Ir a contenido

PERIODISTA DE CATALUNYA RÀDIO

Ricard Torquemada: «Al Barça no solo le interesa el fin, también disfruta del camino»

MARCOS LÓPEZ
BARCELONA

Detrás del balón, hay una mirada analítica. Detrás de la pelota, cada día que juega el Barça, aparece un micrófono amarillo guiado por Ricard Torquemada, la voz futbolística de la trasmisión de Joaquim María Puyal en Catalunya Ràdio. Por unos meses compaginó la voz con la elaboración de un manual sumergiéndose en una búsqueda apasionante. Encontrar la fórmula del Barça de Guardiola, que fue antes de Rijkaard y que nació de Cruyff, el principio de todo.

-¿Qué es la Fórmula Barça?

-Tiene varias características. La primera es que es una fórmula única, pertenece exclusivamente al patrimonio del Barça. La segunda es que no es fija, es siempre dinámica, se adapta siempre a lo que le plantea el rival. Y la tercera, y tal vez la más importante, que te genera las condiciones adecuadas para ganar el partido. Eso es lo que persigue siempre un equipo. Es una mezcla del cómo y el qué.

-Pero habla de una fórmula científica en un deporte, el fútbol, donde la ciencia no parece tener lugar.

-Alguien del vestuario que la conoce muy bien, me dijo una cosa: «Esto es la fórmula mágica, sirve para siempre. ¿Por qué? Porque solo la tiene el Barça». Es, en realidad, la mezcla de componentes, como si fuera una fórmula química, que producen un resultado. Son componentes futbolísticos porque todo pasa a través del balón.

-¿Está escrita en algún sitio esa fórmula, hay documentos?

--No, no.

-¿Ni en el libro?

-No existe documento que certifique esa fórmula. ¿Por qué? Porque la fórmula se tiene que interpretar cada minuto. Y cada minuto de cada partido es diferente por lo que se necesita una interpretación distinta. No la acabarías de escribir nunca, es infinita. Cada escenario, cada minuto, cada partido es un mundo distinto. Lo que lo hace diferente es que los jugadores y el cuerpo técnico entienden el porqué de cada paso que dan.

-No desvela demasiados secretos al rival

-Al contrario. Esta fórmula, al no ser fija ni tener siempre el mismo color, va siempre más rápida que los demás. El ladrón siempre intenta correr más que el policía. Ya se vio en el partido del Rayo. Es el ejemplo perfecto. Guardiola remueve todo para superar situaciones nuevas hasta hallar el dibujo adecuado. Y cuando el Barça cambia, el rival no sabe cómo combatirlo porque durante la semana se había preparado para otra cosa.

-Hace cinco años, en el 2006, días antes de la final de París, Guardiola se sacaba el título de entrenador en Madrid. Entonces, dijo a EL PERIÓDICO que Cruyff era el Miguel Ángel del fútbol mundial porque había construido la Capilla Sixtina y que Rijkaard la había restaurado. ¿Qué ha hecho ahora Guardiola?

-La ha evolucionado y la ha convertido en una Capilla Sixtina 2.0 si es que existe, claro. Es una evolución hacia la sublimación y la certeza de que esta capilla no tiene techo. Aquí entramos en la lectura de un talento privilegiado, el de Guardiola, para evolucionarla. Cruyff la creó y la difundió, Rijkaard la rescató y mejoró, mientras que Guardiola la ha hecho volar.

-Si no hay ningún secreto escrito, ¿cuál es el Santo Grial del Barça?

--El balón. Sin lugar a dudas. Si no lo tiene, no encontrará su fórmula ni su personalidad. Todo lo que hace el Barça es con la pelota. Por eso, conecta tanto con la gente. Al público le gusta verlo porque le recuerda cuando era un niño. Le reconcilia con la infancia cuando salía al patio a jugar. Cuando éramos niños, queríamos tener el balón.

-Dijo Marcelo Bielsa que el Barça era un equipo contracultural.

--Se refiere a que la gente solo vive preocupada del fin, del objetivo. Al Barça no solo le interesa eso, también disfruta del camino, del paisaje, de todo. Guardiola jamás se desvía del camino, mantiene firme sus convicciones, incluso en los malos momentos. Los demás equipos estudian para evitar que les hagan daño. Guardiola estudia científicamente para ver cómo hacerles daño. Eso es lo revolucionario.

-Dijo Arrigo Sacchi que el Barça es armonía y pasión.

-Es una gran definición. Cuando el Barça tiene el balón parece que todo se mueve de manera sincronizada, donde fluye el juego coral. Parece casual, pero no lo es. Su grandeza es que jamás se mueve por inercia, sino que todos conocen la partitura y la hacen sonar distinta en cada momento. Y pasión porque eso lo ha llevado Guardiola. Pasión para recuperar desesperadamente el balón. ¿Por qué? Para sentirse, de nuevo, niños. Es un equipo apasionado que pelea por recuperar el Santo Grial. El balón.

-El libro tiene un problema.

-¿Cual?

-No es redondo.

--No descarto hacerlo algún día.