Ir a contenido

Argentina no habla

Una foto de Marcos Rojo enseña el vestuario al final del partido ante Venezuela

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Los jugadores de Argentina, pendientes de sus teléfonos móviles tras la victoria sobre Venezuela.

Los jugadores de Argentina, pendientes de sus teléfonos móviles tras la victoria sobre Venezuela. / INSTAGRAM

Ganaron, aunque no lo parezca. Estaban felices, pero no se intuye. Lo celebraron y no se ve. El vestuario de Argentina después de batir a Venezuela (4-1) en Foxborough, cerca de Boston, y clasificarse para las semifinales de la Copa América quedó retratado por uno de sus integrantes. La imagen vale más que mil palabras, aunque un solo instante no sea revelador de nada. Acaso de la obsesión por las redes sociales.

Argentina no habla. Argentina lee. Los diálogos son escritos. Vía teléfono. Medio equipo que acaba de aplastar a Venezuela está pendiente del móvil y no de comentar con el compañero esos 90 minutos que acercan a la albiceleste al objetivo principal de la temporada: no ganan la copa desde hace 23 años. Finalistas en tres de las últimas cuatro ediciones, el último título data de 1993.

 
 
 

 Terminas un partido y tipo... �� gentileza de @marcosrojo

 

Una foto publicada por Ezequiel Lavezzi (@pocho22lavezzi) el 

Seguramente crean que no hay nada que festejar aún. Pero tampoco hay motivos como para andar cabizabajos. Al contrario. Salieron del estadio con la cabeza bien alta.

"Terminas un partido y tipo...", escribe Ezequiel Lavezzi, en primer término, que ha querido ilustrar su página de Instagram con la foto que ha tomado Marcos Rojo. El contraste absoluto: después de la goleada, la apariencia del vestuario es desoladora.

GOL Y ASISTENCIA DE MESSI

Al lado de Lavezzi consulta su teléfono Leo Messi, indiferente a la actuación que acaba de realizar, tras marcar un gol que iguala el récord realizador de Gabriel Batistuta con Argenina y dar una asistencia a Gonzalo Higuaín. Sergio Kun Agüero, atiende a los mensajes. Igual que Ever Banega. Como Javier Mascherano, cuya atención se reparte con Barcelona y las noticias de su incierto futuro en el Camp Nou. Más allá, Jonatan Maidana, que ha sido suplente. Y al final, el héroe Higuaín, autor de los dos primeros tantos que encarrilaron el pase a las semifinales.

Miran las pantallas, pero ya saben que la siguiente estación está en Houston, donde el martes les espera el anfitrión, Estados Unidos, para discutir el pase a la finalísima. 

0 Comentarios
cargando