Barça y Madrid juegan un clásico marcado por la simbología

Los azulgrana juegan con la posibilidad de escaparse a 11 puntos ante unos blancos muy presionados

Leo Messi se lamenta de una asistencia de Villa, durante el partido ante el Granada.

Leo Messi se lamenta de una asistencia de Villa, durante el partido ante el Granada. / JORDI COTRINA

1
Se lee en minutos
DAVID TORRAS / Barcelona

Barça y Madridvan a jugar este domingoel clásico menos clásico de los últimos tiempos, que ya es decir. Antes de jugarse el partido, el duelo ya ha ido más lejos que nunca en la simbología que han encerrado siempre los Barça-Madrid, encuadrado como está en medio de una situación deagitación política, una ola que ha ido creciendo desde laDiada. Después de ese día,el Camp Nou ya coreó "independència" ante el Granada y el Spartak de Moscú, en un grito nunca escuchado antes en este escenario.

Hoy, el Camp Nou retumbará como siempre lo hace cuando aparece el Madrid. El campo estará a reventar. Hasta la bandera. Y la primera imagen de la noche será ungran mosaico que dibujará una inmensa 'senyera' y un mensaje: Barça! Una declaración del club que contrasta con su política de no hacer política.

El minuto 17.14

Noticias relacionadas

La grada también estarápendiente del minuto 17.14 del partido --en alusión a la derrota de 1714--; instante elegido para lanzar los gritos de independencia. Sobre el significado del partido terciaron ayerPiqué, para apuntar que no debe verse como un España-Catalunya, yTito VIlanova, para subrayar que "se trata solo de un partido".

Azulgranas y blancos llegan a este duelo en una situación inesperada. No por el pleno del Barça en seis jornadas, el 18 de 18, sino porque el Madrid anda ahí abajo, 8 puntos por detrás, jugando bajo la presión de salir del Camp Nou a 11 en la séptima jornada. El Barça, que se resiste a dar la Liga por cerrada, puede estar más tranquilo a pesar de que finalmenteno podrá contar con Piqué.