Ir a contenido

"FLIRTEAR CON LA XENOFOBIA"

El Espanyol acusa a Piqué de flirtear con la xenofobia y lo denuncia al Comité Antiviolencia

El club blanquiazul pide que se investigue al defensa, también a Busquets y los "insultos" de la grada del Camp Nou

Albert Guasch

Gerard Piqué cabecea un balón, ante el Espanyol.

Gerard Piqué cabecea un balón, ante el Espanyol. / JORDI COTRINA

El Espanyol se siente ofendido. No le ha gustado a sus gestores las declaraciones de Gerard Piqué tras consumar el jueves la eliminación perica de la Copa. "Jugar contra el Espanyol de Cornellà siempre es un partido especial", dijo. "¿Has dicho el Espanyol de Cornellà?", le preguntaron con ánimo aclaratorio. "Sí, son de Cornellà, ¿no?". 

Una afirmación concisa que mereció notas expansivas e inflamadas. Para el Espanyol es una expresión que "flirtea con la xenofobia". Para el Ayuntamiento de Cornellà, que se sumó inopinadamente a la brega, "a veces la soberbia puede terminar siendo grosera".

En su comunicado, el club blanquiazul indicó haber remitido a la Comisión Antiviolencia un escrito para solicitar una investigación por si estima que pueden ser constitutivas de incitar "a la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte".

En el saco se incluían unas declaraciones de Sergio Busquets. "Consideramos que las declaraciones de Busquets son totalmente contrarias a los valores de respeto en el fútbol y pueden ser generadoras de violencia e intolerancia", decía la nota. Busquets dijo lo siguiente: "Celebraron en Cornellà como si ya hubieran pasado ronda, pero fuimos nosotros los que estaremos en semifinales. Parecía que la eliminatoria se acababa en Cornellà".

El tercer acusado es el público del Camp Nou, o parte de él, en concreto la Grada d’Animació, por los cánticos explícitamente "insultantes" que se produjeron durante el partido de vuelta de cuartos. "Odio al Espanyol», "Muerte al Espanyol", "Periquitos bastardos" y "Pericos, sois de los chinos".

"Declaraciones clasistas"

Pero Piqué, insultado habitualmente, al igual que su familia, por una parte de los aficionados del Espanyol, se llevó los comentarios más indignados de la entidad blanquiazul. Piqué suele explicitar que el club perico ya no está radicado en Barcelona ciudad (se instaló en Cornellà en el 2009). Por ello, el comunicado de ayer se vio en la necesidad de aportar sociología metropolitana.

"En Sant Adrià del Besòs se encuentran los campos de entrenamiento; en Cornellà-El Prat de Llobregat, el Estadio. Destacan por ser dos de las ciudades con más población de Catalunya, mayormente familias trabajadoras y luchadoras, con raíces familiares en toda España y en otros países, que son y serán siempre un ejemplo de integración y progreso y un orgullo para nuestra tierra".

Fuentes de la entidad perica contactadas por este diario precisaron que consideran las palabras del central azulgrana como "clasistas, un intento de otorgar al otro aires de segunda, de faltar al respeto". ¿Pero xenófobas? "El clasismo es una expresión de la xenofobia", subrayaron estas fuentes. 

"Polémica gratuita"

Desde el RCD Espanyol no aceptan que se interprete la apelación a Antiviolencia como una forma de elevar la tensión entre los dos clubs, en particular con un nuevo duelo liguero a la vista, el 4 de febrero en Cornellà-El Prat. "Al contrario. Pretendemos frenar esta espiral. No condenamos, ni denunciamos, ni avivamos el fuego. Solo ponemos en conocimiento de Antiviolencia unas declaraciones y a ellos les corresponde investigar".

Para el Espanyol, "hay motivos para las sanciones". Su interpretación es que las declaraciones de Piqué y Busquets van "más allá de chinchar la pasión del derbi. Creemos que atacan a la comunidad social a a la que pertenecemos y pueden llevarnos por derroteros muy peligrosos", según explicaron estas fuentes.

El Ayuntamiento de Cornellà, gobernado por el PSC, se incorporó poco después a la pirotecnia, pese a afirmar en un comunicado "no querer verse atrapada en la ignorancia de una polémica gratuita que intenta discriminar y enfrentar ciudades, cuando el deporte debe ser una herramienta para cohesionar la sociedad".

Y añadió: "Lamentamos que personas con un gran poder de influencia en nuestra sociedad, y sobre todo entre los jóvenes, como los jugadores de fútbol, caigan en las provocaciones y alimenten rivalidades y confrontaciones de este tipo".

Silencio azulgrana

El FC Barcelona no emitió ningún comunicado. El club tomó la decisión explícita de no atender lo que se interpreta como una llamada al combate dialéctico. No entiende el sentido de la nota, no le ve coherencia, quizá un deseo de atender a la propia parroquia más incisiva, y no desea en cualquier caso hacer más grande una polémica vista ante todo como absurda. 

Solo se recuerda que en la ida en el campo del Espanyol se produjeron cánticos ofensivos e incidentes, como el lanzamiento de una bola de papel metálico a Cillessen, que no inspiraron ninguna nota del club azulgrana. Cillessen necesitó ser atendido durante unos minutos, pero pudo continuar disputando el partido sin problemas.