25 nov 2020

Ir a contenido

Bruselas se ensaña con el Real Madrid y los clubs valencianos

La Comisión Europea condena a siete equipos españoles por trato fiscal favorable; el Valencia deberá devolver 20,4 millones y el club blanco, 18,4 por un pelotazo inmobiliario

SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

Florentino Pérez, durante una rueda de prensa.

Florentino Pérez, durante una rueda de prensa. / EFE / VICTOR LERENA

El FC Barcelona, el Real Madrid, el Athletic de Bilbao y Osasuna recibieron un trato fiscal favorable que les permitió durante años abonar un 25% en el impuesto de sociedades cuando el resto de clubs estaban obligados a pagar un 30%. Un ahorro que, según la Comisión Europea, esconde una ayuda de estado ilegal que ahora deberán recuperar las autoridades españolas.

Según el Ejecutivo comunitario, y sobre la base de la información disponible, los cuatro clubs en conjunto tendrán que devolver entre 0 y 5 millones de euros. Poca cosa. Una nadería total comparado con el castigo a los equipos valencianos: 20,4 millones deberá devolver el Valencia; 6,1 el Hércules y 3,7 el Elche por los avales que recibieron del Instituto Valenciano de Finanzas desde el 2009 para obtener préstamos en condiciones favorables.

SANCIÓN AL PELOTAZO MADRIDISTA

Otro club muy castigado es el Real Madrid. Como anunció el viernes el Financial Times, el club blanco deberá devolver 18,4 millones por la permuta de los terrenos de la ciudad deportiva de Valdebebas. El Ejecutivo comunitario ha determinado que esta operación de recalificación de los terrenos, un famoso 'pelotazo', incluye ayudas de Estado ilegales por una sobrevaloración excesiva..

“Utilizar el dinero de los contribuyentes para financiar a club es de fútbol profesional puede falsear la competencia. El fútbol profesional es una actividad comercial en la que está en juego mucho dinero” y “los fondos públicos deben cumplir las normas de la competencia”, ha advertido la comisaria de competencia, Margrethe Vestager, a través de un comunicado sobre los tres casos relativos al fútbol español adoptados hoy.

TIPO IMPOSITIVO PREFERENCIAL

La Comisión Europea abrió el procedimiento de investigación formal en diciembre de 2013, de la mano de Joaquín Almunia como comisario de competencia. Más de tres años después, los servicios de la competencia comunitarios han concluido que efectivamente las subvenciones investigadas no respetan las normas de la “competencial leal” porque generaron distorsiones. En total, los siete clubs afectados por la decisión de Bruselas podrían tener que devolver entre 48,6 y 68,6 millones de euros.

La decisión tiene tres ramificaciones muy distintas. La primera se refiere a los privilegios que recibieron los cuatro citados clubs en materia de impuesto de sociedades. Estos cuatro clubs quedaron exentos en 1990 de la obligación general en el fútbol profesional de convertirse en sociedades anónimas deportivas. La consecuencia es que pudieron aprovecharse de un tipo impositivo preferencial del 25% en lugar del 30% aplicable a las sociedades anónimas deportivas.

Desde entonces, "España ha adaptado su legislación sobre el impuesto de sociedades para poner fin a este trato discriminatorio a partir de enero del 2016”, pero para eliminar “las ventajas indebidas del pasado” los cuatro clubs tendrán que devolver los impuestos no abonados, concluye ahora Bruselas.

Aunque son las autoridades españolas quienes deberán hacer ahora el cálculo, Bruselas ya tiene una idea de a cuánto les saldrá esta broma: entre 0 y 5 millones de euros en total. “Depende de algunos datos que no tenemos todavía. Podría ser de cero para determinados clubes. Entre 0 y 5 millones por club, pero en términos agregados es también entre 0 y 5 millones. No es mucho, no es una cifra muy impresionante”, admiten en Bruselas.

VALENCIA Y MADRID, LOS MÁS CASTIGADOS

Las sanciones más importantes, no obstante, las sufrirán los tres clubes valencianos. Según la Comisión Europea, ninguno de los tres clubs pagó “una remuneración adecuada” por los avales, lo que significa que se beneficiaron de “una ventaja económica” respecto a otros clubs. Además, esta financiación no se vinculó a un plan de reestructuración y ninguna de las entidades aplicó medidas compensatorias para contrarrestar el falseamiento de la competencia ocasionado por las ayudas.

Las autoridades españolas disponen ahora de un plazo de dos meses para informar a los servicios de la competencia comunitarios del montante a recuperar. A este plazo se suman otros cuatro meses para recuperar efectivamente la ayuda aunque la experiencia más reciente con el caso de los astilleros demuestra que el proceso de negociación se puede prolongar durante años.

ARCHIVADO CASO SAN MAMÉS

En el caso del Athletic de Bilbao, la decisión viene acompañada de una buena noticia y es que las autoridades comunitarias han decidido archivar la investigación informal que todavía mantenían abierta sobre la financiación de la construcción del campo San Mames Barria –el nuevo estadio del Athletic- por presuntas subvenciones encubiertas. Según fuentes del Ejecutivo comunitario, no han encontrado motivos para seguir adelante con este caso y “hace unas semanas” decidieron darle carpetazo.

Mucha más suerte que los clubs españoles han tenido los holandeses. La Comisión Europea también mantenía abierta otra investigación por presuntas ayudas públicas a cinco clubes de Holanda: PSV Eindhoven, Den Bosch, MVV, NEC y Willemm II. El primero por una operación urbanística y los demás por planes de reestructuración. Bruselas concluye ahora que las ayudas de estado que recibieron sí fueron acordes con las reglas de la competencia comunitarias.