Ir a contenido

ENTREVISTA PUBLICADA EL 24 DE MARZO DEL 2012

Tito Vilanova: "Lo que hacía Messi en el cadete B lo hace ahora contra profesionales"

El entrenador del Barça subraya que "los grandes astros tienen 10 goles extraordinarios y Leo tiene100"

JOAN DOMÈNECH / MARCOS LÓPEZ / Barcelona

Tito Vilanova fue el entrenador que hizo debutar oficialmente a Leo Messi en cuanto se le pudo tramitar la ficha. Todo empezó hace 10 años. Charly Rexach se acercó al entonces técnico del cadete B y le dijo: "Tendrás un 'nano' argentino que es muy bueno; muy pequeño, pero muy bueno".

--¿Era tan bueno? 
--Hacía cosas diferentes. En aquel equipo había grandes jugadores, como Cesc, Piqué, Víctor Vázquez, Marc Pedraza, Marc Valiente… pero él era distinto. En los primeros entrenamientos vi que tenía mucha calidad. Al principio solo entrenaba, y con ese carácter tan tímido apenas hablaba. El gran cambio se produjo cuando empezó a jugar partidos, viajar y competir. Fuimos a un torneo a Italia, ganamos y fue elegido el mejor jugador.

--La pregunta de si vislumbró si llegaría o no... 
--Me la han hecho muchas veces. No, yo no veía si llegaría o no. Veía que era muy bueno. Había chicos que llegarían a Primera seguro, y otra cosa es intuir que llegasen a ser estrellas mundiales. Quien diga eso, miente. Yo no lo veía.

--¿Por qué? 
--Porque hay que observar la evolución de un jugador. Leo tenía una gran condición técnica, remataba de maravilla, hacía jugadas imposibles, pero estaba por ver su progresión física. Entonces era muy poca cosa, muy delgado y muy bajito. Para ser el mejor del mundo, la calidad técnica debe venir acompañada de la condición física. Si no eres un superdotado no puedes ser el mejor. Él es un superdotado.

--No esperaban tanto.
--No. Hacía cosas que nunca había visto a esa edad. Era especial. De ahí a pronosticar que sería el mejor, no. Porque la calidad técnica debe apoyarse en una gran capacidad física y mental.

--A diario debe ver cosas que ya veía hace 10 años.
--Esa es su gran virtud. Ha ido puliendo la derecha y el juego aéreo, a pesar de que en su debut marcó tres goles y dos fueron de cabeza. El gran mérito es que lo que hacía en el cadete B lo hace ahora contra profesionales. A medida que crecen, los niños que parecían fenómenos hacen grandes jugadas de vez en cuando. Messi las sigue haciendo en cada entrenamiento.

--Condición técnica, física y mental. ¿Cuál es la que más destacaría? 
--Las tres van juntas. Si no eres rápido para esquivar golpes y fuerte paras resistirlos, no te basta con la técnica. Lo que le convierte en el mejor es la capacidad mental para mantener el hambre, para querer superarse a sí mismo, de ser el mejor. Conserva toda su ambición. Incluso en los entrenamientos.

--¿De qué jugaba en el cadete? 
--Entonces utilizábamos el 3-4-3. Podía jugar de mediapunta o de extremo izquierdo. Siempre creí que debía estar lo más cerca posible de la portería. Posee mucha facilidad goleadora. Él disfruta dando pases de gol, pero disfruta más marcándolos. Es un don. Define muy bien, solo hay que acercarle a la portería. Es una cuestión de metros: en la banda estás más lejos y más escorado y en el centro tienes mejor ángulo de chut.

--Guardiola lo situó de extremo. 
--En el 2-6 jugó de mediapunta.

--Lo hizo de forma regular a partir de un partido ante el Málaga... 
--No podía ser que tocara solo dos balones en un cuarto de hora. Además de gol y pase te da posesión y continuidad en el juego. Nadie le quita la pelota, da asistencias y entra al remate con fuerza.

--¿Todo gira alrededor de Messi? 
--No. No puedes obviar la presencia de un futbolista así, pero se ha criado en esta casa y su ensamblaje en el equipo ha sido más fácil. Hace jugar bien a los demás, pero los demás le hacen jugar bien a él.

--Si el futbolista es el mismo, ¿la persona también es la misma? 
--Sí, y ese es otro de sus grandes méritos. Le reconozco además otro: que con todo lo que recibe en el campo se comporte así, sin un mal gesto.

--¿En el fútbol base era considerado un gran proyecto o la gran joya? 
--Había gente que decía que era muy bueno y especial, y quienes pensaban que era pequeño y no crecería. Pasa en estas categorías. Hace dos o tres años pasó con Jordi Alba; no continuó porque había gente que creía que no llegaría arriba.

--Debe ser difícil acertar. 
--Muy difícil, no hay suficientes datos para calibrar si un joven superará todas las adversidades que encontrará. Leo tiene una fuerza mental fuera de lo común. A los problemas de la envergadura añadía que había hecho venir a la familia de Argentina. Para asumir eso has de ser muy fuerte.

--¿Hasta dónde llegará? 
--Batir el récord de goles de la historia del Barça a los 24 años es una pasada. Bate récords porque disfruta jugando y todo lo demás es añadido. Él no compite contra nadie. No olvidemos que está rodeado de grandes jugadores. En otro momento de la historia, con otros compañeros, tardaría más en batirlos.

--¿Es un alivio que no se comporte como un divo? 
--Es un ejemplo. Hay jugadores a quienes sus compañeros admiran por su calidad pero no por su forma de ser. En este caso, se dan las dos cosas. Leo sabe que mucho de lo que logra es gracias a sus compañeros, y estos están contentos de que las consiga por lo buen tío que es. Es verdad que su sencillez facilita el trabajo.

--Una estrella que no lo es. 
--No le den más vueltas: es un chaval normal, de una familia normal, al que le gusta jugar a fútbol, que fue a parar a un club que creyó en él y se adecua a sus condiciones y que su hobby lo ha convertido en su profesión.

--¿Es el más grande de este deporte o las comparaciones no son correctas? 
--No se pueden comparar porque ni los campos, ni el material ni la preparación son las mismas. Habría que ver a Di Stéfano o a Pelé con estas condiciones. Pero que Messi es el mejor que ha habido, seguro. Por una cuestión evolutiva, de mejora de la especie. ¿No se baten récords de velocidad? ¿No ha mejorado el material del tenis? Los grandes astros tienen 10 goles extraordinarios, pero los de Leo no caben en un dvd; él no tiene 10, tiene 100.

Temas: Tito Vilanova