El Barça cambia de compañía y elige Telefónica

El club, que deja Mediapro, recibirá 140 millones por los derechos televisivos por un año

Se lee en minutos

MARCOS LÓPEZ / BARCELONA

El Barça ha decidido cambiar de compañía. Abandona Mediapro, según ha comunicado la junta tras una reunion, y elige Telefónica para gestionar los derechos televisivos de la próxima temporada, la 2015-16, la última que se podrá negociar de manera individual porque a partir de esa fecha se hará de forma colectiva a través de la Liga de Fútbol Profesional. Tras largos meses de debates y negociaciones con ambas compañías, el club ha escogido dejar Mediapro, su tradicional socio en asuntos televisivos desde la época en que Joan Laporta era presidente, y emprender una nueva aventura con Telefónica por un año, por la que recibirá 140 millones, aunque el club no ha facilitado ninguna cifra de forma oficial. 

Justo ahora cuando se agotaban los meses finales del contrato con Mediapro, la directiva se ha reunido para abordar este asunto capital en la economia del club. Se trata de la fuente de ingresos más trascendente del Barça porque supone el doble de dinero que el resto de los demás socios comerciales que arropan a la institución. A inicios de esta temporada, Antoni Rossich, entonces director general de Barça, tenía prácticamente cerrado el acuerdo con Jaume Roures, responsable de Mediapro, pero una llamada de César Alierta, presidente de Telefónica, a Josep Maria Bartomeu, presidente azulgrana, cambió todo. A partir de esa llamada, el Barça conectó más con Telefónica, que se ha volcado en la contratación de derechos deportivos. Fue, curiosamente, Rossich quien llevó siempre el peso de las negociaciones, a pesar de que fue despedido por Bartomeu el pasado mes de diciembre.

Te puede interesar

Entrada en el fútbol

Tiene ya la compañía Telefónica los derechos televisivos del campeonato mundial de motociclismo compartido con Mediaset, y tendrá también el control sobre la Fórmula 1, una vez expire el contrato actual que mantienen Antena 3 y TV-3. Todo bajo la marca Movistar TV. Ahora, además, entra a lo grande en el fútbol al hacerse con el contrato del Barça tras su frustrado deseo de hacerse con los derechos de la Champions, que finalmente se quedaron Antena 3, TV-3 y, precisamente, Mediapro, también por 140 millones de euros hasta el 2018.