Una nueva conquista en el deporte de élite

Liz Mills, de voluntaria a pionera en el baloncesto africano

  • La entrenadora australiana es la responsable de clasificar a la selección de Kenia para el Afrobasket 28 años después

  • Mills se convierte en la primera mujer en dar el pase a un equipo masculino para un campeonato FIBA

  • "Al principio algunos me miraban en plan, ¿qué diablos pasa aquí? Pero la situación se normalizó muy rápido y me sentí muy bien acogida" , explica a EL PERIÓDICO

Alegría en la Kenia de Liz Mills al término del encuentro.

Alegría en la Kenia de Liz Mills al término del encuentro. / FIBA

Se lee en minutos

Marc Escolà

A punto de sonar la bocina del pabellón de Yaundé, Kenia tenía en vilo a todos sus aficionados el sábado pasado. 28 años después tenían opciones de estar en el Afrobasket. Desde 1993, cuando Kenia organizó el campeonato, que los “Guerreros” (“The Morans”) no participaban en el torneo continental. El oponente a batir era Angola, una de las mejores selecciones africanas, que ya estaba clasificada para la próxima edición, y a la que nunca antes habían derrotado. En el marcador, 72-73 abajo. Corría la última posesión del partido y el tiro forzado de Tylor Ongwae levantó a los pocos aficionados que habían podido entrar al recinto. Dentro. 

Explosión de alegría en el banquillo de Liz Mills, que alzaba los puños consciente de su histórica gesta. De su mano, Kenia había certificado la clasificación para Ruanda 2021. La coach de los keniatas había parado el partido minutos antes: “Estamos a cinco minutos de hacer historia, está en vuestras manos”. Los jugadores se pusieron el mono de trabajo y siguieron con el guión de partido para llevar a su entrenadora a lo más alto, pues con esta victoria se erigió en la primera mujer en clasificar a una selección masculina para un campeonato continental de la FIBA

La plantilla de la selección de Kenia, al completo.

/ FIBA Africa

No es nada nuevo que Liz se codee con África y sus equipos masculinos. La australiana empezó su carrera como jugadora en su país pero rápidamente se puso a entrenar distintos equipos de hombres. Licenciada en el 2008 por la Universidad de Sydney en Ciencias y Gestión del Deporte, se dispuso a viajar al continente africano para ayudar de forma voluntaria al desarrollo del baloncesto. Llegó a Zambia y allí experimentó sus primeras aventuras de preparadora de fuerza y condicionamiento en los equipos sub-20.

Esto y su colaboración en varios proyectos le valieron para que, cuatro años más tarde, fuera nombrada gerente de la academia deportiva en el Olympic Youth Development Center. Liz se encandiló con el país, pero quería continuar con su formación e hizo un viaje exprés a Australia para terminar el máster en coaching y poder seguir profesionalizando los banquillos africanos.

Regreso a África

Al término de sus estudios regresó a África, esta vez para quedarse. Liz se zambulló en el baloncesto zambiano, aunque también de otros países como Namibia y Sudáfrica. Junto a su hermana gemela Vik Mills, organizaron un torneo navideño con el objetivo de expandirlo a otras zonas y fomentar el deporte, el liderazgo y las habilidades empresariales del continente.

A su vez, fue contratada como asistente en Camerún y entrenadora principal de un equipo de Ruanda, al que llevó a los campeonatos nacionales. Este último éxito la impulsó a dirigir la selección masculina absoluta de Kenia.

A 13.500 km de casa, su dilatada experiencia le ha facilitado la gestión de sus equipos, y ahora Liz ha decidido avanzar en el desarrollo de este deporte. En la actualidad es una de las personas que más trabajan el baloncesto africano, pues se dedica a elaborar informes de estadísticas avanzadas y analizar los vídeos de muchos conjuntos africanos. También ha trabajado dentro de los programas de Basketball Without Borders en Johannesburgo, impulsados por la liga de sus sueños, la NBA. Según apuntan medios locales, la aussie tiene como referente a Becky Hammon, la entrenadora ayudante de Gregg Popovich en los San Antonio Spurs, que ya he ejercido este año una vez como entrenadora jefe.

Liz dando indicaciones en un entrenamiento.

/ Courtesy

“Me encanta la mentalidad de Kenia y el apoyo que los aficionados tienen para este equipo. Prometo que continuaremos haciéndolos sentir orgullosos”, anunció en unas declaraciones recientes, en las que también destacaba la hospitalidad recibida y el agradecimiento a la federación que le ha confiado esta gesta histórica. Si bien es cierto que durante su carrera se ha encontrado con algunos favoritismos de género, Liz apunta que en África tienen una mentalidad más abierta.

Noticias relacionadas

"Al principio algunos me miraban en plan, ¿qué diablos pasa aquí? Pero la situación se normalizó muy rápido y me sentí muy bien acogida. Sin ellos no estaría aquí." destaca en una conversación con EL PERIÓDICO respecto a la primera impresión de la plantilla keniata. 

Su sueño es servir de inspiración para otras personas: "Lo más importante es allanar el camino para la próxima generación de entrenadoras. Es importante que las federaciones y los clubes confíen en las mujeres, porque podemos demostrar que somos capaces de hacerlo bien", expone Mills después del emocionante partido del sábado. Ella lleva tiempo demostrándolo. Su gran trabajo ha llevado a los 'Morans' a los bombos del sorteo de un Afrobasket que tendrá su inicio el 24 de agosto en Ruanda