Un logro histórico

Tiempos de euforia en Manresa

La clasificación del Baxi para la Copa 18 años después y un estilo arrollador convierten al equipo de Pedro Martínez en la revelación de la ACB

Los jugadores del Manresa posan felices tras lograr el pase a la fase final de la Copa

Los jugadores del Manresa posan felices tras lograr el pase a la fase final de la Copa / ACB Photo / J. Alberch

3
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

La gente de Manresa gira la vista hoy hacia el Nou Congost y se hincha de orgullo con la gesta del Baxi: la clasificación para la Copa del Rey de baloncesto, a finales del mes de febrero en Granada. Después de 18 años, el equipo del Bages vuelve a la Copa (su última aparición fue en el 2004 en Sevilla) y lo hace de la mano de un proyecto atrevido y desacomplejado que lidera Pedro Martínez en la cancha y el presidente Josep Sáez y el director deportivo Xevi Pujol en los despachos, que no atiende a la lógica de presupuestos (el de los manresanos, es el segundo más bajo de la Liga, apenas dos millones de euros para la plantilla).

“Esto no es una casualidad, sino la consecuencia del buen trabajo de los últimos años en el club. Estamos siguiendo una línea ascendente, el proyecto cada vez es más sólido y no es casualidad que estemos ahora donde estamos”, se congratuló Pedro Martínez, después de la victoria ante el Obradoiro de este miércoles (104-84), con la que el Baxi sumó su 11ª victoria en la Liga después de 17 jornadas (es tercero provisional, compartiendo la zona noble con el Madrid, Barça y Joventut) y aseguró su clasificación matemática para un torneo, en el que ya sabe lo que es ganar: lo consiguió en Murcia, en 1996, imponiéndose al Barça (94-92) con un triple final de Joan Creus.

La filosofía Pedro Martínez

El ritmo, la intensidad, el despliegue físico, la defensa, son conceptos que acompañan a la apuesta de Pedro Martínez, uno de los técnicos más brillantes del baloncesto europeo, a quien muchos consideran como una de las claves para rentabilizar a un grupo de jugadores sin demasiado nombre y transformarlos en un bloque competitivo. Pero esta temporada, la tercera que lleva en el Congost, han llegado a Manresa un grupo de jugadores (Bako, Chima Moneke, Sylvain Francisco, Elias Valtonen, Luke Maye, Joe Thomasson) que comulgan 100% con su filosofía y han conseguido una química perfecta en el vestuario.

Chima Moneke celebra una de sus canastas ante el Obradoiro

/ ACB Photo

“Estamos en una dinámica muy buena de trabajo diario y la consecuencia es ser competitivos y la clasificación para la Copa es el premio a todo lo que se está haciendo”, asegura Xevi Pujol, el director deportivo más joven de Liga, que hasta ahora ejercía como asistente de Pedro Martínez y que esta temporada sustituyó a Román Montañez. En la última aparición del Manresa en la Copa, en 2004, Pujol tenía 13 años y pudo verla en directo porque formaba parte del equipo que compitió en la Mini Copa de Sevilla.

Suyo es el acierto de reclutar a jugadores como el el alero nigeriano Chima Moneke, de 26 años y 1,98, convertido en el segundo jugador mejor valorado de la Liga, el héroe de la fiesta que se vivió frente al Obradoiro (32 puntos, 12 rebotes), al base Sylvain Francisco, que hace dos años jugaba en la segunda división francesa, o el alero finés Elias Valtonen, de 22 años, que jugaba en la segunda división alemana. La integración de todos los fichajes es también fruto de una base de jugadores nacionales importantes con Dani Pérez, el incombustible Rafa Martínez, Yankuba Sima, el lesionado Guillem Jou o Dani Garcia, que ponen las cosas más fáciles.

Compartir banquillo

“La relación con Pedro es muy buena, piensa que llevaba cuatro años con él en el banquillo, que hemos compartido muchas conversaciones y hablamos el mismo baloncesto”, cuenta Xevi Pujol, que asegura que de lo que más orgulloso se siente es de la manera de hacer y construir un proyecto capaz de competir contra los grandes transatlánticos como el Madrid o el Barça, al que vencieron en la final de la Lliga Catalana y hace dos semanas, tras una prórroga, en el Palau.

Noticias relacionadas

“Tenemos que celebrarlo porque no entra en la naturaleza de un club como el nuestro ir a la Copa”, asegura el técnico Pedro Martínez, dándole también el justo valor a una histórica clasificación. Pero sin euforias. “Será una muy buena experiencia para los jugadores, creo que lo afrontarán con ilusión. Esperamos estar a la altura, pero ya veremos como llegamos. Aún queda mucha temporada por delante”.