LA FINAL DE COPA

Jasikevicius: "Son buenos chicos, pero tienen que ser aún más cabrones"

  • El técnico del Barça ensalza el crecimiento de su equipo en la Copa

  • Abrines, perfecto en el triple (8 de 8), atisba un ciclo ganador: "A este nivel podemos ganar todo"

  • Piqué celebra el título en clave de club: "¡Estamos muy vivos!"

Jasikevicius corrige a Smits durante la final.

Jasikevicius corrige a Smits durante la final. / Efe / Juan Carlos Hidalgo

Se lee en minutos

No era el día para poner peros a la actuación del equipo, después de arrollar al Madrid en la final de la Copa y en su cancha (los blancos no ganan el título en casa desde 1960, en la pimera temporada de Pedro Ferrándiz en el banquillo merengue), pero Sarunas Jasikevicius es un técnico exigente. Dijo a principio de curso que a su plantilla le faltaba mala leche y lo volvió a repetir este domingo tras levantar el título. "Son buenos chicos, lo intentan, pero para ganar las cosas importantes tienen que ser aún más cabrones", dijo entre risas el técnico lituano, que acababa de estrenar su palmarés como técnico del Barça.

Solo entonces se relajó ‘Saras’, que vivió al máximo la final pese a que la tuvo encarrilada desde el inicio. "En este tipo de partido son muy importantes disciplina y dureza, y en la mayor parte del partido las hemos tenido", explicó el técnico, que exigía a su equipo "'live the moment', ir posesión, pensando en esta defensa, en este ataque". "El primer día sufrimos muchísimo y los chicos entendieron que había que subir la concentración y la mentalidad. Hemos hecho dos partidos muy buenos contra dos equipos de primer nivel", celebró. El Madrid no gana la Copa en casa desde

La maldición de Mirotic

El Barça dominó de principio a fin y sin necesidad de Nikola Mirotic. El montenegrino vio cómo se rompía al fin su maldición y podía celebrar su primer título como azulgrana. "¿Cómo ha costado, eh?", gritaba en plena celebración, sin soltar el balón del partido. Se le escapó al Liga ante el Baskonia y el Madrid le arrebató la pasada Copa y las dos últimas Supercopas. La pandemia obligó a cancelar la Euroliga. Cero de cinco. Pero este domingo se acabó el mal fario. Pese a que un golpe en el costado le obligó a retirarse a los vestuarios poco antes del descanso y apenas volvió a jugar, el equipo supo repartir su rol, con buenos minutos de Rolands Smits como ‘cuatro’ y sobre todo con dos actuaciones sensacionales, las de Cory Higgins y Álex Abrines.

El escolta estadounidense, que también estrena su palmarés en el Barça, ya apuntaba a MVP de la Copa antes de la final y contra el Madrid disipó cualquier duda con 20 puntos y ejerciendo de líder en los momentos más importantes, para despegar en el marcador y sobre todo cuando el Madrid parecía capaz de meterse en el partido. Antes de que la megafonía del Wizink Center anunciara su nombre, Mirotic ya le había abrazado, conducido hacia el centro de la pista y, con un cachete en el trasero, enviado a recoger el merecido trofeo.

No menos espectacular es la estadística de Abrines, que ha completado una Copa inmaculada desde la línea de tres. Con los dos anotados ayer se fue de Wizink Center con 8 de 8 en tres días. Y en defensa fue clave para que Jaycee Carroll, una de las principales armas blancas, acabara con 0 de 8 en lanzamientos. "Álex es ese tipo de jugador con las manos muy largas y que puede molestar a Jaycee. Sabíamos que cuando el Madrid se puso 20 abajo iban a poner balones a Jaycee y Llull", explicó el técnico de Kaunas.

"Mi trabajo hoy era más frenar a Carroll que el ataque y lo he hecho lo mejor que he podido. Hay que trabajar muy duro para dejar al Madrid en 73 puntos", analizó tras dedicar emocionado el triunfo a su abuelo, fallecido recientemente. "Hemos jugado el mejor partido de esta Copa. A este nivel, podemos ganarlo todo", sentenció. 

Jasikevicius añadió después que el título es "una alegría" para todos los culés y para el proyecto azulgrana por que el club "está pasando por un momento difícil", pero no quiso hablar de cambio de ciclo en el baloncesto español: "No creo mucho en el cambio de ciclo en clubs como el Barça o Madrid, porque aquí tienes que ganar siempre".

Piqué: "Estamos muy vivos"

A los mensajes positivos se sumó Gerard Piqué. El central felicitó a los campeones y leyó la victoria en clave de club: "Un gran fin de semana para recordar lo que somos. ¡Estamos muy vivos! Visca el Barça!".

Te puede interesar