Ir a contenido

LIGA DE FÚTBOL

Crisis interna en el Barça por jugar a puerta cerrada ante Las Palmas

El club ha pedido el aplazamiento del partido pero la Liga se ha negado y los directivos Vilarrubí y Monés han dimitido

Marcos López / Barcelona

El presidente Bartomeu conversa con Carles Vilarrubi, en una imagen de archivo. / JORDI COTRINA

El presidente Bartomeu conversa con Carles Vilarrubi, en una imagen de archivo.
El Camp Nou, con las gradas vacías a pocos minutos del inicio del Barça-Las Palmas.

/

Se juega el Barça-Las Palmas. Quedaban 18 minutos para que comenzara el encuentro y todavía no era oficial que se iba a disputar ese partido. Se juega, pero a puerta cerrada. El club azulgrana ha emitido un comunicado para anunciar que el choque correspondiente a la séptima jornada de Liga se celebraría, pero sin público. Los aficionados estaban en las puertas del estadio, pero no se les permitió la entrada. [Sigue el Barcelona - Las Palmas en directo online.]

El club ha querido, eso sí, "condenar las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de toda Catalunya para impedir el ejercicio del derecho democrático", además de lamentar que no se permita la "libre expresión de sus ciudadanos".

"Excepcionalidad de los hechos"

El Barcelona ha explicado que "dada la excepcionalidad de estos hechos", la junta directiva ha decidido que el partido contra Las Palmas "se juegue a puerta cerrada, después de la negativa de la Liga de Fútbol Profesional a decretar el aplazamiento". Esa medida ha generado una disensión en el seno de la junta directiva y ha provocado la dimisión irrevocable de Carles Vilarrubí, vicepresidente de relaciones internacionales e institucionales, primero, y del vocal Jordi Monés, después. Podrían llegar algunas dimisiones más.

La decisión del club azulgrana ha generado mucha polémica inmediata en todo el entorno y por eso el presidente Josep Maria Bartomeu ha salido a explicarse ante los micrófonos de Barça TV. "Lamentamos lo que ocurre en Catalunya y estamos muy preocupados. Hemos decidió jugar a puerta cerrada para que se vea que nada tiene que ver con la normalidad, que quede para la historia que vivimos una situación excepcional".

División interna

La división en la junta y en el vestuario, y la posibilidad de perder seis puntos, ha empujado a la directiva a una decisión salomónica. "Hemos hablado con la Liga, y ante la negativa a anular el encuentro, se ha hablado con ejecutivos y equipo técnico, y se ha decidido jugar a puerta cerrada para que se vea la disconformidad con lo que está sucediendo", ha dicho Bartomeu, que ha aclarado que los Mossos garantizaban la seguridad del partido.

Sobre la dimisión de Vilarrubí, ha dicho: "Es normal que no todos estemos de acuerdo, es un club plural y transversal".

En el descanso, Bartomeu ha agregado: "La decisión de jugar a puerta cerrada es mía. No creo que el mensaje más potente fuera no jugar". Y ha añadido: "Es incomprensible que la Liga no acepte aplazar el partido. Nos quejaremos a la UEFA".