Un conflicto abierto

El Barça y Heurtel, decididos a llevar su pulso hasta el final

  1. El base solo quiere salir del Palau para ir al Madrid y el club azulgrana no está dispuesto a facilitar su marcha a un rival de la ACB

  2. El plazo límite para lograr un pacto, que parece imposible, es este miércoles, cuando se cierra el mercado de la Euroliga

Heurtel se saluda con el exazulgrana Ribas, en el reciente Barça-Penya de Liga

Heurtel se saluda con el exazulgrana Ribas, en el reciente Barça-Penya de Liga / David Ramírez

Se lee en minutos

Thomas Heurtel y el FC Barcelona tienen intención de mantener su pulso abierto hasta final de temporada después de alcanzar la fecha límite del 6 de enero –este miércoles se cierra el mercado de la Euroliga a las seis de la tarde- sin llegar a ningún tipo de acuerdo.

Lejos de suavizarse el conflicto en estas dos últimas semanas, las posiciones del  base francés y el club azulgrana, han acabado enrocándose en las negociaciones que han venido manteniendo los dirigentes del club y el agente del jugador. Aunque cuenta con algunas ofertas, Heurtel ha comunicado al club que solo saldrá para ir al Madrid y si no es así, prefiere quedarse en Barcelona y cobrar toda su ficha, y el club no facilitará su marcha a un rival directo en la ACB.

Salvo acuerdo de última hora, que ahora mismo parece imposible, el Barça tiene decidido mantener apartado de la disciplina del primer equipo a Heurtel, porque considera que actuó de mala fe al negociar su salida. La intención es que continúe entrenándose en solitario. El base siempre esgrimió una negociación con el Fenerbahçe para que el club azulgrana le abrieran la puerta, cuando en realidad lo hacía con el Madrid.

Año en blanco

El base, de 31 años, que ansiaba irse al Madrid y además recibir su ficha integra del Barça, percibirá todo su contrato, que expira el 30 de junio, quedándose en el Palau. Pero se pasará la temporada en blanco, una decisión más que discutible en un año de Juegos Olímpicos. Su postura tampoco beneficia a su carrera, ya que será el segundo año que pasará alejado de las canchas, después de perderse buena parte de la temporada 19/20 por una rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla izquierda.

 Todo el conflicto se remonta al partido de Euroliga entre el Barça y el Anadolu Efes en Estambul, días después de que el club azulgrana le comunicara a Heurtel que no entraba en sus planes. El jugador pidió permiso para cerrar el supuesto acuerdo con el Fenerbahçe. Antes del viaje de vuelta, los responsables del club descubrieron el engaño y decidieron dejarlo en tierra, asumiendo otra noche de hotel y un vuelo a la mañana siguiente.

Sin salida ACB

Albert Soler, máximo responsable de los equipos profesionales del Barça, ha dejado claro en todo momento que la imagen del club está por encima de cualquier consideración. “En ningún momento y en ningún caso vamos a indemnizar al jugador si él pretende quedarse en un equipo español de la ACB”.

El agente del jugador, Misko Raznatovic, se descolgó con unas declaraciones este lunes a un canal de televisión griego, Sports24, para señalar al Barça como el culpable de la situación. “El jugador no hizo nada malo. Seguimos las instrucciones del Barça todo el tiempo y estoy sorprendido por todo lo que pasó”.  

Te puede interesar

El pulso entre jugador y club tendrá también unos daños colaterales. Mientras el Barça negociaba con Heurtel su salida, dejó prácticamente atado su sustituto: el también base francés Leo Westermann, que curiosamente tiene también como agente a Raznatovic. El frenazo a la salida de Heurtel también ha dejado en el aire la llegada de Westermann, que inició la temporada en el Fenerbahçe. La orden de la gestora es tajante: no se puede generar más déficit y si Heurtel se queda, no habrá dinero para la llegada de un nuevo jugador.