Ir a contenido

EL PARTIDO DE MESTALLA

Valencia-Barcelona, o una 'mascletà' en febrero

El equipo de Valverde defiende una mínima ventaja en un Mestalla al borde de la combustión para llegar a la quinta final seguida de Copa

Joan Domènech

Suárez, Messi, Piqué e Iniesta, entre otros, en el último entrenamiento del Barça antes de ir a Valencia.

Suárez, Messi, Piqué e Iniesta, entre otros, en el último entrenamiento del Barça antes de ir a Valencia. / Enric Fontcuberta

Huele la pólvora. Se otea el humo. Se escucha el estruendo. Mestalla albergará una mascletà en pleno mes de febrero como escenario de la semifinal de Copa en la que el Valencia peleará con el Barça por la codiciada plaza en la final, que sería la quinta consecutiva de los azulgranas y la primera de los blancos en diez años. "Eso no significa que tengan más ganas que nosotros; nuestra motivación no es menor que la suya", avisó Ernesto Valverde ante la caliente noche que se avecina.

El 1-0 de la ida alimenta las expectativas de un Valencia, que ve asumible remontar la mínima diferencia, sobre todo al abrigo de los suyos. El club ha rebajado el precio de las entradas para que no quede vacía ninguna de las 50.242 butacas del viejo estadio, que el 20 de mayo cumplirá 95 años desde que fue inaugurado. Este jueves vibrará como un adolescente con el entusiasmo que insuflará la hinchada.

El antiguo tanatorio

Mestalla ha renacido. Estará en plena combustión, en un brutal contraste con el tanatorio que fue en la semifinal de hace dos años cuando recibía al Barça: la ida del Camp Nou se había saldado con la masacre del 7-0.  El ambiente se prevé tan hiperventilado ahora que Marcelino García, el entrenador local, tuvo que apelar al raciocinio para aminorar el pulso cardiaco.

"La jugada de Sergi Roberto fue fortuita, igual que cuando el portero del Valencia golpeó a Godín y le rompió los dientes". Ernesto Valverde defiende a su pupilo de los ataques recibidos por la prensa levantina 

"Que lo emocional no pueda a la inteligencia", pidió con contenida pasión. "Emocionalmente va a ser súper intenso. Hay que jugar con el corazón y con la cabeza también; es indudable de que si no defendemos extraordinariamente bien no vamos a pasar", explicó Marcelino. El equipo no pasa por su momento más dulce: lleva cinco derrotas consecutivas.

Sergi Roberto, el demonio

El Valencia recupera jugadores respeto a la ida, pero perdió a Andreas Pereira por la entrada de Sergi Roberto. La necesidad de echar leña a la hoguera ha convertido al defensa azulgrana en un demonio. Valverde espera recuperar a Piqué, lesionado en el derbi, pero a quien se vio en el último entrenamiento previo a la cita. No adelantó quién será el sustituto si no está disponible.

"La jugada de Sergi Roberto fue fortuita, igual que cuando el portero del Valencia golpeó a Godín y le rompió los dientes", respondió Valverde, muy poco preocupado de la apasionada noche a la que se enfrentan sus hombres. Les ve acostumbrados.  Él también lo está.

"Esto de los campos hostiles se ha comentado antes otras veces, pero al final es un partido con muchos alicientes en el que la afición del Valencia estará al lado de su equipo. Será un partido fuerte en el que los dos equipos quemaremos nuestras naves por llegar a la final", analizó. Más distancia y hastío mostró Valverde de las inacabables preguntas sobre el protagonismo de Piqué en las últimas semanas.

"Hay que jugar con el corazón y con la cabeza; es indudable que si no defendemos bien no vamos a pasar". Marcelino García alerta sobre la necesidad de conservar una dosis de frialdad 

El aviso a Luis Suárez

"Del tema Piqué nos estamos extralimitando dando bombo a todo esto: fue prederbi, postderbi, precopa, postcopa... Esto ya ha pasado, demos un paso adelante porque, si no, no vamos a avanzar", replicó el entrenador azulgrana, que no veía ninguna necesidad de advertir a Luis Suárez ante la posibilidad de que le busquen las cosquillas. Ya hablaron ambos sobre las posibles consecuencias del fogoso carácter del futbolista. Valverde asumió que no le va a cambiar. "Es veterano, sabe cómo cuidarse", dijo del peligro de ver una tarjeta. Le dejaría fuera de la final por segundo año consecutivo. Se perdió la disputada ante el Alavés en la despedida del Vicente Calderón.

"A Yerry le conozco de vídeos y otras Ligas"

Gerard Piqué entró en la lista de convocados y está en condiciones de jugar, lo que frenó las especulaciones que se hacían sobre su sustituto. Las opciones son variadas: un central puro (Yerry Mina), un lateral reconvertido (Digne, que no viaja a Valencia) o un centrocampista retrasado (Sergio Busquets).

La opción más natural es Mina. Ha aparecido en las últimas cuatro convocatorias, pero no ha tenido ni un minuto para foguearse. Ni para que el entrenador pueda calibrar su utilidad.

"A Yerry Mina le conozco de verle en vídeo, en otras Ligas, y en otros contextos, en los entrenamientos. Pero no en nuestra competición. Ni yo ni nadie", explicó Valverde, asumiendo que este último desconocimiento es responsabilidad suya. No ha jugado con el Barça ni jugaba en el Palmeiras (su último partido fue el 3 de diciembre) antes de viajar en enero como refuerzo de invierno. Como para debutar en Mestalla...

"A Yerry le surgirán problemas y tendremos que ayudarle a corregirlos. Tiene un carácter buenísimo, muchas ganas de aprender y es un chico muy despierto", añadió Valverde para completar el análisis.

A él, a Valverde, lo que realmente le preocupa son "los recursos" del Valencia para adaptarse a las circunstancias y modificar su forma de jugar según le convenga. A Marcelino le preocupa Messi.

“Sólo me gustaría que no estuviera un futbolista pero por el bien del espectáculo va a estar y el resto. aunque son muy buenos, no son definitivos”, comentó el entrenador el Valencia, que ve un Barça con Messi muy distinto de un Barça sin Messi. Valverde le reservó en el derbi, pero no tiene nada que reservar en Mestalla.

0 Comentarios
cargando