30 sep 2020

Ir a contenido

LA LIGA ENDESA

Oriola hace de Mirotic y da un recital frente al Bilbao

El Barça, invicto en cuatro partidos, se asegura el primer puesto para la semifinal con 23 puntos y 9 rebotes del ala-pívot de Tàrrega (73-85)

Luis Mendiola

El azulgrana Kuric intenta robar un balón a Rafa Martínez en un instante del partido

El azulgrana Kuric intenta robar un balón a Rafa Martínez en un instante del partido / MIGUEL ÁNGEL POLO (EFE)

Sin necesidad de contar con Nikola Mirotic, reservado para que se recupere de sus molestias físicas, el Barça logró superar sin demasiados apuros al Bilbao Basket (73-85) y asegurar la primera plaza de grupo para el cruce de semifinales de la Liga Endesa., que se disputan en Valància. No hizo falta la presencia de la estrella azulgrana porque Pierre Oriola se encargó de tomarle el relevo con brillantez. La soberbia actuación del ala-pívot de Tàrrega, autor de 23 puntos, 9 rebotes y 2 de valoración, mereció incluso el elogio del técnico Svetislav Pesic.

“Si juega con esta concentración y esta actitud en defensa, Oriola puede alcanzar un gran nivel. Oriola no puede ser Mirotic. Pero tampoco Mirotic puede jugar como Oriola. Cada uno tiene su estilo su calidad”, apuntó Pesic, unas palabras que hicieron sonreír al jugador catalán: “No estoy acostumbrado a estos números, menos cuadno tienes a un monstruo en la misma posición que tú. Pero contento por a victoria y por el paso a semifinales”.

Respiro mental

El Barça decidió tomarse un respiro mental después de encadenar tres batallas físicas en los últimos seis días. Pero ese es un lujo caro frente a rivales como los de esta fase final en València, que juegan sin ninguna presión. Así que esa actitud le llevó a complicarse la vida más de la cuenta en el primer tiempo frente a un rival como el que dirige Àlex Mumbrú que maneja buenos conceptos. Con los titulares, el equipo azulgrana dispuso del control sin demasiados problemas, apoyado sobre todo en su solvencia defensiva. Pero con las rotaciones, la intensidad defensiva bajaba de forma notable, hasta el punto de que el Bilbao, por ejemplo, se marcó un parcial de 14-0 en el segundo cuarto, que llegó a darle la iniciativa y una ventaja de hasta nueve puntos (30-21) que al Barça le costó muchísimo enjugar para irse por delante al descanso (33-34).   

Se mantuvo el Barça a medio gas durante muchos minutos del segundo tiempo, sobre todo porque Pesic prefirió darle minutos de rodaje a jugadores necesitados de entrar en la dinámica colectiva para los encuentros decisivos. Pero siempre contó con el comodín de un Oriola inmenso. Entre los que se aprovecharon del planteamiento del técnico fue el francés Thomas Heurtel, que disputó  22 minutos y de paso le dio un merecido descanso a Hanga, uno de los mejores barcelonistas en el torneo. También del de Abrines,  muy justo a nivel físico, y que permitió un respiro a Claver.  Incluso Tomic y Higgins contaron con más minutos de lo habitual en el banquillo. Gracias a tantas concesiones, el Bilbao se mantuvo sin problemas en la pelea, haciendo la goma en muchos momentos, hasta que un parcial de 2-13 disparó la diferencia azulgrana hasta los 16 puntos  (63-79) ya entrado el último cuarto hizo evidente lo que parecía claro desde el principio: la superoridad barcelonista, que ya puede empezar a pensar en su rival para la semifinal.