Baloncesto

El Barça llega a la Copa como el favorito para destronar al Madrid

El Wizink Center acoge desde este jueves la edición del torneo más extraña por la ausencia de público

Jasikevicius y Mirotic, en el partido de Euroliga del pasado jueves antes el Efes

Jasikevicius y Mirotic, en el partido de Euroliga del pasado jueves antes el Efes / Quique Garcia / Efe

4
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

En pocas ocasiones, un equipo llegará a la Copa del Rey de baloncesto con una etiqueta de favorito tan clara como le sucede al FC Barcelona en la edición que se iniciará este jueves en Madrid. La dinámica del equipo azulgrana es buena (primero en Euroliga, segundo en la Liga, 11 victorias en los últimos 12 partidos), igual que las sensaciones que transmite el equipo de Sarunas Jasikevicius, que llegará al torneo con el voto de confianza de los entrenadores y directores deportivos de los 11 equipos no clasificados. En la encuesta oficial de la ACB lo consideran el principal candidato a destronar al Real Madrid, defensor del título, actual líder de la Liga y anfitrión del torneo, al que los problemas físicos y las lesiones han rebajado el favoritismo.

“Llegamos con opciones, en un buen momento”, reconocía Jasikevicius en una entrevista con El Periódico esta semana. “Estamos con mucha confianza y ganas, pero sabemos muy bien lo que es la Copa”, ratificó Nikola Mirotic, este miércoles en El Mundo Deportivo sobre el ánimo del equipo azulgrana, que tiene programado su cruce de cuartos con el Unicaja este viernes. La idea del técnico y la estrella del Barça la comparten el 55% de los técnicos de la ACB y el 73% de los directivos.

Con la marcha de Campazzo a la NBA y las lesiones de Randolph y Taylor, el Madrid ha caído a la segunda plaza en los pronósticos, aunque esa no es la valoración de su entrenador, Pablo Laso. “Las sensaciones son buenas, para mí el Madrid siempre es favorito”, proclamó el preparador blanco que en esta Copa se convertirá en el técnico con más partidos en la historia el club blanco (735), superando la marca fijada por Lolo Sainz hace 31 años.

Ilusión verdinegra

Nadie escapa a ese tono optimista que precede a cualquier gran competición como la que se vivirá en el Wizink Center hasta el domingo.  “Vamos a la Copa a disfrutar y competir. Cuando estamos bien, somos muy difíciles de ganar”, advierte el técnico del Joventut, Carles Duran, feliz por el regreso del equipo verdinegro al torneo, del que estuvieron ausentes el pasado año, y motivado ante el cruce que les aguarda este viernes ante el Baskonia, un partido también de alto voltaje.

“Para mí estamos al 50%. Somos dos equipos de juego bastante alegre, que necesitamos la línea de tripe para ganar y con jugadores con talento. Espero y confío que el partido sea para nosotros", apunta. "Vamos a la Copa sin presión, con papeletas para ser un equipo que de la sorpresa", remarca el alero verdinegro Xabi López Arostegui.

La competición se abrirá este jueves con el cruce entre dos de las revelaciones de la temporada, el Lenovo Tenerife, que entra por tercera vez como cabeza de serie y el San Pablo Burgos, recién proclamado campeón de la Copa Intercontinental. Un duelo de banquillos entre Txus Vidorreta y Joan Peñarroya, prolongado en la pista por el puso que sostendrán Marcelinho Huertas y Shermadini, estrellas tinerfeñas, ante Thad McFadden y Jasiel Rivero en los burgaleses.

El choque de trenes llegará en el segundo partido con el apasionante Real Madrid-Valencia Basket. “Hemos demostrado que podemos ganar a cualquiera”, avisa el técnico valenciano, Jaume Ponsarnau, que tendrá las bajas seguras de Fernando San Emeterio y Joan Sastre. En el equipo blanco, al margen de Taylor y Randolph llegan con problemas físicos Rudy y Laprovittola.

Los dos equipos ya se han visto las caras dos veces esta temporada. En Valencia, en la Liga se impuso el Madrid por 78-86 el pasado 1 de noviembre, y en la Euroliga, fue el cuadro de Ponsarnau quien venció en Madrid por 77-93 en octubre.

Sin la esencia del torneo

El torneo que acapara la atención y despierta pasiones vivirá en Madrid, eso sí, su edición más extraña. Por primera vez, la competición estrella de la ACB se disputará sin público, lo que era sin duda una de las claves del éxito, casi su esencia: la comunión de ocho equipos y ocho aficiones en una misma ciudad.

Noticias relacionadas

Después de negociar en vano que las gradas se abrieran, aunque fuera de forma parcial para los seguidores (los clubs dispondrán de 65 entradas cada uno para sus compromisos), la ACB intentará acercar lo máximo posible el torneo a los seguidores a través de una extensa cobertura televisiva por parte de Vamos# de Movistar, con más de 30 horas en directo desde el Wizink Center entre el jueves 11 y el 14 de febrero (la señal llegará a más de 115 países en todo el mundo), así como acciones en las redes sociales, en busca de interacciones en especial a través de Tik Tok e Instagram.