Montoya y Tello presionan a Luis Enrique

Ambos jugadores, con los que no cuenta el entrenador, llegan antes de lo previsto y piden entrenar con el grupo

Douglas rechaza una oferta del Cruzeiro y quiere seguir otro año para obtener la nacionalidad española

Montoya y Tello presionan a Luis Enrique

FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
JORDI TIÓ / BARCELONA

Martín Montoya y Cristian Tello eran los dos últimos nombres que aparecían en la lista de jugadores facilitada por el Barça hace unos días con las fechas de incorporación para la pretemporada. Ambos debían regresar el 8 de agosto, igual que Douglas, ya que el entrenador no cuenta con ellos, evitándose así Luis Enrique tener que trabajar con tres jugadores a los que no desea y dándoles tiempo a buscarse equipo. Pues Montoya y Tello se han presentado este miércoles inesperadamente en la ciudad deportiva para someterse a las pruebas médicas y por la tarde han podido entrenar con todo el grupo (en los que había 13 efectivos del filial), presionando así al entrenador y al club, que busca cómo sea hacer caja con estos dos futbolistas, a los que quiere traspasar (Tello tiene una cláusula de 25 millones y Montoya, de 20) o ceder de nuevo. Ambos acaban contrato el 2018.

EL MEJOR RECUERDO, LA FINAL DE COPA

Tanto el defensa como el delantero tienen unas trayectorias bastante paralelas en el Barça ya que ambos entraron de pleno derecho en el primer equipo de la mano de Pep Guardiola: en el 2010 Montoya y un año más tarde Tello. Mayor recorrido tuvo Montoya, ya que estuvo cinco temporadas en la primera plantilla, disputando un total de 67 partidos. Su mejor recuerdo data del 25 de mayo del 2012, cuando fue titular en la final de Copa ante el Athletic por la lesión de Alves. Montoya hizo un buen partido y pareció que aquella actuación le impulsaría a tener una mayor presencia en el once titular. Pero ni con Tito Vilanova ni con Tata Martino, que apenas contó con él, pudo despegar definitivamente.

También Tello pasó a tener una presencia testimonial con el entrenador argentino y tras tres años en el primer equipo (86 partidos y 20 goles), en el 2014 se marchó cedido al Porto. En el club portugués estuvo dos temporadas y, la pasada campaña, jugó cedido en la Fiorentina (15 partidos y dos goles).

ELEVADA FICHA

Menos suerte ha tenido Montoya. Se marchó de prestado al Inter de Milán el pasado verano, pero el conjunto transalpino no pasó de jugar tres partidos. Tal ostracismo le llevó a aceptar la llamada del Betis en el mercado de invierno y en el club andaluz recuperó buena parte de la felicidad perdida: jugó 13 partidos de titular. El club andaluz vería con buenos ojos una nueva cesión, pero su elevada ficha (como en el caso de Tello) dificulta que se repita la operación.

EL 'CASO DOUGLAS'

Noticias relacionadas

También Douglas se ha convertido en un dolor de cabeza para el club ya que el defensa brasileño, una de las incorporaciones más incompresibles de la historia de la entidad azulgrana, desea cumplir una temporada más para poder tener así tres años de residencia para solicitar la nacionalidad española. El Barça ya tiene cerrado un acuerdo con el Cruzeiro, que pagaba dos millones por el lateral y le ofrecía cinco años de contrato, pero el jugador se ha negado a aceptar la oferta, cuya validez finalizaba ayer, cuando cierra el mercado de fichajes en Brasil.

Douglas quiere apurar  otro año porque a partir del tercero podrá pedir la nacionalidad española y jugar como comunitario en otro club

Douglas llegó del Sao Paulo en el 2014 por cuatro millones y en dos años ha jugado tres partidos de Liga y dos de Copa. “Mi deseo es que Douglas juegue y no se quede estancado”, afirmó hace pocos días Robert Fernández, el secretario técnico, abriendo la puerta de salida a Douglas. Pero el jugador no quiere marcharse.