Ir a contenido

Segundo revés del campeón

Toque de atención

Guardiola asume el 1-4 como un aviso de que el nivel de preparación del equipo va «atrasado»

Joan Domènech

Mejor un 1-4, por doloroso que sea, que denuncie claramente que algo falla que no un resultado más ajustado que pueda disculparse con una excusa. Ahora el Barça sabe que pasa algo. Que existe un problema que debe resolverse. Pep Guardiola conoce las causas y tiene compartidas con los jugadores las soluciones.

La segunda derrota consecutiva de la gira ante el Chivas de Guadalajara (posterior al 1-2 frente al Manchester) ha disparado la alarma en un Barça

poco habituado a encajar dos reveses seguidos. Es algo casi inaudito. El precedente se remonta a la primera temporada de Guardiola (contra el Wisla Cracovia y el debut liguero de Numancia) en el 2008. Solo el Atlético de Madrid (4-3) le ha metido cuatro goles y solo el Inter de Milán y el Betis (3-1) lograron una renta superior a un triunfo mínimo.

LA COPA DE LA NBA / Pero la dimensión de la derrota ante el Guadalajara se circunscribe a un aviso. A un «toque de atención», en palabras de Guardiola, que alerta de las disfunciones que arrastra el equipo. Los jugadores las ven. «Debemos encontrar los retos y las motivaciones para superar lo que hemos hecho. No podemos pensar en otra cosa que en mejorar», admitió Andrés Iniesta, que ayer pudo fotografiarse con el trofeo de la Champions junto al del campeón de la NBA. El Dallas Mavericks cedió el trofeo para la rueda de prensa protocolaria en el hotel.

Capitán del Barça en la segunda parte, el centrocampista de Fuentealbilla vivió de cerca el hundimiento del equipo. Ayer, sentado junto al entrenador en Dallas, aludió al factor mental como ya lo había hecho Guardiola la noche anterior. «Vamos retrasados en algunos aspectos, nos falta un tiempo que no tenemos y solo la cabeza nos hará avanzar», explicó el técnico. Solo queda un partido de preparación, el de mañana ante el América de México, antes del doble compromiso frente al Madrid.

PEOR EL AÑO PASADO / Sin ser más explícito, Guardiola incidió en la motivación que aludía Iniesta y a la necesaria fortaleza de ánimo para superar las adversidades. Aunque a Xavi le pareció un resultado «demasiado abultado», el acto de contricción fue general. «Las derrotas tambien sirven para aprender, pero esta claro que en el Barça no se pueden perder dos partidos», dijo Piqué.

Guardiola, consciente del punto de alarmismo que podía generar esa observación, teniendo en cuenta que el rival de la Supercopa es un Madrid presuntamente más rodado y con mayor fondo físico, puntualizó que el año pasado el Barça estaba peor. Le faltaban los internacionales españoles que, sin apenas entrenar, solo pudieron jugar en el partido de vuelta. La derrota por 3-1 ante el Sevilla se reparó con un 4-0 en el Camp Nou. Esta vez no habrá tantas bajas. Alves y Alexis, sin embargo, no jugarán en el Bernabéu. Se incorporan el lunes, pero han sido reclamados por Brasil y Chile, y no regresarán hasta el jueves a Barcelona. Messi trabaja con Juanjo Brau, fisioterapeuta del club, para estar a punto.

MILITO SE VA / Ni vendrá el lunes ni regresará de la selección Gabi Milito, que abandona el club un año antes de que expire su contrato. El central argentino recibió ayer la carta de libertad con lo que el Barça

se ahorra su ficha. Su plaza de central zurdo la ocupará Andreu Fontàs. Milito, que fichó en el 2007 y superó una lesión que le tuvo inactivo más de año y medio, se va del Barça con 10 títulos. Podría jugar en el Independiente de Avellaneda, su club antes de jugar en España. «Nos dio una lección de entereza», fue el elogio de Guardiola. H

0 Comentarios
cargando