LA PRETEMPORADA AZULGRANA

Valverde, tres de tres

El entrenador del Barça cierra su estreno en el banquillo con una gira impecable por EEUU y las buenas sensaciones del equipo

Ernesto Valverde, en un entrenamiento en Miami.

Ernesto Valverde, en un entrenamiento en Miami. / JuanJo Martin

Se lee en minutos

Joan Domènech / Miami (Enviado especial)

Eran tres rivales intimidantes y son tres víctimas ilustres. La brillantez adorna el comienzo de Ernesto Valverde como entrenador del Barça, tanto por la serie impecable de victorias en la gira que reportaron el inútil título (en el inventario final de la temporada) de la International Champions Cup, como por la identidad de los adversarios: la Juventus, el Manchester United y el Madrid.

Tres triunfos cosechados por la mínima pero en apenas 18 días de preparación que auguran un prometedor porvenir. Sin embargo, el negro nubarrón que pende sobre el Barça ensombrece el panorama. La posible pérdida de Neymar genera un desasosiego en la plantilla y el técnico –y en la junta, por supuesto– por la dificultad de que el futuro sustituto ofrezca un rendimiento comparable al del astro brasileño.

El equipo volverá el miércoles a los entrenamientos mientras Neymar está de gira publicitaria por China a la espera de ir a París

Neymar ha anotado la mitad de los goles de la gira, pero los números solo cuantifican su rendimiento. Su aportación va más allá por lo que genera en sus remates. Lo que genera en dosis inigualables es espectáculo. La efectividad es claramente mejorable. El brasileño desborda como nadie. Como Messi, en realidad.

Una pérdida evidente

"No, no quiero especular con Neymar. Le veo donde estaba hace unos días, con nosotros, en el campo y espero que siga siendo así", afirmó Valverde, interrogado cada día sobre el futuro del delantero. El técnico empezará a preocuparse cuando se anuncie el adiós, pero no antes. Pero es consciente de que el equipo saldrá perdiendo. Con Neymar y Messi "las perspectivas y la ilusión que tenemos es ganar todos los títulos", confesó el técnico.

De momento, el equipo ha ganado, y con eso se queda su nuevo entrenador. El Madrid lo ha perdido todo. Sin que los marcadores sean determinantes ni importen, son significativos.

Evitar los momentos de caos

"Los resultados son una consecuencia del juego generalmente", sostiene Valverde, y desde esa perspectiva no tiene ningún reproche. Al contrario, aun asumiendo que el equipo debe evolucionar. Por ejemplo, en evitar perder el gobierno del partido y sucumbir en el correcalles que por momentos fue el clásico ante el Madrid. El caos más gráfico fue el 2-2: un córner lanzado por el Barça concluyó con Asensio solo ante Cillessen tras el meteórico contragolpe blanco. Nada nuevo.

"Aquí estamos para ganar, pero también debemos centrarnos en el juego", dice Valverde, que trabaja para recuperar la presión y el control del balón 

Pero el Barça supo crear muchas más ocasiones que su rival y eso, en un cara a cara ante el eterno rival, por muy amistoso que sea el duelo, encierra su valor. Messi y Rakitic colocaron el 0-2 en un santiamén, aunque Kovacic y Asensio igualaron antes del descanso. Piqué deshizo el equilibrio del marcador y los datos estadísticos ofrecidos por la organización arrojaron estos números sobre el césped: el Barça ganó la posesión (62,2% a 37,8%) y también dio 260 pases más (634 a 374).

Recuperar el juego

"Aquí estamos para ganar", reconoció Valverde, asumido como tiene de que se le juzgará por los resultados. "Pero también sabemos que debemos centrarnos en el juego". Eso es lo que le pidieron a él como condición prioritaria antes de firmar. El Barça ha hecho de su estilo una bandera. 'In our style we trust' (En nuestro estilo creemos, sería la traducción literal) fue el lema de la pancarta del Barça exhibida en uno de los goles. 'Let’s go Real Madrid' (Vamos) era la leyenda de los blancos que lucía en el otro extremo del estadio.

"Hemos jugado a veces con brillantez y en otras con menos, pero me marcho satisfecho. Ha habido más momentos buenos que malos, y con eso nos quedamos, sin perder de vista que tenemos cosas que mejorar", resumió Valverde del clásico y de la gira en general.

Noticias relacionadas

Los posibles descartes

A partir del miércoles, vuelve al laboratorio de Sant Joan Despí. En el despacho y el césped se le amontona el trabajo. Culminada con éxito la gira, a la que han asistido 26 jugadores, quedan pendientes muchos asuntos: los fichajes, que no están en su mano, y las bajas, que puede decidirlas. Douglas no ha jugado ni un minuto, Munir acumuló 45 minutos y Vermaelen ha tenido una aportación que no descartaría su continuidad. Arda Turan no ha dado síntomas de reacción y en la ciudad deportiva esperan Deulofeu y Rafinha, con la atención repartida en la recuperación de sus lesiones y la implicación que puedan tener para ser parte de algún fichaje.