09 jul 2020

Ir a contenido

LA SUSPENSIÓN DE LA EUROLIGA

La frustración del 'proyecto Mirotic'

El Barça, que había reunido una plantilla de lujo para pelear por la 'final four', es uno de los más perjudicados por la cancelación del torneo europeo

Luis Mendiola

Mirotic supera a otro exNBA, Jererbko, en el partido europeo entre el Barça y el Khimki Moscú

Mirotic supera a otro exNBA, Jererbko, en el partido europeo entre el Barça y el Khimki Moscú / MAXIM SHIPENKOV (EFE)

Después de varios años de travesía por el desierto, el Barça había decidido recuperar el perfil competitivo del equipo de baloncesto esta temporada e invertir en un proyecto de primera línea. La incorporación de una estrella procedente de la NBA como Nikola Mirotic después de una brillante gestión y  también de un importante esfuerzo económico por parte de la entidad azulgrana (es el  jugador mejor pagado del continente), era una declaración de intenciones. No solo por la llegada del montenegrino, nacionalizado español. También por la incorporación de estrellas como Higgins, Davies, Abrines o Delaney, que hace unos días rescindió su contrato.

La ilusión había vuelto a la afición del Palau Blaugrana,  que soñaba con alcanzar la 'final four' de Colonia (debía disputarse este pasado fin de semana) después de seis años de ausencia y volver a pelear por un título, que se resiste desde hace 10 años, en concreto desde París 2010. «Teníamos muchas esperanzas  puestas en esta temporada, al menos, de estar entre los cuatro mejores porque el equipo se había mostrado muy competitivo», admiten responsables del club. 

Buen nivel competitivo

La cancelación de la temporada, en ese sentido, no deja de ser una profunda decepción para el equipo barcelonista, que durante toda el torneo había mostrado un nivel competitivo muy alto, se mantenía en la segunda posición de la clasificación a falta de seis jornadas para el final de la liga regular (empatado a 22 victorias con el Madrid y a dos del líder,  Anadolu Efes), había asegurado el pase a los play-off  y tenía firmes opciones de lograr la ventaja de cancha en las eliminatorias de cuartos de final.

«La intención del Barcelona era jugar y terminar la temporada en julio. Por eso llevábamos dos semanas entrenando y nos estábamos preparando para ese final de liga regular y esa final a ocho», señalaba ayer, no sin cierta decepción, el mánager de la sección, Nacho Rodríguez. «Pero vistas las realidades sanitarias de los diferentes países no se podía garantizar la seguridad de los jugadores y del staff».

Solo la Liga

El Barça, junto al Madrid y al Anadolu Efes, parecían los principales candidatos a pelear por el título europeo, sin olvidar al CSKA o al Fenerbahçe, y por esa razón también pueden considerarse como los principales perjudicados por una cancelación que obligará a reandar el camino la próxima temporada sin saber todavía el impacto económico que tendrá la pandemia en los presupuestos y, por tanto, en la configuración de la plantilla .

Suspendido el torneo europeo y perdida también la Copa, al Barça solo le quedará la opción de pelear por la Liga (si se reanuda) en un año que se abrió con la ilusión por las nubes.