temporada azulgrana

MESSI: Si no marca, asiste

Xavi aúpa a Messi en la acción del segundo gol del Barça ante el Espanyol.

Xavi aúpa a Messi en la acción del segundo gol del Barça ante el Espanyol. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

Agotado el diccionario de los adjetivos que merece su juego, quedan solo los números para poder describir la dimensión futbolística de Messi. El delantero argentino se ha situado entre los más grandes de la historia y, también, entre los mejores goleadores de siempre sin ser el hombre punta del equipo. Pero cuando no marca, y eso sucede de vez en cuando (ha mojado en 16 de los 23 encuentros que ha disputado), hace marcar a los demás. Como sucedió el sábado en el derbi.

Te puede interesar

Messi no firmó en la fiesta de la manita al Espanyol, como tampoco firmó en la anterior mano al Madrid. Pero fue tan decisivo como casi siempre en el triunfo azulgrana. Leo dio dos asistencias a Villa con sendos pases verticales que permitieron al asturiano correr solo hacia Casillas. El sábado dibujó otras dos -una a Pedro en el 0-1 y otra a Villa, en el 1-4- que le convirtieron en ese factor imprescindible. Su participación no concluyó ahí: dio el pase del 0-2 de Xavi y un disparo envenenado que desvió con apuros Kameni permitió a Pedro ampliar su cuenta y sumar su segundo doblete. Villa celebró el tercero. Leo es distinto, aunque se marchara de vacío de Cornellà. Leo contabiliza siete dobletes y dos tripletes (al Sevilla en la Supercopa y al Almería). También es el líder en la desgracia: siete postes han evitado que engordara sus registros.

Corriendo hacia la eternidad, Messi supera ya el promedio de sus mejores marcas, las que le llevaron a anotar 38 y 47 goles en sus dos últimas campañas. LLeva 27 tantos y aún no ha concluido la primera vuelta. Ni da síntomas de saturación. Ni tampoco se ha topado con un defensa, o toda una defensa, que haya detectado la fórmula para frenarle excepto la más antigua y rudimentaria de todas: una falta que lo derribe.