Ir a contenido

EL NUEVO FICHAJE AZULGRANA

Paulinho: más músculo, menos toque

El jugador, de 29 años, titular con Brasil, es un centrocampista de ida y vuelta que destaca tanto por su labor de contención como por su disparo y llegadas al área

JORDI TIÓ / BARCELONA

Paulinho celebra con Zou Zheng el gol que ha clasificado al Guangzhou chino para jugar ante el barça la semifinal del Mundial de Clubs.

Paulinho celebra con Zou Zheng el gol que ha clasificado al Guangzhou chino para jugar ante el barça la semifinal del Mundial de Clubs. / REUTERS / THOMAS PETER

Algo debe tener Paulinho si la secretaría técnica del Barça considera que este brasileño de 29 años es una de las pieza que necesita el equipo de Valverde para enderezar el rumbo. Con este centrocampista, el conjunto azulgrana gana potencia en el centro del campo, un futbolista todoterreno de ida y vuelta entre las áreas que tanto sirve para ejercer la presión y tareas de contención como para sumarse al ataque entrando desde la segunda línea o sacando rédito a su potente disparo. Eso sí, virtuosismo y toque, muy poco.

Titular con Brasil

Paulinho, titular indiscutible en el actual once de la selección de Brasil, vuelve a disfrutar de una oportunidad inimaginable porque ni en sus mejores sueños visualizó que pudiera jugar en el Barça, en lo que será su segunda incursión europea. Ya lo hizo en Inglaterra, en el Tottenham, donde entre el 2013 y el 2015 pasó con más pena que gloria (67 partidos, 10 goles y 7 asistencias). Desde entonces, ha jugado en la Liga china, en el Guangzhou Evergrande, que pagó 14 millones al club inglés, donde cambió la exigencia de un gran campeonato por una ficha multimillonaria de la mano del técnico Luiz Felipe Scolari.

Paulinho, forjado en el Audax Sao Paulo, ha jugado también en Lituania y en Polonia, y su mejor etapa la vivió en el Corinthians, donde conquistó la Copa Libertadores y el Mundial de Clubs (ganó la final al Chelsea, 1-0). Su buena labor en el conjunto brasileño fue lo que despertó el interés del Tottenham, que pagó 20 millones a la entidad brasileña, cifra que ahora se dobla con su llegada al Barça y con cuatro años más de desgaste en sus botas.

Lío con una actriz porno

Sin embargo, no todo ha sido un bálsamo para Paulinho en China, donde su placidez en el terreno de juego se vio sacudida el pasado abril a raíz de un acto promocional con la empresa filipina de apuestas Letou. El jugador posó para unas fotografías junto a una actriz porno japonesa, Tsukasa Aoi, desatando un enorme revuelo en China ya que tanto las apuestas como la pornografía están prohibidas y duramente castigadas en ese país.

Tras una investigación, su club determinó que el jugador participó engañado en la sesión fotográfica ya que le aseguraron que la chica era una modelo. Ahora, Paulinho empieza a vivir un sueño inesperado porque jamás imaginó vestir de azulgrana algún día. El reto es que el sueño no se convierta en pesadilla.