Baloncesto

Crédito para Jasikevicius, criba en la plantilla

La directiva del Barça no cuestiona el tercer año del técnico lituano, pero hará una profunda remodelación del vestuario tanto por razones deportivas como económicas

Jasikevicius da instrucciones a sus jugadores en un partido de la final

Jasikevicius da instrucciones a sus jugadores en un partido de la final / ACB Photo

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

Sarunas Jasikevicius sobrevivirá a su primera gran crisis en el Barça. Nadie en el club cuestiona la continuidad del técnico de 46 años, que podrá cumplir el año que le queda de contrato, después de cerrar solo con el título de Copa un año con muchísimas expectativas. La directiva centrará su mirada en la plantilla a la hora de reconstruir, tanto por la falta de competitividad en el tramo final de la temporada, como por las necesidades económicas del club, obligado a reducir, por segundo año, el presupuesto de la sección entre el 5% y un 10% por ciento. Será en el vestuario donde se plantea la criba entre algunos nombres importantes.

El más que discreto balance de la temporada, quedándose en semifinales de la Euroliga, y la derrota sin paliativos en la final de la Liga Endesa, han desmontado ese halo de ídolo intocable con el que aterrizó hace dos veranos en el Palau. Hasta ahora ha impuesto su criterio, con una absoluta autonomía de los despachos tanto del general manager, Juan Carlos Navarro, como del directivo responsable, Josep Cubells, y del presidente Joan Laporta, que no han salido públicamente a valorar el curso y guardan un reprobable silencio. En su tercera temporada, Jasikevicius deberá recuperar el crédito y demostrar que es capaz de liderar al Barça a la cima europea.

Esa es la asignatura pendiente del técnico, finalista hace un año, después de contar con un bloque construido a golpe de talonario (más de 35 millones de euros en nómina), ensamblado casi a su medida, con algunas apuestas personales decepcionantes, como Brandon Davies, al que moldeó en el Zalgiris antes de traerlo al Barça, o con Nigel Hayes y Sertac Sanli.

A Jasikevicius, a quien el club ha pedido una rebaja de salario para el próximo año (igual que se le ha solicitado también a Mirotic para seguir el ejemplo del fútbol) se le cuestiona en algunos sectores de la junta, por la forma en la que el equipo azulgrana ha ido desintegrándose, perdiendo fuerza y pegada desde que levantó el título de Copa.

Nikola Mirotic, uno de los pocos con rango suficiente en la plantilla, verbalizó la realidad de la temporada nada más concluir la final, mientras Pablo Laso y los jugadores madridistas alzaban el trofeo de campeones. «La temporada ha sido un poco un fracaso. Y no estoy de acuerdo con que sea por falta de carácter, nosotros hacemos los planteamientos que se nos dicen», afirmó.

Baile de nombres

Pueden encontrarse varias razones para explicar el bajón. El equipo ha llegado muy justo de fuerzas la parte final de temporada y con jugadores claves irreconocibles (Brandon Davies) o muy irregulares (Higgins o Calathes). Las lesiones (Sanli, Oriola, Abrines) también han limitado al grupo. Pero los problemas de química se han hecho evidentes por el nivel de exigencia de Jasikevicius, que ha acabado generando mucha desconfianza y tensión en el grupo, especialmente después de la ‘final four’, cuando el técnico acusó a sus jugadores de falta de profesionalidad.

Algunos nombres ya se dan por hecho en el proceso de reconstrucción, como los del pívot Jan Vesely (32 años y 2,13) que este martes anunció su salida de Fenerbahçe, el ala-pívot Oscar Da Silva, jugador hasta esta temporada del Alba Berlín (23 años y 2,06) o el base Tomas Satoransky (30 años y 2,00), desde el 2016 en la NBA.

Noticias relacionadas

Pero en ese obligado proceso de reajustar números, el Barça perderá a varios nombres que han tenido un papel importante con Jasikevicius como Davies, cuyo contrato se da por hecho con Armani Milán. Pero también otros sorprendentes como Roland Smits, Pierre Oriola e incluso se habla de Nick Calathes, al que aún le queda un año más. También parece segura la salida de Nigel Hayes y del australiano Dante Exum. Muchos movimientos de piezas como consecuencia de una temporada muy alejada de los objetivos marcados.