Ir a contenido

El rival en la final de Wembley

Ferguson llama a Mourinho para pedirle consejo sobre el Barça

«No nos dan miedo», dice el técnico del Manchester, quien cree haber aprendido la lección del 2009

MARCOS LÓPEZ
BARCELONA

Hubo un tiempo, y no hace tanto, en que Alex Ferguson y José Mourinho cruzaban palabras venenosas. Ahora, en cambio, son amigos y solo cruzan elogios y llamadas telefónicas. Hace una semana, justo en medio de la semifinal europea entre Barça y Madrid, Ferguson, el técnico del Manchester, cogió el teléfono y marcó el número de Mou. De su amigo Mou. En el fondo, el deseo del entrenador madridista es suceder al veterano técnico inglés (70 años) en el prestigioso banquillo de Old Trafford. «Hablo con él bastante, muy a menudo, lo hice la pasada semana», confesó Ferguson tras eliminar al Schalke 04 con un rotundo 6-1 en el global de la semifinal (0-2 y 4-1).

A partir de ahora, esas llamadas serán más constantes. «Yo ya sé cómo juega el Barcelona, es un equipo fantástico. Lleva dos años brillantes, pero no nos dan miedo», recordó el técnico escocés. «Desde la perspectiva de Mourinho, la información que nos puede aportar será de gran ayuda. Nos será útil», añadió Ferguson, que se llevó ayer a comer a sus jugadores a una pizzería italiana de Manchester para festejar el pase a la final de Wembley. La gran pregunta es qué le dirá Mou. Que salga el Manchester a cederle la iniciativa la Barcelona, como ha hecho en tres de los cuatro clásicos. En todos, excepto en la final de Mestalla. O que sea más agresivo para dar un paso al frente, adelantar al Manchester hacia el área de Valdés, para intimidar físicamente al conjunto azulgrana.

«BUSCAR UNA SOLUCIÓN» / Ahora, Ferguson tiene tres semanas para consultar con Mourinho el plan para desarticular al Barcelona. Tiene muy claro lo que sucedió en la final del 2009 cuando el Manchester de Cristiano Ronaldo, Rooney, Giggs, Tévez y compañía apareció en Roma seguro de que el equipo de Guardiola no le quitaría la corona. Cuando se dio cuenta Ferggie, Etoo primero y Messi más tarde rubricaron el apabullante dominio azulgrana, excepto en los 10 minutos iniciales. «No creo que debamos ir a Wembley bajos de confianza. Ahora no tenemos ninguna baja, tenemos que encontrar una solución para jugar contra ellos », recalcó el técnico del Manchester.

CHOQUE DE TRADICIONES / Mientras Guardiola asistía al paseo del equipo inglés en Old Trafford con una alineación repleta de suplentes, Ferguson le daba vueltas primero al duelo del domingo con el Chelsea (tiene tres puntos de ventaja y se juegan la Liga) y a la final del próximo 28 de mayo. «Una final en Wembley debe representar las cualidades y las historias y tradiciones de ambos clubs», subrayó el entrenador escocés, convencido de que no se repetirá el clima bélico que se vivió en la semifinal entre el Barça y el Madrid.

«Será diferente, eso pasó por el tribalismo que se da entre ambos clubs en España. Pasaron muchas cosas y te dices: 'Bueno, espero que no suceda en Wembley'», contó Ferguson, feliz porque tendrá a Fletcher en la final («es un jugador clave») y porque disputará otra final con la lección aprendida. «La venganza no tiene nada que ver; tenemos otra oportunidad para ganar».