Baloncesto

La Liga del regreso de Marc Gasol

La ACB está de enhorabuena. A los 37 años, Marc Gasol regresa en el mismo escenario, Girona, desde el que catapultó su carrera hacia la NBA. Con 13 temporadas y el anillo de la NBA en su mochila, ejercerá de jugador-presidente en una Liga iluminada por el oro del Europeo y con Madrid y Barça situados en la ‘pole’.

Marc Gasol, en un entrenamiento del Bàsquet Girona esta semana con Aíto enel fondo

Marc Gasol, en un entrenamiento del Bàsquet Girona esta semana con Aíto enel fondo / ANIOL RESCLOSA

5
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

Girona ejercerá de anfitrión esta noche en el estreno de la Liga Endesa. Catorce años después de la desaparición del baloncesto de élite, entonces con el Akasvayu, la Liga regresa al pabellón de Fontajau, y la ciudad ha acogido con locura al Bàsquet Girona, un proyecto pergeñado desde la base por Marc Gasol y que en solo cinco años ha recorrido el camino hasta la élite desde la EBA, la cuarta categoría del baloncesto estatal.

La ilusión que se respira en Girona (los 4.000 abonos se agotaron en horas), no solo es por recuperar el baloncesto de la ACB. También por la conexión con Marc Gasol que, a sus 37 años, regresa justo en el lugar, Fontajau, desde donde proyectó su carrera para abrirse las puertas de la NBA. Trece temporadas y un anillo de campeón después, Marc ejercerá de jugador y presidente, una figura que no reconocía la ACB, y que todos los clubs no dudaron en validar para dar más lustre al torneo.

Sigue la bicefalia   

El partido entre el Girona y el vigente campeón, Real Madrid (21h) dará este miércoles el disparo de salida de una temporada ilusionante y supondrá otro regreso sonado: el del técnico Aíto García Reneses en el banquillo gerundense, a sus 74 años. El recuerdo todavía vivo de la medalla de oro de la selección española en el Eurobasket, la gesta más inesperada del grupo que dirige Sergio Scariolo, iluminará también una Liga, que sigue siendo preminente en Europa, que ha añadido nuevos héroes a su panteón particular, algunos casi anónimos, (Brizuela, Alberto Díaz, López-Arostegui, Parra, Jaime Fernández, Pradilla…), pero que se mantiene como el torneo con menor porcentaje de jugadores seleccionables en el continente (un 29%), según recoge el último informe de la FIBA y donde el número de jugadores extranjeros no para de crecer (por encima del 70%). 

El Barça ha vivido una revolución para contrarrestar el dominio físico del Madrid, el vigente campeón 

Madrid y Barça, no es una novedad, volverán a estar en la ‘pole’ de salida como indiscutibles candidatos al título, inalcanzables en cuanto a inversión respecto al resto de rivales, pese a que toda la clase media de la Liga (léase Baskonia, Valencia, Unicaja, Joventut, Gran Canaria…) sigue firmes en su apuesta por subirse al podio del campeonato y cuestionar la bicefalia. Así se entiende también el trajín vivido este verano en los banquillos, con ocho técnicos estrenando funciones.  

En esa lista que encabezan Aíto (Girona) y Chus Mateo (Madrid), han movido ficha también Baskonia (Joan Peñarroya), Zaragoza (Martin Schiller), Gran Canaria (Jaka Lakovic), Bilbao (Jaume Ponsarnau), Valencia ( Álex Mumbrú) y Unicaja (renovado Ibon Navarro).

Encrucijada azulgrana

La confirmación de Mateo para el banquillo madridista, cerrando el traumático relevo de Pablo Laso, podría abrir algunas dudas. Pero el título de la Supercopa frente al Barça no ha tardado en despejarlas. El Madrid de la pasada temporada arrolló en la final por físico. Y a esa receta ha añadido este añotalento a espuertas: el de Dzanan Musa, Mario Hezonja y Sergio Rodríguez y algo más de centímetros: Petr Cornelie.

Noticias relacionadas

El proyecto del Barça está en una encrucijada. La llegada de Jasikevicius pretendía conseguir el ‘sorpaso’ en la ACB y eso se consiguió en el primer año (doblete de Liga y Copa, final de Euroliga). Pero en esta pasada campaña, el equipo azulgrana se quedó con la Copa como único consuelo y eso deja intuir un año de máxima exigencia para el técnico lituano que acaba contrato en junio. 

 La revolución que se ha vivido en el vestuario del Barça este verano, con seis salidas y seis fichajes, todos contrastados, se entiende desde la urgencia. Las incorporaciones de Satoransky, Jan Vesely o Nikola Kalinic están llamadas a generar ese cambio en un curso que se inicia con la ausencia de la gran figura azulgrana, Nikola Mirotic, con una lesión del tendón de Aquiles que, después de cinco meses, no acaba de superar.

Póquer de equipos catalanes

FC BARCELONA

El Barça ha dado un inesperado giro de timón este verano, en busca de dar con la tecla que convierta en ganador el proyecto de Jasikevicius, que afronta a su tercera temporada. Una revolución se ha vivido en el vestuario del Palau y se ha llevado por delante a Calathes, Davies, Hayes, Roland Smits, Oriola y Exum para dar paso a Satoransky, Vesely, Kalinic, Da Silva, Oriola y Tobey.

JOVENTUT

Instalada de nuevo en la élite (semifinalista de Liga el pasado año) la Penya quiere repetir otra gran temporada, con el reto adicional de jugar la Copa este año en el Olímpic. Tres salidas (Bassas, Willis, Brodziansky) han dado a tres incorporaciones en el equipo de Carles Duran, todas ilusionantes: el escolta Kyle Guy, el ala-pívot Henry Ellenson y el alero William Howard, además del pívot cedido Okeke.

BAXI MANRESA

La economía manda y el Baxi está obligado a reconstruir, aunque esta temporada el cambio en el equipo ha sido más profundo, víctima de su éxito. Moneke, Bako, Maye, Sima, Thomasson, Francisco y el retirado Rafa Martínez han dejado el Congost. A Pedro Martínez le tocará hacer otra vez magia con seis fichajes entre los que destaca Justin Hamilton, recuperado de la Liga china.

BÀSQUET GIRONA

Girona regresa al baloncesto de élite después de 14 años de ausencia. Con una leyenda Marc Gasol en la cancha, con otro mito como Aíto García Reneses en el banquillo y una plantilla recién ascendida desde la Liga LEB, pero que ha intentado reforzarse con jugadores de garantía y mucha experiencia como Quino Colom, Patricio Garino o su compatriota Maximo Fjellerup.