05 jun 2020

Ir a contenido

EXJUGADOR DE LA LIGA ACB

El coronavirus de Berni Tamames: nueve días en la UCI

El exjugador del Barça y el Lleida mejora en la Vall d'Hebrón después de temerse lo peor por culpa de la enfermedad

Albert Guasch

El exjugador de baloncesto Berni Tamames, en una imagen reciente.

El exjugador de baloncesto Berni Tamames, en una imagen reciente.

El largo cuerpo de Berni Tamames mejora lentamente en el hospital de la Vall d'Hebrón. Es uno de los tantísimos enfermos por el coronavirus y una constatación más de que el bicho no discrimina por edad ni por la solidez de la musculatura. Ha pasado nueve dias en la UCI, se temió en algunos momentos lo peor, pero al menos ahora puede relatar su experiencia. "Me siento todavía muy débil. Los días en la UCI y este virus te machacan mucho. Pero poco a poco cojo fuerzas y dependo menos del apoyo del oxígeno", explica a este diario. 

Machacar a Berni Tamames no es fácil. Tiene 46 años, mide 2,06 de altura y mantiene un rigor atlético herederado de sus años de jugador profesional del baloncesto. "Creo que puedo contarlo por mi condición física y mi juventud. Soy una persona que hace deporte y de hábitos sanos", ratifica vía whatsapp, aún demasiado frágil para desgastarse en el habla.

Tamames, rememoremos sucintamente, se ganó la vida durante 13 años jugando como pívot al baloncesto. Natural de Lleida, creció en la cantera del Barça y aunque con una participación menor fue campeón de liga en la última temporada de Epi (94-95). Compartió vestuario con Montero, Jiménez, Ferran Martínez Galilea en aquel equipo que entrenaba Aíto García Reneses. Después se puso la camiseta del Andorra, el Gran Canaria, el Caja San Fernando y el Lleida Bàsquet, donde culminó su carrera ganándose el épico apodo de 'Tamamator'.

Tres días sin conciencia

Su vida posdeportiva le sujetó a Lleida y al cuerpo de la Guàrdia Urbana, sin perder de vista el baloncesto. Ha entrenado a equipos de jóvenes y ha competido en un par de mundiales de veteranos con España, en el 2017 en Italia y en el 2019 en Finlandia. Con el uniforme de la Urbana puesto, el pasado 8 de marzo, Berni se sintió mal y se fue a casa. Sospechaba de una gripe. Le instaron desde el 112 a quedarse en su cama, a ver si mejoraba. No fue el caso. Al contrario. Empeoró mucho. "Me vi muy apurado", dice. Una ambulancia al fin fue a recogerle para ingresar en el Hospital Arnau. De urgencias a la UVI. Y de ahí, la noticia de que tenía coronavirus y que debía ser trasladado sin demora a Barcelona.

Ya no recuerda mucho más de esos instantes graves. "Debieron sedarme porque desperté al cabo de tres días ya aquí en la Vall d'Hebrón". Y esto no lo cuenta él, sino su entorno: a uno de sus dos hijos, que vive en Almería, le dijeron que hiciera lo posible por volver a casa porque su padre parecía estar en las últimas. "Creo que me muero", llegó a decir a los suyos el exjugador antes de perder el conocimiento.

Del 17 al 26 permaneció en la UCI. Nueve angustiosos días para él y su familia. "Se ve que me fue de poco", constata ahora, aliviado de percibir que va recuperando el pulso a la vida. No tiene prisa por recibir el alta. "No sé aún cuándo saldré. No se trata de correr. La recuperación será muy lenta, pero va bien y me tomaré el tiempo que sea necesario ahora que ha pasado lo peor".

Encantado del trato hospitalario -"me están controlando constantemente con pruebas; me cuidan muy bien", dice-, Tamames ha recibido el impulso emocional de un vídeo que le han hecho llegar los amigos, algunos excompañeros de baloncesto como Roger Grimau, Roger Esteller, Lucas Victoriano o Jaume Comas. Le felicitan por la recuperación y le instan a ser más 'Tamamator' que nunca.