temporada azulgrana

El nuevo tridente pulveriza los récords

Pedro, Messi y Villa suman ya 51 goles y amenazan los 100 de Leo, Etoo y Henry

Se lee en minutos

JOAN DOMÈNECH / MARCOS LÓPEZ
BARCELONA

No dejan de sorprenderme», dijo Pep Guardiola el sábado. Otra vez. Es ya una frase recurrente del técnico azulgrana porque sus jugadores le obligan a repetirla cada semana. No tiene Guardiola reparos en expresar su perplejidad al ver que el equipo supera constantemente sus previsiones, construidas siempre desde una óptica prudente, diríase que pesimista. Sostuvo en los primeros meses del 2008 que aquel Barça no podría igualar su excepcional inicio y dos años después sigue avanzando con 8 títulos conquistados de los 10 disputados y unos números cada vez mejores.

La progresión colectiva se observa en todas las líneas. Víctor Valdés encaja menos goles que nunca (solo dos veces en la historia el portero del Barça había recibido menos en 16 jornadas) y la delantera pulveriza los mejores registros de siempre. Solo en la temporada 1950-51 se habían superado los 51 goles del actual tridente (54), pero aquel equipo había encajado 34 tantos.

TERCERA VERSIÓN MEJORADA / El tercer tridente de Guardiola está batiendo las marcas de sus predecesores. La referencia son los 100 goles que reunieron Messi, Etoo y Henry en la génesis de la temporada perfecta, la del triplete (2008-09), en los 62 partidos oficiales. En diciembre, los tres habían acumulado ya 43 tantos. La tercera versión, la actual, anda ya por los 51 en los 26 partidos disputados hasta ahora.

A los delanteros de la primera campaña les ayudaron 10 compañeros en la producción goleadora; en la actual, han participado en los festines un total de 15 jugadores más. Entre ellos, Ibrahimovic en su despedida en el primer partido de la temporada en la Supercopa de Sevilla. El sueco hizo olvidar a Etoo la temporada anterior con un eficaz inicio y Villa ha enterrado el recuerdo de su predecesor en un santiamén. Y no solo por haber marcado apenas un gol más que el hoy delantero del Milan.

UNA LABOR COLECTIVA / Villa se ha incorporado a un engranaje ya rodado sin necesidad de tener que aprender el complicado código futbolístico del Barça. No es un futbolista anárquico como Ibrahimovic, que perdió su sitio por no mostrar la mínima solidaridad que exige Guardiola. Pero, además, Villa se siente partícipe de un estilo que se basa en la fuerza grupal más que en la genialidad de los individuos. Aunque tenga a Messi, la más destacada del mundo,

«Defendemos como defendemos gracias a los delanteros. Solo hay que ver cómo hace de lateral David (Villa), cómo va a las presiones Messi y cómo corre Pedro», explicó Guardiola, cuyo mensaje incide siempre en repartir las responsabilidades en el colectivo. Los delanteros empiezan a defender y los defensas empiezan a atacar.

Te puede interesar

EL RÉCORD DE VALDÉS / Pedro, Messi y Villa se ponen las botas sin que ese afán atacante del Barça merme la seguridad defensiva. El equipo marca más goles y encaja menos. Los azulgranas remataron 18 veces a la portería de Kameni. Los blanquiazules solo pudieron encarar a Valdés en siete. Pero tuvieron el mérito de conseguir batir al meta azulgrana, ganador las dos últimas Ligas del trofeo Zamora al menos goleado.

Es casi un acontecimiento perforar la portería del Barça. Valdés vio quebrada su racha de cinco partidos sin recibir un gol (Almería, Panathinaikos, Madrid, Osasuna, Real Sociedad), pero superó en Cornellà su récord particular de imbatibilidad. Osvaldo paró el contador de Valdés en 577 minutos, que no jugará hasta el 2 de enero. Mañana, en la Copa ante el Athletic, le toca a Pinto.