo equipo ahora que están en Chelsea.

"Deberemos hacer dos partidos brutales ante el Barça", admitió Cesc, que ya vivió la experiencia de ser rival de los azulgranas. Sucedió en su primera etapa de Inglaterra, con el Arsenal. Perdió la final de París (2006) y dos eliminatorias más de Champions (2010 y 2011) antes de recalar en el Camp Nou. Después de tres temporadas (del 2011 al 2014), fue traspasado a cambio de 33 millones más tres en variables.

Adaptación completada

Pedro dejó 27 en las arcas 27 millones y otros tres en variables. Siete campañas permaneció en el primer equipo, ascendido por Pep Guardiola. El extremo canario decidió marcharse al inicio de la segunda temporada de Luis Enrique, postergado por la presencia de Neymar. Tras dos años y medio siente que ha superado todas las dificultades de su adaptación a un país y a unas costumbres distintas.

Cesc y Pedro celebran un gol en noviembre del 2013 antes de que se les añadan Sergi Roberto y Busquets / JORDI COTRINA

Cesc no descarta que el Chelsea realice esos dos partidos brutales. La Champions se erige en el mayor aliciente del equipo, muy retrasado en la Premier. "Sabemos que el Barça tiene un equipazo, pero en el futbol todo puede pasar", sostiene el centrocampista. No hay mayor ejemplo que la última experiencia entre el Barça y el Chelsea.

Cuatro postes

Ambos participaron en las filas azulgranas. Aún no se creen aquel amargo desenlace en el que el Barça estrelló cuatro remates al poste y dispuso de casi 50 ocasiones de gol (fallando un penalti entre ellas) en 180 minutos. La ida se saldó con un 1-0 y la vuelta, con un 2-2. "El día que me he ido más triste a casa de toda mi carrera", confesó Cesc, reunido con Pedro por las cámaras de Barça TV. "Fue un milagro que no pasáramos nosotros". 

 "El día del 2-2 fue el día en el que me he ido más triste a casa de toda mi carrera. Fue un milagro que no pasáramos" (Cesc)

"Fue un día súper triste", corroboraba Pedro. "Teníamos en nuestra mano una final, y quizá otro título, y se nos escapó", abundaba el delantero quien, en cambio, vivió la sensación contraria la célebre noche del Iniestazo (2008-09), también una semifinal, que condujo al Barça a la final de Roma y la posterior conquista de la Champions. 

    

"Será muy difícil frenar a Messi porque es el mejor jugador del mundo" (Pedro) 

Un duelo reñido

Pedro prevé un doble duelo tan "reñido" como aquellos que se decantará por los pequeños detalles. Por los centímetros por los que un balón se cuela o no en la portería. El extremo entiende que el factor Messi, ahora enemigo suyo -como Busquets, uno de sus mejores amigos-, puede ser definitivo.

"Será muy difícil frenar a Messi porque es el mejor jugador del mundo", explicaba su antiguo colega entre el 2008 y el 2015. "Tendremos que estar muy juntos y defender muy bien", sostiene Pedro, que considera indispensable mantener la portería a cero. El que lo consigue en el primer asalto es el que se clasifica, según los últimos precedentes.