Ir a contenido

VICTORIA EN EL CAMP NOU

El Barça no cambia de año

El once de Valverde ejecuta al Levante con el mismo resultado del Bernabéu gracias a su tridente: Messi, Suárez y Paulinho (3-0)

Joan Domènech

Messi celebra con Alba un gol del Barça ante el Celta.

Messi celebra con Alba un gol del Barça ante el Celta. / JORDI COTRINA

Cambia el año pero no cambia el Barça. Con la misma soltura con que despidió el 2017 goleando al Madrid en el Bernabéu, despachó al Levante al retomar la Liga. Un triunfo por 3-0 como si fuera lo más natural del mundo ante un rival bravo, que quiso frenar a los azulgranas con faltas, y que perdió el entusiasmo en cuanto se dio cuenta de que estaba en la casa del líder.

No tardó mucho. Apenas el tiempo que emplearon Alba y Messi para encontrarse en una jugada que repiten partido tras partido. La combinación más provechosa del equipo esta temporada marcó el camino de la victoria.

Con la vuelta de Dembélé, el Barça exhibió de nuevo un ataque con tres delanteros

A esa asociación se añadió la que forman Sergi Roberto y Luis Suárez. Las dos parejas, que suman cinco asistencias cada una en la Liga, se han convertido en los principales resortes ofensivos del Barça. Por muy vista que sea, por mucho que se repita, la especial conexión que forman los laterales con los puntas, el Levante tampoco fue incapaz de neutralizarlas.

El talento imprevisible

Y es que por muy estudiados entre sí que se tengan los rivales gracias a la tecnología, el talento, la inspiración, es muy difícil de contrarrestar. Sobre todo, si en el campo está el cerebro futbolístico más privilegiado del mundo.

Messi es mucho más que un goleador por muy extraordinaria que sea su capacidad de remate, menos eficaz de lo habitual ayer en la división entre intentos y goles. Es el motor que arrastra al Barça, un bólido demasiado rápido para el Levante, que quedó abollado en el primer tiempo. Tras el descanso, solo encajó el gol de Paulinho en el tiempo añadido.

Insinuó peligro el once valenciano cuando conseguía recuperar el balón entre los centrocampistas del Barça, donde faltó algo de fluidez con la presencia de Paulinho de interior y la ausencia del sancionado Busquets.

El 'tempo' de Iniesta

Rakitic ejerció de mediocentro. Por fortuna, estaba Iniesta, insustituible en la sala de máquinas para marcar el tempo del juego, tan discretamente entusiasmado con la vidilla que le da Valverde que hasta hizo faltas tácticas. Necesarias para atajar las escapadas del Levante, que se concentraron en las fases iniciales de cada mitad. Al principio las frenó Mascherano; luego debió intervenir Ter Stegen para que el culé no se intranquilizara con un hipotético 2-1.

Mascherano fue titular en uno de sus últimos partidos en presencia de Coutinho en el Camp Nou 

Los goles llegaron con los dos principales delanteros del equipo, aunque ya son tres en el campo. La novedad del 2018 fue la esperada incorporación de Dembélé, que reapareció en Vigo y ayer fue titular por tercera vez en la temporada.

Jugó, como en las dos anteriores, allá por septiembre, de extremo derecho, convirtiéndose en interior en la faceta defensiva. La falta de fluidez y continuidad en el juego –también la compenetración con los demás– fueron evidentes en la voluntariosa intervención del francés.

Refuerzo valiosísimo

Dembélé solo emitió destellos. Prometedores, eso sí: posee una notable velocidad en carrera, una finta fugaz, casi indetectable, y un potente disparo al que le faltan unos grados de puntería.

Pero es un refuerzo valiosísimo. Como lo ha sido Mascherano, titular en su partido de despedida, quizá,  o lo es Vermaelen, estupendo recambio en ausencia de Umtiti, y lo será Philippe Coutinho, que ya acudió al Camp Nou y será presentado este lunes. El abanico de opciones de Valverde, excelente gestor en la precariedad hasta ahora, se verá ampliado tan sustancialmente que el Barça solo puede mejorar.

El parón invernal pareció renovar las fuerzas barcelonistas, que no parecían agotadas, ni mucho menos, en el Bernabéu. Valverde alineó a nueve futbolistas que no había jugado el jueves en Balaídos. Vermaelen y Paulinho, emblemas de la tan cacareada segunda unidad, fueron las excepciones. El brasileño tiene tanta resistencia que estuvo sobre la raya de gol levantinista en el tiempo añadido para colocar la guinda.

Barcelona, 3 - Levante, 0

Barcelona: Ter Stegen (9); Sergi Roberto (7), Mascherano (8), Vermaelen (7), Alba (8); Paulinho (6), Rakitic (6), Iniesta (7); Dembélé (6), Messi (8), Suárez (7).

Técnico: Ernesto Valverde (7).

Cambios: Semedo (6) por Dembélé (m. 66), André Gomes (6) por Iniesta (m. 75); Arnaiz (s. c.) por Sergi Roberto (m. 85).

Levante: Oier (8); Shaq (7), Cabaco (5), Postigo (5), Luna (5); Jason (6), Doukouré (5), Lerma (4), Lukic (5), Ivi (6); Boateng (6).

Técnico: Juan Ramón López Muñiz (5).

Cambios: Rober Pier (5) por Lerma (m. 61); Nano (4) por Boateng (m. 73); Samuel (s. c.) por Jason (m. 83).

Goles: 1-0 (m. 12), Messi empalma cruzado un pase con la cabeza de Alba. 2-0 (m. 38) Suárez chuta de volea tras controlar un centro de Sergi Roberto. 3-0 (m. 92), Paulinho, a puerta vacía.

Árbitro: Del Cerro Grande (6), madrileño.

Tarjetas: Lerma (m. 7), Postigo (m. 30), Boateng (m. 69), Rober Pier (m. 84).

Estadio: Camp Nou.

Espectadores: 56.380