temporada azulgrana

Alves, el eco de Mourinho

El defensa, el único azulgrana que replica al técnico del Madrid, aún no ha renovado

Todoterreno 8 Alves, durante el partido de Cornellà-El Prat.

Todoterreno 8 Alves, durante el partido de Cornellà-El Prat. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

JORDI TIÓ
BARCELONA

Es un nervio. Dentro y fuera del campo. Sobre el césped no para de correr, a menudo sin pausa, para desesperación de Guardiola; vestido de calle, sigue a la misma velocidad. Y cuando coge carrerilla es difícil pararle. Le van los retos. Tampoco es de los que calla. De hecho es de los pocos, por no decir el único, que dentro del vestuario ha respondido a las afrentas de José Mourinho. Todo lo que Pep se ha callado, Dani Alves lo ha soltado por los descosidos. Y con gracia, desde luego. El único momento en que su rostro se torna serio es cuando habla de su renovación, hoy por hoy encallada. Alves quiere cobrar más y el Barça no accede a sus pretensiones. Es el único punto discordante dentro del estado de levitación que vive el equipo.

Por eso ayer Alves reincidió en ese cuerpo a cuerpo dialéctico que mantiene con el técnico blanco. «Yo pongo un 12 al Barça, para estar por encima», dijo con su guasa recurrente para superar ese 11 con que el portugués había puntuado su 2010. «Lo he ganado todo este año. De uno a 10, me pongo un 11», afirmó el sábado Mourinho con su habitual modestia. «Respeto que se ponga esa nota porque soy partidario de las personas con la autoestima alta», agregó el lateral brasileño, que no es la primera vez que protagoniza un cruce de declaraciones con el portugués. «Es un cachondo», dijo hace una semana, después de que Mourinho le hubiera comparado con Albert Einstein. «Mourinho no inventó el fútbol», había dicho previamente Alves, la frase que propició todo el rifirrafe.

Repetir la gesta

Te puede interesar

Alves, que anoche participó en La Marató, de TV-3, se felicitó por el gran momento de juego del Barça. «Este equipo no pone techo a su mejora. Con este Barça, lo imposible no existe». El reto es volver a ganarlo todo, un objetivo difícil, pero no imposible, para el que hace falta unión y concentración. «No nos tiene que distraer nada en este camino», avisó.

En este sentido, lanzó un mensaje tranquilizador a la afición. Sigue sin renovar su contrato, pero eso no influirá en su rendimiento. «Seré igual de profesional renovando o no», aunque aseguró que su deseo es quedarse en el Camp Nou. «No me quiero ir», sentenció para cerrar un tema que le incomoda. «Si insistimos en lo mismo, me puedo distraer».