LA ACTUALIDAD AZULGRANA

El Barça minimiza el negocio de la fachada de La Masia

Rosell considera "exageradísimos" los 100 millones de indemnización que pide la empresa MCM y Laporta se niega a declarar en castellano

Los expresidentes azulgranas Sandro Rosell y Joan Laporta, durante su declaración como testigos en el juicio contra el Barça por la explotación publicitaria de la fachada de La Masia.

Los expresidentes azulgranas Sandro Rosell y Joan Laporta, durante su declaración como testigos en el juicio contra el Barça por la explotación publicitaria de la fachada de La Masia. / JORDI COTRINA

1
Se lee en minutos
JORDI TIÓ / BARCELONA

El Barça considera exagerado los 100 millones de euros que pide como indemnización la empresa MCM por el fallido intento de explotar comercialmente la fachada de La Masia con un sistema innovador de luces. Esta empresa firmó en el 2010 un contrato con el club azulgrana, justo cuando Joan Laporta ya había perdido las elecciones, por un periodo de explotación de 25 años.

En la vista oral celebrada este lunes en la ciudad de la justicia, por la demanda presentada por MCM contra la entidad, el expresidente Sandro Rosell ha considerado muy desproporcionado el importe que reclama la empresa de publicidad y ha explicado que esta compañía "nunca trajo una oferta" mientras él fue presidente.

Rosell también ha expresado su extrañeza por el hecho de que el expresidente Laporta firmara con MCM después de perder las elecciones y por un periodo tan largo, algo que no prevén los estatutos del club. "Me sorprendió que, sabiendo que entraba un nuevo gobierno en el club, hubieran firmado este contrato y por tanto tiempo. Me pareció escandaloso", ha subrayado.

Rifirrafe de Laporta con el juez

Por su parte, Laporta ha defendido el convenio firmado con MCM por tratarse de "un proyecto novedoso" del que se pretendía sacar un buen rédido económico para el club y que, de funcionar bien, no se descartaba trasladarlo al Camp Nou, revistiendo su fachada con paneles luminosos para publicidad.

Noticias relacionadas

Laporta ha protagonizado el momento más álgido de la vista cuando se ha negado a declarar en castellano, lo que han hecho el resto de testimonios, entre ellos Javier Faus, vicepresidente económico; Jordi Moix, secretario y representante legal del club; Joan Olivé, exdirector general corporativo, y Antoni Rosich, director general destituido el pasado diciembre. "Después de estar aquí esperando desde las nueve de la mañana, creo que tengo todo el derecho a declarar en catalán, que es mi propia lengua y la de mi país", ha argumentado.

El juez Antonio Morales, titular del Juzgado de Primera Instancia número 25, ha pretendido reiniciar la vista el martes por la falta de un intérprete. Finalmente, Mario Conde, abogado de MCM, ha aceptado que Laporta declarara en su lengua materna y el juicio ha podido continuar.