Keita Baldé y Sandro, o cuando La Masia va regalando goles

El joven senegalés de Arbúcies asombra con el Lazio y el delantero canario brilla en el Málaga de Michel

Jugaron juntos. Era la generación del 95, una de las mejores cosechas que ha dado el fútbol base del Barcelona en los últimos tiempos. Ahí estaban Samper, Bellerín, Grimaldo, Toral, Ondoa, Sandro y Keita Baldé. Estos dos últimos, delanteros jóvenes, no hallaron sitio en el Camp Nou. Ahora, Málaga y Lazio paladean sus goles.

Keita Baldé celebra un gol con el Lazio; Sandro, con el Málaga.

Keita Baldé celebra un gol con el Lazio; Sandro, con el Málaga.

4
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

El Barça lo regaló. No cobró ni un solo euro por la marcha de Sandro Ramírez al Málaga. "Le vamos a abrir la puerta para que salga", dijo hace justamente un año Robert Fernández, el secretario técnico azulgrana, confirmando entonces que el club también decidió no ejecutar una cláusula que tenía para prolongar el contrato del delantero canario por una temporada más.

Tampoco colocó el Barça ninguna opción de recompra en esa salida hacia Andalucía, agradecida la junta como estaba por "el gran esfuerzo" que hizo este por quedarse cuando no se podía fichar por la sanción de la FIFA, a pesar de que, como recordó Robert, "ya tenía muchas ofertas".

Sandro se fue del Camp Nou con tan solo siete goles en los 32 partidos que jugó (y solo en cuatro completó los 90 minutos) en las dos temporadas que vistió de azulgrana. Apareció en La Rosaleda y ya suma 13 tantos, sus mejores registros en Primera, teniendo la confianza que nunca disfrutó en Barcelona. "Pondría parte de mi contrato para que se quedara Sandro", ha llegado a confesar Michel, su nuevo entrenador, orgulloso de que la puntería del joven canario le haya salvado del descenso con más de un mes de antelación.

"¡SANDRO, QUÉDATE!"

"¡Sandro, quédate! ¡Sandro quédate", le grita la afición malacitana, que teme, y con toda la razón del mundo, ver la próxima marcha de su héroe moderno. Lo habrá disfrutado solo un año. Él asumió que debía salir del Camp Nou porque no hay delantero capaz de competir con el tridente –si no que se lo pregunten, por ejemplo, a Alcácer– y no erró el destino.

Asumió que debía salir  del Camp Nou porque no se puede competir con el tridente. Sandro acertó. En Málaga, es un héroe

Capaz de exteriorizar sus emociones cuando marcó un decisivo gol al Barça, el club donde arrancó su carrera cuando llegó en el 2009, por mucho que le molestara a Luis Suárez, quien le reprendió sobre el mismo césped. "Sé lo que hice, no quise ofender a nadie", comentó Sandro a la Cadena COPE, confirmando, además, lo que ya saben los grandes clubs.

"¿Mi cláusula? Son 6 millones de euros. Tengo algo por ahí" (Sandro)

"¿Mi cláusula? Son seis millones de euros. Tengo algo por ahí, pero me lo quedo para mí", afirmó el exazulgrana, perseguido por Atlético, Valencia y Tottenham. entre otros. Este lunes dio una exhibición ante el Sevilla (4-2): gol (lleva seis en las seis últimas jornadas), asistencia, penalti provocado que luego él mismo falló y Málaga sigue entregada a Sandro.

UN SENEGALÉS NACIDO EN ARBÚCIES (GIRONA) 

"Si Keita me sigue se acabará convirtiendo en uno de los cinco primeros atacantes de Europa". Simone Inzaghi, el técnico del Lazio,  lo tenía claro. Pero no siempre le siguió como él pretendía ese delantero de 22 años, nacido en Arbúcies (Girona), de padres senegaleses, rebelde casi desde la cuna.

Rebelde para irse de La Masia en el 2011 después de varios problemas de indisciplina –el más conocido fue cuando puso en un torneo en Catar cubos de hielo en la cama de un compañero–, rebelde para triunfar en el Cornellà, donde fue cedido por el club azulgrana, y rebelde, al mismo tiempo, para coger las maletas y marcharse a Roma a ganarse el futuro desechando ofertas de grandes clubs.

 Inzaghi tenía razón, por mucho que le resultara complicado que Keita Baldé entendiera ese suave tutelaje en la élite. Con el chico de Arbúcies nada resulta tranquilo, pero sus dos tantos al Roma le han transformado en el nuevo héroe del popolo laziale, asumiendo al mismo tiempo que tal vez le quedan pocas semanas, que tendrán poco tiempo para disfrutar de este joven senegalés, con pasaporte español, que se ha consagrado en apenas siete días.

SEMANA MÁGICA

Keita Baldé marcó al Palermo el tercer triple más rápido de la Serie A, anotando en el minuto 21, 24 y 26, solo superado por Mazzola (Torino, temporada 1946-47) con tres goles en tres minutos y Anastasi (Juventus, 1974-75), que hizo idéntica proeza, pero en cinco minutos. Y el exazulgrana, que solo le costó 300.000 euros al Lazio, completó su semana mágica con dos tantos más (uno con la izquierda, otro con la derecha) al Roma, algo que en los últimos 20 años solo logró Roberto Mancini (1998).

Noticias relacionadas

Ante el Palermo, Keita Baldé formó delantera con Ciro Immobile; ante el Roma estuvo solo en el ataque. El Lazio ya prepara el futuro sin el exazulgrana. Acaba contrato el 30 de junio del 2018 y los grandes de Europa siguen al talentoso rebelde que lleva 13 goles en ese inhóspito mundo que es el calcio para un delantero.