Ir a contenido

El Barça fulmina a Pere Gratacós

El club destituye al ejecutivo por rebajar la importancia de Messi al decir que Leo "no sería tan bueno sin sus compañeros"

Joan Domènech

Pere Gratacós, esta mañana en las Rozas tras el sorteo de cuartos de final de la Copa del Rey.

Pere Gratacós, esta mañana en las Rozas tras el sorteo de cuartos de final de la Copa del Rey. / EFE / ZIPI

Se apagaba lentamente el incendio que se declaró el miércoles cuando una nueva columna de humo se atisbó a lo lejos, en Madrid, que empujado por la fuerza de las redes sociales y avivado por la gasolina que volcaron medios filomadridistas y el propio Barça se extendió hasta Barcelona.

El primero se le atribuyó a Òscar Grau; del segundo se acusó a Pere Gratacós, representante del club en el sorteo de Copa. El primero salvó la vida; el segundo cayó fulminado. Quedó chamuscado con su destitución horas después. ¿El motivo? Hablar de la renovación de Messi, como si fuera discutida o generara dudas, y relativizar su importancia en el equipo.

"Leo es de los más importantes del equipo. Sin Neymar, sin Suárez, sin Iniesta, sin Piqué ni los demás jugadores tampoco sería tan buen jugador.  Pero, evidentemente, Leo es el mejor", expuso Gratacós al comparecer como representante del Barça tras el sorteo de Copa. La cerilla cobró una virulencia tan inusitada que acabó con su cargo institucional. Gratacós continuará como  responsable del área de formación y conocimiento del club.

"Leo es de los más importantes del equipo. Sin Neymar, sin Suárez, sin Iniesta, sin Piqué ni los demás jugadores tampoco sería tan buen jugador.  Pero, evidentemente, Leo es el mejor". Pere Gratacós

EL BOMBERO Y EL PIRÓMANO

Del cuerpo de bomberos del Camp Nou, numéricamente ingente, nadie apareció. En ninguno de los dos siniestros. El fuego lo apagó Luis Enrique desde Sant Joan Despí. Sin agua ni extintor. Sin mangueras ni  helicópteros. Con sacos de 'seny'. Sin sospechar, siquiera, que aparecería después un pirómano desde dentro del club para avivar las llamas. Con nombre y apellidos: Albert Soler, el Director de Deportes Profesionales.

"Para renovar a Messi habrá que tener mucha tranquilidad, las pautas las marcarán Leo y el club", había expuesto Luis Enrique ante la disyuntiva entre el sentido común que preconizó Grau o la firma incondicional que exige un apasionado análisis del rendimiento de Messi, cuya incidencia en la historia reciente del Barça se ha visto brevemente resumida en los tres últimos partidos: tres goles decisivos. Los tres del equipo. Los tres de falta.

"Para renovar a Messi habrá que tener mucha tranquilidad, las pautas las marcarán Leo y el club". Luis Enrique

"No hay que sacar punta a todo, he oído decir que era el mejor", protestó Luis Enrique, tras despojarse del traje ignífugo a primera hora de la tarde. "El culé está tranquilo porque sabe que a cualquier cosa se le busca la polémica", añadió.

EL BIDÓN DE GASOLINA

Lo que no sabía Luis Enrique ni los culés era que en Arístides Maillol había quien había cogido un bidón de gasolina. El club relevó a Gratacós «por haber expresado públicamente una opinión personal que no coincide con la de la entidad». Desvelando, además, quién era la mano ejecutora.

La CRONOLOGÍA

  • El incendio Gratacós considera resta importancia al papel de Messi en el equipo relativizándolo por la aportación de otros jugadores.
  • La extinción Luis Enrique aboga por "la tranquilidad" en torno a la renovación y recuerda que todas las partes tienen el mismo deseo.
  • La reactivación El club anuncia la destitución de Gratacós por "expresar una opinión personal" y que ha sido ejecutada por Soler.

Soler creyó que había que atacar el desastre con energía después del silencio institucional con Grau y anunciar la destitución que habría podido tomarse de forma discreta, sin anunciarla.

El director general había dicho el miércoles que había que considerar la renovación de Messi "desde el sentido común"» y "la cabeza fría". El deseo del Barça es asegurar la continuidad del mayor astro de la plantilla, aunque el gasto que supondrá la renovación, y el peligro de traspasar el límite salarial (el 70% del presupuesto) obligaría a "priorizar" según qué decisiones. U otras renovaciones.

LOS CIEN DE SUÁREZ

Con algunas quemaduras del pasado en el cuerpo, Luis Enrique prefirió permanecer en el césped, más húmedo y a salvo de las intrigas del palco. Y de las instituciones con el anunciado doble expediente a Piqué por sus críticas a los árbitros. Se quedó con el récord de faltas de Messi, igualando al de Koeman – «ya los ha batido todos, no creo que a Leo le preocupen los récords»– y con la efeméride de Luis Suárez.

El uruguayo sumó ante el Athletic 100 goles en el Barça en 120 partidos. «Los números demuestran que no nos equivocamos con Suárez, ni como jugador ni como persona», dijo, reivindicando su elección y afeando las iniciales críticas al presunto sobrepeso del ‘nueve’. Un gesto inocente frente a la hoguera. 

0 Comentarios
cargando