24 sep 2020

Ir a contenido

LA VUELTA DEL BALONCESTO

Barça-Penya, el regreso del derbi más especial

"Vamos con el deseo de ganar", afirma Pesic ante la disputa de la fase final de la Liga Endesa en València

"Estamos preparados para un partido que nos marcará el camino", señala Duran sobre el estreno del torneo

Luis Mendiola

Pesic conversa con Mirotic en el entrenamiento azulgrana en València

Pesic conversa con Mirotic en el entrenamiento azulgrana en València / MARIANO POZO

Barça y Penya serán los protagonistas iniciales del regreso de la Liga Endesa este miércoles a las 15.30 (Movistar +). No hay mejor forma para recuperar el pulso baloncestístico, tres meses después de que el mundo se detuviera el coronavirus, que un derbi con matices muy especiales con el que se desatarán 14 días de locura entre 12 equipos con la disputa de 33 partidos para decidir el campeón.

Las ligas de baloncesto de Alemania e Israel son las únicas que han resistido el golpe de la pandemia, pero el regreso de la Liga Endesa, para muchos la segunda mejor liga del mundo, supone una demostración de voluntad y solvencia importante por parte de un torneo que despierta pasiones en todo el mundo. Hasta 125 países emitirán este fase final absolutamente excepcional que se celebrará en València. No solo el formato será singular, también los protocolos sanitarios que mantendrán a los deportistas en una delicada burbuja para evitar contagios y que todo transcurra con normalidad.

El derbi catalán, que se presenta con algunas novedades (los azulgranas contarán con Heurtel y Pangos, pero no con Delaney, que ha dejado el equipo; los verdinegros han perdido en este confinamiento a Tony Wroten y Harangody y afrontan la cita con siete canteranos) abrirá dos semanas trepidantes con un modelo de competición muy especial, con Barça y Madrid separados, cada uno en un grupo de seis, en el que cada resultado cuenta, y de los que saldrán los cuatro protagonistas de semifinales y final, que se jugarán a partido único.

Torneo abierto

Svetislav Pesic, técnico azulgrana, se mostró ayer más que satisfecho por el trabajo que han realizado sus jugadores en el mes que han podido prepararse para esta cita. “Venimos con la mentalidad y el deseo de ganar”, explicó. El preparador serbio, eso sí, considera que tanto por el momento físico que llegan los equipos, aún lejos de su mejor forma, como por la falta de competición de los últimos meses será un torneo más abierto que nunca.

"Vamos a disputar una competición única en la historia del baloncesto en Europa, con cinco partidos en nueve días, y habrá que adaptarse. Hay que ir paso a paso, y la clave es ganar el próximo partido contra el Joventut sin pensar mucho en el siguiente", señaló Pesic, que dejó claro que a un solo partido, “cualquiera de los 12 equipos que hay aquí te puede ganar”, poniendo énfasis en que considera algo más complicado el grupo azulgrana, que integran también Baskonia, Unicaja, Tenerife y Bilbao frente al B, en el que además de Madrid, están Zaragoza, Valencia, Andorra, San Pablo Burgos y Gran Canaria.

Carles Duran revisa unas imágenes en el entrenamiento de la Penya / mariano pozo

"Preparados tácticamente"

También llega en buena disposición la plantilla del Joventut, en palabras de su entrenador Carles Duran. “Desde el parón hemos hecho un trabajo. El partido de mañana es muy atractivo y estamos preparados tácticamente para un derbi que marcará el inicio de camino”, explicó el preparador barcelonés, una opinión compartida por el capitán verdinegro Albert Ventura. “Nos hemos preparado bien y estamos con muchas ganas de competir, sobre todo en un derbi que siempre son especiales. Queremos hacer un buen papel”, apuntó el escolta, feliz porque la Penya volverá a competir la próxima temporada en Europa, inscrita en la Eurocup.

El base azulgrana Thomas Heurtel, que se lesionó la rodilla el pasado verano y que, apenas regresó a la competición volvió a quedar fuera por un esguince de tobillo ante del parón por el covid-19, explica que la cita de València resulta muy motivante. “Se puede decir que hace ya casi un año que no juego. Así que espero el partido de mañana con muchas ganas, no especialmente porque sea el Joventut, sino porque tengo ganas de competir con el equipo”, subrayó el base francés para destacar la ambición que comparte todo el vestuario. “La Copa era uno de nuestros objetivos y se nos escapó, la Euroliga se ha acabado y ahora intentaremos darlo todo por ganar la Liga”.