27 oct 2020

Ir a contenido

la liga endesa

Higgins brilla en su vuelta al Barça y Mirotic se queda sin anotar

El equipo azulgrana suma su tercera victoria con mucha solvencia en la visita del Bilbao (82-64)

Luis Mendiola

Higgins intenta avanza ante la oposición de Jaylon Brown

Higgins intenta avanza ante la oposición de Jaylon Brown / andreu dalmau (EFE)

Por primera vez desde la llegada de Jasikevicius al banquillo azulgrana, los jugadores del Barça abandonaron la cancha del Palau con una sonrisa de oreja a oreja. Buena señal sobre el trabajo del técnico lituano. Dejó el equipo buenas sensaciones frente a un rival complicado, exigente, que nunca baja los brazos como el Bilbao Basket, respondiendo al espíritu de su técnico Alex Mumbrú. Aun así, el equipo barcelonista construyó un triunfo convincente, que indica que marcha por el buen camino (82-64). Es su tercera victoria en tres jornadas en la Liga.

La buena imagen llegó coincidiendo con la vuelta a las cancha de Cory Higgins, operado el pasado julio de una fascitis plantar en el pie derecho y, de forma sorpendente, con el eclipse inesperado de Nikola Mirotic. Habría que bucear en los archivos para encontrar una actuación tan discreta del hispanomontenegrino. En 17 minutos sobre la cancha no anotó, solo lanzó un tiro y recibió una técnica, saturado por los golpes y faltas que recibió y que no le pitaron. En la misma semana que se ha anunciado su ampliación de contrato hasta 2025, la estrella barcelonista, que aspira a devolver a la senda ganadora al Barça, se quedó sin anotar. 

Hanga, entonado

La inesperada desaparición  de Mirotic en la semana que el Barça se estrenará en la Euroliga (este próximo jueves ante el CSKA Moscú), fue perfectamente cubierta por el regreso de Higgins, muy inspirado en su vuelta (12 puntos  con tres triples sin fallo en 21 minutos), un jugador que da más alternativas al ataque azulgrana y también por un Hanga mucho más efectivo que en los últimos encuentros, y bien secundados por Heurtel o Abrines. 

Desde el triple (10 de 22) y también desde la defensa (16 balones perdidos por los bilbaínos), el Barça fue consiguiendo abrir márgenes después de un primer tiempo complicado (39-33 al descanso para los azulgranas) que obligó a Jasikevicius a elevar el tono en los tiempos muertos y a exigir concentración a sus jugadores. Sus reprimendas acabaron surtiendo efecto y el Barça logró una victoria holgada, que servirá para elevar sus dosis de confianza.