08 ago 2020

Ir a contenido

"¡Os vamos a matar! ¡Esto es Gasteiz!", chillaron al seguidor del Barça agredido

Una excursión de amigos a Vitoria para animar al Barça terminó con una paliza y dos heridos

SERGI LÓPEZ-EGEA / BARCELONA

Una ambulancia en el lugar de los incidentes y los presuntos agresores. 

Una ambulancia en el lugar de los incidentes y los presuntos agresores. 

No todos se conocían. Lo recordaba este lunes R., uno de los mejores amigos de J. L. A., la persona que ingresó en el hospital de Vitoria con una herida abierta en la cabeza, que le dejará una cicatriz de 20 centímetros. Se subieron a uno de los autocares que el club pone a disposición de las peñas y partieron con destino a la capital vasca, a Mendizorroza, a animar al Barça contra el Alavés.
    


"No todos se conocían --explica R.– pues suele ser habitual que estos autocares se llenen con integrantes de varias peñas". No quisieron comer muy cerca del estadio porque les habían comentado que ya tuvieron problemas algunos aficionados del Espanyol en la última visita perica a Mendizorroza, así que se acomodaron en un bar a unos 500 metros del estadio del Alavés. "Comían unos bocadillos y bebían unas cervezas cuando comenzaron a mosquearse al ver a varios coches merodear por los alrededores, lo que les dio mala espina". Los coches daban vueltas a baja velocidad. Los seguidores del Barça estaban sentados, algunos de ellos en la terraza del establecimiento. J. L. A., el principal herido, se encontraba en el interior del bar, que está ubicado en la calle de Nieves Cano de Vitoria.


De repente, apareció un grupo de unas 50 personas, algunos iban a cara descubierta, otros con las típicas capuchas de las prendas deportivas y otros con el rostro tapado. "Iban con barras metálicas y algunos bates de beísbol y comenzaron a repartir golpes entre los aficionados del Barça". Algunos se quedaron en la terraza y otros entraron en el bar. El amigo de R. trató de salir a la calle por una puerta distinta a la que había entrado. "Pero estaba atrancada. Así que comenzaron a aporrearlo... y comenzó a sangrar. Medio aturdido fue a la terraza donde continuó recibiendo golpes hasta que uno del grupo agresor grito: ‘¡A este dejadlo!’ y se marcharon".

La persona herida tiene una brecha de 20 centímetros y se encuentra en baja laboral

UN SEGUNDO HERIDO

Hubo un segundo herido con diversos golpes en la cabeza pero al no sangrar rechazó acudir al hospital. J. L. A. recibió los puntos de sutura en el hospital de Vitoria y permaneció en observación toda la noche del sábado. El domingo ya tuvo el alta hospitalaria y ayer por la tarde descansaba en su domicilio barcelonés. Se encuentra en situación de baja laboral. "Tiene que estar pendiente de la evolución de la herida en la cabeza, por si le aparecen mareos o tiene vómitos y con control médico diario. Por ahora, no sabe cuándo podrá volver a trabajar".

El grupo de aficionados barcelonistas dispone de fotografías y ya han identificado visualmente al agresor de J. L. A. Y, sobre todo, no tienen dudas de que se trataba de aficionados del Alavés, y no de ningún otro equipo. Hubo un detenido, un joven de 19 años que, según varias informaciones formaba parte de los seguidores del Barça. El domingo quedó en libertad.

EL RELATO DE LA PERSONA AGREDIDA

J. L. A. relató a RAC 1 la agresión sufrida. "¡Os vamos a matar! ¡Esto es Gasteiz! ¡Hijos de puta! Era lo que gritaban mientras me atizaban con una barra de hierro. Es totalmente una fantasía pensar que nuestros agresores, como he llegado a oír, pertenecían a otro club que no fuera el Alavés, aunque lo que no entiendo por qué nos atacaron cuando siempre ha habido buena relación entre la afición del Barça y la del Alavés, lo que me preocupa de cara a la final de Copa".

Barça y Alavés redactaron el sábado comunicados condenando la agresión. "Era un acto premeditado y muy peligroso, tanto que si se vuelve a repetir ni quiero pensar que puede pasar con sujetos atacando a personas con barras de hierro y bates de béisbol", dice R.