30 oct 2020

Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Barça inicia ante el CSKA una Euroliga marcada por la incertidumbre

La llegada de Jasikevicius refuerza las esperanzas azulgranas en una competición que aspira a completar la 'final four' de Colonia en mayo del 2021

Luis Mendiola

Nikola Mirotic y Sarunas Jasikevicius, dos de los pilares de la ambiciosa apuesta del Barcelona

Nikola Mirotic y Sarunas Jasikevicius, dos de los pilares de la ambiciosa apuesta del Barcelona / JAVI FERRÁNDIZ

Pocos encuentros pueden disfrutarse hoy en día en una cancha de baloncesto tan espectaculares como el que enfrentará este jueves al FC Barcelona y al CSKA Moscú en la jornada inaugural de la Euroliga (21.00 horas). Mientras la Champions, la ACB o la propia NBA (ahora en la final) pudieron seguir adelante, la competición europea de básquet fue una de las que se tuvo que cancelar el pasado curso por culpa del coronavirus y eso hace que este regreso, después de siete meses, esté rodeado aún de más expectación y también de cierta incertidumbre. “Tenemos muchas ganas de volver”, señalaba hace unos días, Jordi Bertomeu, presidente de la competición, en una entrevista con el el diario Sport, en la que admitía que, a pesar de que han preparado un protocolo de sanidad exhaustivo, con criterios unificados con la UEFA en algunos aspectos, no será nada fácil gestionar el calendario.

La Euroliga reunirá a 18 equipos (Madrid, Baskonia, Valencia y Barça, como representantes de la ACB) de 10 países distintos. Diez no permitirá aficionados y ocho sí, entre ellos el Baskonia que dejará entrar  a 400 personas al partido frente al Real Madrid y el Valencia, en la visita del Villeurbanne. En cambio, ni el club madridista ni el FC Barcelona abrirán sus canchas al público por ahora. 

Un CSKA poderoso

Con la ilusión de llegar a la ‘final four’ de Colonia (28 al 30 de mayo), el Barça se presenta en la la rampa de salida con el ambicioso proyecto que ya construyó la pasada campaña con Mirotic al frente, al que añade dos piezas de primer nivel: Nick Calathes en la dirección y Sarunas Jasikevicius en el banquillo, que ha andado el camino de vuelta al Palau (será su tercera etapa) para intentar conducir al equipo azulgrana a un título que no levanta desde el 2010.

"Estamos muy ilusionados, Hemos esperado mucho para volver a jugar la Euroliga", señala Mirotic. "Es una pena con un partido así, jugarlo sin público, pero esperamos que pronto vuelva. Sabemos muy bien contra quién jugamos. El CSKA es el ultimo campeón, así que la motivación será máxima. Habrá que jugar muy bien los 40 minutos si queremos ganar".

Jasikevicius reconoce, por su parte, ,que el inicio de la Euroliga ante el vigente campeón de la competición será "súper duro", si bien cree que su equipo está "mejorando" y adaptándose a su manera de jugar. "Viene el campeón de Europa, que tiene su núcleo duro ahí y nuevos fichajes, como Shengelia. Partido súper duro, como cualquier partido contra CSKA", manifestó en declaraciones a los medios del club.

No podrá ser más exigente el reto para el incipiente proyecto de Jasikevicius, que recibirá al aún vigente campeón europeo y su enorme potencial ha sumado esta temporada la llegada de tres piezas sobresalientes: el pívot Nikola Milutinov (2,13), jugador del Olympiacos en las últimas cinco temporadas, por quien también se interesó el Barcelona; Tornike Shengelia procedente del Baskonia, y Daniel Hackett, que jugó la pasada temporada en el Bamberg, además de recuperar a un talento com Will Clyburn, que se perdió todo el curso pasado por una lesión de ligamentos. Eso unido a la presencia de un base del peso de Mike James convierten al cuadro de Dimitris Itoudis en uno de los candidatos al título.

A esa lista que incluye al Barça y al club moscovita  habrá que añadir al Anadolu Efes de Shane Larkin, al Real Madrid y, sin duda, al Armani Milán de Sergio Rodríguez y Ettore Mesina, reforzado con el exazulgrana Malcolm Delaney, con Shavon Shields (Baskonia), con Luigi Datome (Fenerbahçe) y Kyle Hines (CSKA) o al Fenerbarbahçe del Igor Kokoskov, oro europeo con Eslovenia en el último Europeo, actual seleccionador de Serbia , y relevo del legendario Zeljko Obradovic tras su etapa en la NBA, donde llegó a dirigir a los Phoenix Suns en la temporada 2018-19.