Ir a contenido

'PERIQUINHO'

Cuando Coutinho deslumbró en Cornellà

Tras las huellas del nuevo 'crack' del Barça: de la eclosión en el Mundial Sub-20 del 2011 al paso fugaz por el Espanyol

El delantero brasileño estuvo cuatro meses en Barcelona y le bastó con dos fintas para ganarse a la afición periquita

Juan Terrats / Barcelona

Coutinho celebra su primer gol con el Espanyol en el minuto Dani Jarque, el 21. 11 de marzo del 2012, Cornellà. / ALEJANDRO GARCIA

Coutinho celebra su primer gol con el Espanyol en el minuto Dani Jarque, el 21. 11 de marzo del 2012, Cornellà.
El nuevo crack del Barça lucía en el 2012 el número 23, en homenaje a Michael Jordan.
Nueva celebración de aquel Espanyol que disfrutó del brasileño durante cuatro meses.

/

Verano del 2011. Los mejores 'scoutings' del fútbol europeo se concentran en Colombia para presenciar la Copa del Mundo sub-20. Puro 'mercato'. En las gradas está Pierluigi Casiraghi, el veterano ojeador del Inter, la persona que tres años antes había descubierto a Felipe Coutinho, el hombre que había decidido que el cuadro italiano firmara a un niño por 3,8 millones de euros y lo cediera al Vasco de Gama hasta que cumpliera 18. Allí también está un técnico del Espanyol que en su informe destaca a Coutinho en la mediapunta de Brasil.

Noviembre del 2011. Óscar Perarnau, de la secretaría técnica blanquiazul, recibe una llamada de Casiraghi. El italiano solo se dedica a la captación de futbolistas extranjeros de 16 a 19 años. «Óscar, el entrenador del Inter no quiere a Coutinho. No jugará. Solo quiere a veteranos y el chico necesita jugar. ¿Os interesa?» Perarnau traslada la oferta a Ramon Planes, director deportivo del Espanyol, que rescata el informe del Mundial y busca vídeos del jugador para que Mauricio Pochettino dé su OK a la negociacion.

Coutinho había llegado al Inter en unos momentos difíciles. En los tres años que se integra en la plantilla interista había tenido a cinco entrenadores. Claudio Ranieri no le había hecho ni caso y el joven acepta la cesión al Espanyol porque quiere ir a los Juegos de Londres. Planes cierra la operación con rapidez y siete clubs italianos se quedan sin el brasileño. El Espanyol pagaría la mitad de la ficha. Un éxito.

Debut en San Mamés

En el club catalán, Coutinho brilló desde la banda izquierda, a pierna cambiada, como después en el Liverpool. Lució el dorsal 23 en homenaje a Michael Jordan. El número de Tamudo. «Le fichamos para que el equipo luchara por Europa y luego resultó que hicimos una segunda vuelta muy mala. Nos hizo mucho daño la eliminación copera con el Mirandés. Los goles de Coutinho y Uche nos salvaron, porque hicimos pocos puntos en la segunda vuelta», recuerda Joan Collet, entonces consejero delegado, luego presidente del Espanyol.

Coutinho llegó a Barcelona, entrenó unas horas y debutó en San Mamés. Unos calambres le obligaron a retirarse en un partido duro con muchos duelos individuales, como le gustaba a Marcelo Bielsa. Debutó en Cornellà ante el Zaragoza. Hizo dos postes, demostró sus cualidades desde la izquierda, pero el equipo perdió. Ese día escuchó por primera vez la ovación del minuto 21 en homenaje a Dani Jarque. «La directiva me lo comentó cuando llegué, pero se me olvidó en el partido. Y de repente, la grada comenzó a aplaudir. Es muy  emocionante escuchar los aplausos del minuto 21».

Coutinho convenció a todos en 154 minutos. Transmitía frescura, era desequilibrante, rápido, se asociaba muy bien y usaba infinidad de recursos. Ya lo decía el informe de Colombia. «Brasil jugaba con un 1-4- 1-3- 2, y él era el media punta. Con poca presencia física, tenía una gran participación en el juego ofensivo. Dominio de los dos pies, visión de juego y con desborde, tanto en los regates, fintas como cambios de ritmo. Su debilidad era el contacto con los rivales, juego aéreo y su poca aportación en defensa. Mucha calidad técnica, buen rendimiento y con proyección para ser un excelente futbolista». Con el Espanyol jugó 16 partidos y marcó 5 goles.

Gol en el minuto 21, el de Dani Jarque

El eslalon que protagonizó contra el Rayo, y que acabó en gol, y aquella falta que lanzó por debajo de la barrera ante el Málaga, estilo Ronaldinho, dan idea del nivel de juego de un futbolista que acabó lanzando los córners. Tuvo la suerte de entrar en el vestuario más joven de Primera, que le recibió con los brazos abiertos. Había 9 jugadores menores de 21 años. Él era tímido, introvertido, e hizo migas con Mattioni, Albín y Rui Fonte. «Coutinho aporta talento y creatividad, pero me sorprende su madurez táctica. Solo piensa en el grupo», alabó Poche.

Uno de aquellos 5 goles fue especial: el primero al Rayo en casa. Él fue el primer futbolista que logró un gol en el minuto 21. También consiguió marcar en su último partido con el Espanyol ante el Sevilla. «Me lo he pasado muy bien, he estado muy a gusto», dijo al despedirse. El Inter le había tasado en 10 millones.

«El Espanyol no está en condiciones de comprarlo», sentenció Collet. El brasileño se quedó fuera de Londres-2012, pero en el Espanyol están seguros de que esas 16 jornadas de blanquiazul fueron claves para que el Liverpool le fichara. Los ojeadores ingleses tienen asiento fijo cada 15 días en Cornellà. 

 

0 Comentarios
cargando