27 nov 2020

Ir a contenido

Análisis

Mourinho y los enemigos de Obama

Inocencio Arias

El presidente Barack Obama ha debido sacar de nuevo a la luz su partida de nacimiento porque un sector de sus enemigos ha difundido con eficacia que no había nacido en Estados Unidos por lo que, ante lo que establece la Constitución, su elección habría sido ilegal. Los partidarios de esta insensata teoría conspiratoria han tenido un cierto éxito. Un 60% de los que políticamente se consideran republicanos creen que la afirmación es cierta.

Que Obama tenga que mostrar documentos fehacientes no va a cambiar la opinión de muchos dudosos. El que quiere empecinarse con algo, aunque no tenga excesivo fundamento, sigue erre que erre con su teoría misteriosa y rebuscada.

Al entrenador del Madrid le ocurre otro tanto. No seré yo quien le discuta que la expulsión de Pepe fue excesiva y, añado, si hubiese sucedido lo contrario, si Alves hubiera sido mandado a la ducha por algo parecido, habría habido un levantamiento de escudos, teñidos de victimismo, en la casi totalidad de los aficionados culés

Ahora bien, de ahí a afirmar o insinuar que al Barça le regalaron el partido o que no mereció ganar la otra Copa, hay un abismo que no parece de recibo. Decir que el Barcelona tiene un trato de favor de organismos europeos es una sandez parecida a la de sostener que Franco le preparaba el terreno al Real Madrid de Di Stéfano. Son dos memeces similares. El Real de la época era el mejor equipo de Europa como el Barça lo es actualmente y, para mi pesar, lo puede continuar siendo.

Creo que lo he escrito aquí. El Barcelona tiene un conjunto superior al Madrid y, además, mejores individualidades. Ver a Messi y Ronaldo a lo largo de media docena de tardes es elocuente. El portugués, a pesar de ser un superclase, es inferior al argentino, entre otras cosas es infinitamente más egoísta en el campo, y eso se paga.

Mourinho es un gran entrenador, pero se ofusca en sus explicaciones. ¿Por qué iba a ganar con Pepe si en los 60 minutos que este estuvo en el campo, el Madrid resultaba inferior a su rival? ¿Por qué el Madrid juega en su campo defensivamente contra el Barcelona? Imagino que será por el convencimiento de que el Barça actual es intratable, es decir que es superior. Confiar sistemáticamente en una escapada de Cristiano Ronaldo no funciona siempre.

El problema que tienen los blancos es aclarar si lo de la Copa en Valencia fue un espejismo y lo del miércoles en el Bernabéu es la pura y cicatera realidad. Esta temporada el míster luso ha arañado in extremis en la prórroga un trofeo tapándose con él parte de sus vergüenzas. No estoy seguro de que la afición blanca resista mucho tiempo con el juego defensivo frente a un grande y sin títulos. A mí no me gusta y si el Barça gana la Champions, pensaré que se lo merece.