17 feb 2020

Ir a contenido

la visión familiar del mejor Barça

«En el colegio se reían de Leo», dice su padre

A Sique Rodríguez, periodista de ONA FM, director y presentador del programa Fora de Joc, se le ocurrió colarse en la puerta de los jugadores del Barça. Pero no fue a sus casas. Ni mucho menos. Ahondó en la memoria de sus primeros pasos, acompañado por Adrià Albets, productor del Fora de Joc, rescatando imágenes, confidencias y, sobre todo, recuerdos de niños que ahora son ídolos. «Al principio sufrió mucho Leo porque los niños eran crueles», recuerda Jorge Messi en ese libro titulado Educados para Ganar, editado por Ara Llibres. «Era normal, le veían diferente. Venía de fuera, tenía costumbres diferentes y, además, él tenía problemas de crecimiento», añade, explicando aquellos duros inicios en Barcelona que provocaron que la familia se partiera. Jorge y Leo se quedaron, como cuentan Sique y Adrià, en Barcelona, mientras la madre y sus hermanos volaban de vuelta a Rosario.

«En el colegio se reían de Leo y lo pasó mal», dice Jorge en alusión a esos complicados días donde alcanzar el Camp Nou parecía poco menos que una utopía. Leo se quedó y ahora es el mejor del mundo. Con los padres de Xavi, un niño tan humilde que el fin de semana que estaba en Terrassa no quería ponerse el chándal del Barça para no herir ninguna sensibilidad entre sus amigos. A Cesc, en Arenys de Mar, le pasaba lo mismo. Prefería pecar de prudente -tampoco llevaba el chándal azulgrana- antes que parecer un prepotente. El padre de Pedro que aún sigue trabajando en una gasolinera del sur de Tenerife y los de Iniesta, Thiago y Fontàs ayudan a retratar la mirada familiar. El prólogo, firmado por Carles Folguera, el director de La Masia, empieza con una frase que lo resume todo: «La familia que se halla tras el futbolista es un elemento clave. Sin su complicidad, no hay posibilidades de éxito».