09 jul 2020

Ir a contenido

EL PERFIL DEL BRASILEÑO

La compañía Neymar se traslada a París

El futbolista buscará en el PSG el protagonismo exclusivo que no ha alcanzado en el Barça, siempre detrás de Messi

Joan Domènech / Barcelona

Neymar se disculpa en el partido frente al Villarreal en mayo del 2017.

Neymar se disculpa en el partido frente al Villarreal en mayo del 2017. / LLUIS GENE

Qatar y Neymar fueron dos de los pilares sobre los que se asentó el proyecto de Sandro Rosell. Con el expresidente en prisión preventiva, y dos años después de ganar las elecciones, empieza de verdad el mandato de Josep Maria Bartomeu. Con Rakuten en la camiseta y un nuevo delantero (¿Coutinho, otro brasileño?) para recomponer el tridente que le brindó la victoria en el 2015.

Neymar, a su llegada a la Ciutat Esportiva / MANU FERNÁNDEZ / ap

Neymar se traslada. La compañía Neymar, en realidad. No se marcha un jugador. Se van con él su conocidísimo padre, el fichaje más caro de la historia del Barça, más que el hijo, más que Luis Suárez, por todo lo que ha costado al Barça y no solo de dinero; se van los Toiss, esos amiguitos del alma que le han acompañado noche y día para que el futbolista no sintiera nostalgia de Brasil, y se va la corte de asesores y trabajadores de la empresa, que se establecerá ahora en París para conseguir aquello que perseguía: el liderazgo en la industria.

Una empresa mercantil

En París, y ante el Troyes, el Amiens y el Dijon, será más fácil conquistar el Balón de Oro, ahora que vuelve a otorgarlo 'France Football'

Porque eso es Neymar. Una empresa mercantil que trata de convertirse en la primera firma mundial de la industria del fútbol. Ha seguido todos los pasos que, seguramente, constan en el manual de marketing. Pero el producto no ha conseguido el protagonismo único y exclusivo que pretendía ser. Ni en el Barça ni en el fútbol. No ha sido ni el número uno ni el número dos. Ni ha sido mejor que Messi ni ha dado mejor rendimiento que Cristiano Ronaldo.

Incapaz de superar a Messi, por más que se le invistió como su sucesor y seguramente esa era otra de las razones que motivaron su fichaje (detrás siempre de la inmensa calidad futbolística que atesora), Neymar se muda a París para abordar otra escalada a la cima.

El último abrazo con Messi, en el clásico de Miami el pasado sábado. /ROBBIE JAY BARRAT

'Ney' fue el artífice del 6-1, pero el gol decisivo lo anotó Sergi Roberto y la foto emblemática retrató a Messi abriendo los brazos como el único dios del Barça

Estará más cerca, sin duda. El Balón de Oro vuelve a decidirse en los despachos de ‘France Football’. Y será más fácil contraer los méritos para levantarlo frente al Troyes, el Dijon y el Amiens, que ante el Leganés, el Sporting y el Girona. Las botas Nike se verán más nítidas y relucientes cuando se las ate o se las cambie hacia el minuto 5 de partido.

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

Insensible a los sentimientos frente a los negocios, el reino de Qatar ha querido contratar al verdugo más humillante del club estrella que dirige, ahora que ha perdido al Barça. Neymar fue el gran artífice de la remontada jamás vista, con el 6-1 en los octavos de la Champions. Dos goles anotó, cruciales, para que se consumara el milagro. Pero el decisivo fue obra de Sergi Roberto, un humilde canterano, y la foto fue la Messi abriendo los brazos como un dios inderrocable. Quizá entonces advirtió que no tenía nada que hacer en el Camp Nou.

Neymar, el día de su presentación en el Camp Nou el 3 de junio del 2013. / ALBERT BERTRAN

El astro deja el mejor catálogo de regates, 105 goles y 61 asistencias en 186 partidos, 10 títulos, 2 delitos para el club y 222 millones para reformular el juego

Tampoco Neymar supo conquistar el cariño de los culés. Sí la admiración, con un vertiginoso regate, excelente, el catálogo más variado e imaginativo del fútbol mundial. Pero la naturalidad no se compra. Ni el amor. El astro brasileño dejará el recuerdo de un maravilloso futbolista que ha escrito una admirable marca de 105 goles y 61 asistencias en 186 partidos, y una colaboración casi imprescindible en la conquista de los diez últimos títulos.

Sandro Rosell y Neymar, en la puerta de las oficinas del Barça, el 3 de junio del 2013. / joan cortadellas

Desfile por los juzgados

Dejará también un recuerdo de polémica judicial, con medio club desfilando vergonzosamente por los juzgados, los dos últimos presidentes encausados y un Barça condenado con dos delitos por todas las maquinaciones que hizo para arrebatárselo al Santos ante las mismísimas narices del Madrid. Florentino Pérez no lo ha perdonado.  

Dejará Neymar, al final, 222 millones para que el Barça vuelva a mirar al fútbol y se reformule sobre el juego, aquello que siempre ha proclamado y que últimamente había perdido de vista, atrapado en el mundo de las apariencias, como ha escenificado hasta el último día, con más pena que el primero en el que lo presentó.