Ir a contenido

El increíble viaje de 'Nelsinho'

Tras jugar en la calle, el nuevo lateral del Barça decidió llamar a la puerta del Sintrense, el club de su ciudad. Tenía solo 16 años.

Marcos López

Semedo, durante un partido con Portugal contra México en la Copa Confederaciones celebrada en Rusia.

Semedo, durante un partido con Portugal contra México en la Copa Confederaciones celebrada en Rusia. / MICHAEL REGAN / FIFA

Jugaba en las calles sin formación alguna. Pero 'Nelsinho', así le llamaba su familia, así le conocían desde siempre sus amigos, tampoco la necesitaba. Hasta que un día, ya con 16 años, llamó a la puerta del Sintrense, el club de su ciudad. Fue acompañado de un amigo. Desde entonces, su viaje ha sido tan meteórico como espectacular, capaz de ir derribando puertas que se le ponían por delante. No, entonces no era ese atrevido y profundo lateral derecho, con alma ofensiva. Ni mucho menos. 'Nelsinho' encandilaba a sus amigos con el balón en los pies, gobernando los partidos como centrocampista.

Semedo no era lateral pero tuvo que adaptarse a esa posición ya que en el Benfica había muchos centrocampistas 

Tímido e introvertido, le costaba sacarle las palabras, 'Nelsinho' se desataba cuando conectaba con la pelota. Pero incluso él pensó que no le acabarían cogiendo en el Sintrense, prólogo de una historia de ensueño. Empezó de suplente, pero en el cuarto partido como juvenil, su primer equipo, se instaló ya como titular. Nadie lo movió de ahí.

No, no era lateral. Su evolución resultó tan espectacular que pronto se corrió la voz sobre ese joven tímido que sorprendía en el Sintrense. Y un día se lo llevaron a entrenar al Sporting de Lisboa. Estuvo una semana en la academia del club lisboeta. Tardó poco en aprobar el examen. Debía quedarse, pero por una razón u otra la operación no se cerraba. Su club pedía más y el Sporting no accedió.

CESIÓN AL FATIMA Y REGRESO AL BENFICA

Volvió al Sintrense, donde siendo aún juvenil ya jugaba con el primer equipo. La voz sobre 'Nelsinho' iba corriendo de campo en campo y el Benfica, atento al mercado local, se asomó a verle. Curiosamente fue Abel Silva, un antiguo lateral, quien miraba a ese joven que aún seguía cabalgando felizmente por el centro del campo. No dudó el Benfica, lo fichó con 18 años, lo cedió al Fatima y después lo trajo al Benfica B. Ahí cambió para siempre la vida de Nelsinho al cruzarse en su camino Helder Cristovao, el técnico del filial benfiquista.

"Había muchos medios y solo un lateral, por eso Helder me puso ahí, al principio no fue bien, pero él me ayudó inmensamente. Pasaron algunos meses hasta que me sentí cómodo. Siempre me gustó correr, correr mucho", confesó Nelsinho. Tanto corrió que llegó al Camp Nou.

Temas: Semedo

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.