Ir a contenido

El 'virus FIFA' ataca a Jordi Alba

El lateral del Barcelona sufre una lesión muscular, pendiente ahora de unas pruebas médicas para verificar su alcance

CARLOS F. MARCOTE / MADRID

Jordi Alba es atendido tras sufrir la lesión muscular en Turín.

Jordi Alba es atendido tras sufrir la lesión muscular en Turín. / AFP / GIUSEPPE CACACE

Estaba España, la España de Lopetegui, aplastando a Italia en el juego, que no en el marcador, cuando Jordi Alba se tiró desconsoldamente al césped. No podía seguir jugando. Se llevaban apenas 20 minutos de partido cuando el lateral izquierdo del Barcelona estaba tocándose sus músculos, consciente de que se había roto. Hasta el encuentro se tuvo que interrumpir porque Alba, estirado sobre el césped de Turín, sabía que se había lesionado. Entró Nacho, el jugador multiusos del Madrid, para suplirle. Cruzaron el saludo, más protocolario que sentido ya que el lateral azulgrana tenía la cabeza en su lesión, mientras Óscar Celada, uno de los médicos de la selección, ya había descubierto el origen del problema muscular.

Julen Lopetegui

SELECCIONADOR ESPAÑOL

Parece que Jordi Alba tiene un problema muscular, es una noticia triste. Vamos a ver el alcance"

El Barça, entretanto, andaba preocupado porque perdía en Italia a su lateral zurdo titular, atacado por el virus FIFA. Curiosamente, Luis Enrique no había reservado a Alba en el duelo de Balaídos –algo que sí hizo, por ejemplo, con Iniesta y Rakitic–, pero a los 20 minutos ya lo tenía de vuelta al vestuario apesadumbrado porque se sabe de memoria el calendario del Barça. Sabe el lateral zurdo, que cumplía ante Italia su partido 50 con la selección, que a la vuelta de la esquina está el Manchester City de Guardiola: miércoles 19 de octubre en el Camp Nou.

LA OPCIÓN DIGNE

Andaba Jordi Alba feliz por el césped turinés, conectando de maravilla con Iniesta, el amo de la ideología futbolística de la selección, cuando notó ese dolor muscular que le apartó del partido. Se sentía tranquilo el lateral zurdo, estimulado como estaba por la competencia que le había generado en el Camp Nou la llegada del joven defensa francés Lucas Digne. De pronto, y tras un inicio de temporada titubeante, Alba asumió el rol de jefe en la banda izquierda. Tanto con el Barça –ahora le tocará a Digne ejercer esa función, incluso hasta a Mathieu– como en la selección.