El Barça se blinda en el 'caso Qatar'

El club entrega el documento firmado por Rosell en el 2010 a la Policía Judicial y reinvidica su inocencia

Sandro Rosell y el consejero delegado de Qatar Airways Akbar Al Albaker.

Sandro Rosell y el consejero delegado de Qatar Airways Akbar Al Albaker. / EFE / ALBERT OLIVÉ

Se lee en minutos

Primero fue la voz de Josep Maria Bartomeu desentendiéndose de Sandro Rosell, anunciando incluso que el Barça tomaría medidas legales si se demostraba que hubiera involucrado al club en ese proceso judicial que le mantiene encarcelado en la prisión de Soto del Real desde el pasado 25 de mayo. tras ser acusado de blanqueo de dinero y pertenencia a "una organización criminal", según la jueza. Primero, la voz del actual presidente y ahora un comunicado oficial, de seis puntos, en el que el Barça se blinda en el caso Qatar, entregando el contrato firmado en su día por Rosell (diciembre del 2010) a la Policía Judicial para demostrar la buena gestión de la junta.

No quiere Bartomeu que le acabe salpicando este asunto, aunque sí reconoció en su única intervención pública que sí afectaba a la imagen del club, convertido en portada porque un expresidente (Rosell dirigió el club desde junio del 2010 a enero del 2014 cuando presentó, de forma precipitada y sin dar apenas explicaciones su dimisión) está todavía en "prision de forma incondicional", acusado de haber blanqueado unos 15 millones de euros procedentes de comisiones supuestamente ilegales.

La junta emitió un  comunicado de seis puntos ante la aparición de "informaciones que ponían en duda la rigurosidad del contrato" con Qatar

El club reaccionó con ese documento en el que ante la aparición de informaciones que "estaban poniendo en duda la rigurosidad y la buena gestión del contrato con Qatar Sports Investment (QSI)" ha recalcado que preveía un ingreso de 171 millones de euros por seis temporadas, todo ello perfectamente auditado en las cuentas.

"JUSTIFICANTES DE INGRESOS" 

Al comprobar la dimensión del escándalo que vive Rosell, el Barcelona quiso recordar que "tiene los correspondientes justificantes de ingresos por valor de estos 171 millones de euros" y, al mismo tiempo, precisó que "este contrato no comportó ningún coste en concepto de intermediación", intentando así despegarse totalmente de cualquier vínculo con el expresidente azulgrana que suscribió ese documento.

Qatar = 171 millones en 6 años

Temporada 2015-16: 33,5 millones.

Además, en el cuarto punto del comunicado, el  Barcelona explicó que "este contrato ha sido debidamente auditado las últimas temporadas, como el resto de la gestión de la entidad por Deloitte, una compañía externa al club", insistiendo también que "ha revisado toda la información sobre la actividad económica".

De esta manera, la junta recuerda que ha buscado que  "fuera la imagen fiel de su gestión, sin excepción", convencida como está, y a ese documento que ya obra en poder de la Policía Judicial se aferra, de que no ha cometido irregularidad alguna. "Se ha entregado una copia de ese contrato y de los justificantes de ingresos a la Policía Judicial de Barcelona" después de que, como afirmó Josep Vives, portavoz del club, "se pusiera en duda el rigor  y la buena gestión del Barcelona en este contrato".

"MÁXIMA TRANSPARENCIA"

Por eso, el Barça, como tambien afirma en el sexto y último punto del comunicado, ha salido a escena. No solo para alejarse de Rosell como ya hizo en su día el presidente Josep Maria Bartomeu sino también para blindarse. Lo ha hecho "por voluntad expresa de la junta directiva como muestra de máxima transparencia y colaboración" en un caso, a cuyas aristas y repercusiones aún no se adivinan fin.

"En esta operación, el Barcelona no pagó a ninguna persona física ni a persona jurídica absolutamente nada en concepto de intermediación" (Josep Vives, portavoz de la directiva azulgrana) 

Además, el Barcelona  hace, finalmente, un "llamamiento a la responsabilidad y se reserva su derecho a emprender acciones legales ante difamaciones o acusaciones falsas sobre la honorabilidad de la gestión del club". De ahí, que Vives insistiera después en declaraciones a los medios oficiales del Barça en que "esa cantidad de 171 millones fue ingresada directamente en las cuentas del club como así lo demuestran los comprobantes bancarios".

Te puede interesar

"BUENA GESTIÓN"

Por si existía alguna duda, el portavoz de la directiva fue aún más contundente: "En esta operación, el Barcelona no pagó a ninguna persona física ni a una persona jurídica absolutamente nada en concepto de intermediación", reiteró Vives, al tiempo que volvió a afirmar que la auditoría realizada en las seis últimas temporadas por una compañía ajena al club certifican "la buena gestión" de la directiva en el contrato de Qatar. Un contrato firmado por Rosell y ampliado luego por Bartomeu. "El club ha dado un paso más y se ha personado en la sede de la Policía Judicial y ha entregado la copia del contrato y de los comprobantes bancarios".