La fase final de la Euroliga

El clásico ilumina la ‘final four’

  • El Barça y el Real Madrid trasladarán su rivalidad a la segunda semifinal europea con el premio de entrar en la pelea por el título

  • Mirotic recibe el premio de MVP de la temporada. “No es una presión añadida. Desde que me puse esta camiseta, sabía la presión y las expectativas del club”.

Mirotic posa con el premio de MVP y Jokubaitis, con el de mejor joven de la competición tras recibirlos en Belgrado

Mirotic posa con el premio de MVP y Jokubaitis, con el de mejor joven de la competición tras recibirlos en Belgrado / Twitter FCB

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

Belgrado acogerá a partir de este jueves una de las ‘final four’ más apasionantes de la historia. Al margen de la presencia de cuatro clubs con pedigrí que ya saben lo que es levantar el título de campeón, la gran cita anual de la Euroliga tendrá un aliciente único, un Barça-Madrid de lujo. El clásico del baloncesto español ilumina por sí solo la cita en la capital serbia y deja en un segundo plano otro enfrentamiento cinco estrellas: el del Anadolu Efes, vigente campeón, y el Olympiacos. La recompensa que les aguarda a madridistas y azulgranas después de esa esperada batalla (21h, DAZN) no puede resultar más atractiva: la oportunidad de pelear por el título de campeón de Europa.

No es que Barça y Madrid no se hayan visto nunca antes en la Euroliga. Hay tres precedentes previos en la reciente historia, todos en semifinales, y el balance cae ligeramente hacia el lado de los blancos (2-1). Pero la trascendencia de la cita de este jueves resulta superlativa. Una victoria de los azulgranas confirmaría el ‘sorpasso’ definitivo desde la llegada de Jasikevicius al banquillo del Palau. Dos títulos de Copa, uno de Liga y un balance de 11 victorias en sus 14 enfrentamientos  en estos dos años han dado pistas sobradas de ese apuntado. Aún es más contundente el balance de este año para los barcelonistas: cinco victorias por una sola derrota, la de la Supercopa al inicio de temporada. Un triunfo en una semifinal europea lo ratificaría.

 Una derrota, en cambio, despertaría viejos fantasmas en el Palau Blaugrana y daría nuevo aliento al Madrid, que parecía abocado a una reconstrucción, sobre todo  por la edad de algunas de sus estrellas como Sergio Llull (34 años) y Rudy Fernández (37), sobre los que ha construido, en buena parte, la era triunfal de Laso.

Apuestas igualadas

Las sensaciones han cambiado en los dos clubs, conforme avanzaba la temporada y en esa línea también ha variado la cotización de las apuestas. Si el Barça parecía claro favorito antes del ‘play-off’ de cuartos ante el Bayern, sus altibajos posteriores, y la recuperación de los madridistas en las últimas semanas, después de barrer al Maccabi, han equilibrado mucho los pronósticos de un encuentro que contará con la presencia del presidente azulgrana Joan Laporta en el palco. Otra cosa será en caso de una hipotética final este sábado. La coincidencia con la final de la Champions de fútbol femenina situará en un dilema al dirigente barcelonista.

Ataman, técnico del Efes, Larkin, Jsikevicius (en el centro),, Mirotic y Laso, en la conferencia de prensa oficial

/ Twitter FCB

“Es una ‘final four’ tiene que ser difícil y seguro que lo va a ser.  No es fácil controlar las emociones, pero la presión será la misma para las dos”, reconocía ayer Jasikevicius en la conferencia de prensa oficial, en la que relativizó los precedentes  con los madridistas. “Mañana será una nueva historia y empieza 0-0”, apuntó. “Cada partido (contra el Real Madrid) fue diferente. Algunos a pocos puntos, otros a muchos. Tenemos que estar listos para el desafío, no podemos tener menos hambre porque hayamos ganamos un par de veces al Madrid", añadió el técnico del Barça.

"Creo que el clásico es muy grande en España, pero es más grande en Europa. Grandes jugadores, (Niko) Mirotic, Edy (Tavares)... todos pueden dar un paso adelante en ese partido. Los dos tenemos mucha confianza en nuestros jugadores. No estoy contento de que hayamos perdido los anteriores, pero el de mañana es uno nuevo para ambos y los dos lo sabemos", argumentó Laso para ratificar lo que es una evidencia. "Reconozco que hemos tenido momentos malos, pero ahora sí estamos en un buen momento, con una sensación de solidez”.

Mirotic, en el centro de las miradas

En ese cambio de ciclo pretendido por el Barça debe jugar un papel fundamental Nikola Mirotic, la estrella azulgrana fichada hace tres años a golpe de talonario en la NBA con el objetivo de devolver a los azulgranas a la cima en un torneo que ha conquistado dos veces, aunque la última vez fue en 2010. Hacia el alero montenegrino, de 31 años, se giraron este miércoles muchas de las miradas, porque la Euroliga anunció su elección como MVP de la temporada regular, lo que hace aún más incomprensible que no haya sido incluido esta semana en el quinteto ideal de la temporada en la ACB, lo que ha provocado la queja del directivo azulgrana Josep Cubells.

Noticias relacionadas

"Ser el MVP no supone una presión añadida”, afirmó MIrotic en la conferencia de prensa. “Desde el primer día que me puse esta camiseta sabía la presión y expectativas del club y de los aficionados. Estoy acostumbrado, es algo que me empuja a mejorar como jugador y como persona, para intentar ser humilde y dar siempre un extra para mejorar", afirmó.

A Mirotic le persigue, además, su pasado madridista y sus tres ‘final four’ con los blancos en las que no logró levantar el título, lo que eleva aún más el morbo de su presencia, aunque el trasvase de los dos últimos años, con Laprovittola instalándose en el Palau y Hanga y Heurtel vistiéndose de blanco ha rebajado la presión.