Ir a contenido

El uno x uno azulgrana

Joan Domènech

TER STEGEN

Polivalente (5). Pasó de portero (solo tuvo que parar un disparo lejano de Sandro) a defensa. Y no solo cuando salió a parar a Juankar, sino en la última media hora para recoger desde el centro del campo los rechaces de un defensivo Málaga.

SERGI ROBERTO

Olvidado (6). Esperanzador en el inicio con unas incursiones que llegaron a la línea de fondo. Ni esas coladas ni los buenos centros que sacó se repitieron luego. El Barça desaprovechó ese recurso en el segundo tiempo, al recluirle como defensa.

PIQUÉ

Carismático (7). Aplaudido en su reaparición, correspondió a la confianza de la grada con un gran partido. Fácil en defensa y creando peligro como delantero centro al final. Intentó varios remates, le anularon un gol y le hicieron un penalti.

MASCHERANO

Aplicado (6). Se quedó como el último guardián del equipo en la defensa de tres. solo debía corregir alguna disfunción de sus compañeros que no se produjo. Estuvo más cerca que nunca de marcar su primer gol: remató al poste en fuera de juego.

DIGNE

Plano (5). Fue ganando presencia a medida que se sumaba al ataque, pero Luis Enrique prefirió en su lugar a Jordi Alba, más decidido y osado, cuando aumentaban las prisas. No tuvo problemas defensivos ante Ontiveros, que nunca se estiró.

RAFINHA

Enérgico (6). Excelente inicio que se fue diluyendo con los minutos. Capitalizó las acciones más descollantes, creando desequilibrio en el centro. Demostró carácter y personalidad, asociándose bien con Sergi Roberto. Luego fue uno más.

BUSQUETS

Mejorado (6). Elevó los índices de brillantes de las últimas actuaciones. Sin nadie que le presionara, pudo jugar a su antojo la pelota y con toda la perspectiva del campo. Le faltó determinación en un remate con el interior del pie y en buscar verticalidad.

DENIS

Académico (5). Lo hizo todo bien, sin fallos, pero a su labor le faltó algo de chispa, un punto de riesgo, a costa de equivocarse. Pases fáciles, puramente continuistas en el juego, de acompañamiento, sin magia. Sustituido cuando se necesitaban soluciones.

ARDA

Pasivo (4). Sergi Roberto y Rafinha le desbordaron en actividad, dejándole en mal lugar. Pocas iniciativas y menos desborde, como si los codazos que iba soltando Ricca le asustaran. Parece que, todavía, se esté adaptando al Barça.

ALCÁCER

Deprimido (4). No dio pie con bola. Le llegó poco juego y poco lo buscó más tarde, absorvido entre los dos centrales malagueños más tarde. Acomplejado, se empequeñeció en el área con la aparición de Piqué y no pudo conectar ni un remate.

NEYMAR

Insinuante (7). Compensó cada error, que los cometió con varias pérdidas, con aciertos. El único que dio sensación de que podía crear algo. Se conformó con pases y centros y algún deborde ante Rosales. Kameni le quitó la gloria del gol decisivo.

ALBA

Tierno (5). Ocupó el puesto de Digne, el suyo. Miró más a Kameni que a Ter Stegen desde que fue sustituido Ontiveros. Falto de forma.

ANDRÉ GOMES

Lento (6). Entró por  Denis. Le taparon dos remates al conectarlos con poca agresividad.

RAKITIC

Irrelevante (s. c.). Relevó a Rafinha. Un buen remate y otro malo no arrojaron la productividad deseada.