ENTREVISTA CON EL ENTRENADOR DEL BAXI MANRESA

Pedro Martínez: "En el banquillo del Manresa se puede encontrar la felicidad"

"Jugar contra el Barça te hace ir al límite y muestra tu realidad. Si eres capaz de competir, es una buena noticia", explica el técnico antes de visitar este domingo el Palau

Pedro Martínez da instrucciones a sus jugadores en un partido reciente

Pedro Martínez da instrucciones a sus jugadores en un partido reciente / JOAQUIM ALBERCH (BASQUETMANRESA.COM)

Se lee en minutos

En la desafiante carrera de fondo por competir en la élite, el Baxi Manresa visita este domingo al Barça en el Palau en uno de los derbis catalanes de la Liga Endesa. Con un bagaje más que notable (nueve victorias, fuera del descenso) para el presupuesto más bajo de la categoría y triunfos de prestigio (en casa frente al Valencia, Bilbao, Unicaja o fuera en la cancha del Baskonia y el Joventut), el equipo del Bages vuelve a estar por encima de las expectativas con el trabajo del técnico barcelonés Pedro Martínez, campeón de Liga con el Valencia en el 2017, con 874 partidos ACB (solo superado por Aíto) y una espléndida trayectoria que inició hace 30 años en el banquillo de la Penya conquistando la Copa Korac.            

¿Cómo se entiende que un equipo  como el Manresa puede competir contra otro que multiplica por diez su presupuesto como el Barça y que le discuta incluso el triunfo como en el Congost (75-84) en la primera vuelta? Es deporte y las sorpresas son susceptibles de suceder. Aunque creo que ahora hace tiempo que el Manresa no gana al Barça o al Madrid. Y aunque la posibilidad existe, la diferencia es muy grande, y se tienen que dar muchas circunstancias. Por ejemplo, que al Manresa le salga todo de cara y que el Barça  esté muy mal o con muchos lesionados. Pero es difícil y más en su campo. En casa tuvimos una opción en la primera vuelta. Pero somos conscientes de que en el Palau las dificultades son mayores.

El  desafío de cada semana se acrecienta en esta ocasión frente a uno de los aspirantes a la Euroliga. No jugamos todas las semanas contra este tipo de equipos. Pero cuando lo haces debes asumir que juegas contra un rival muy superior, en un partido de máxima exigencia física y técnica, que te permitirá ver de qué eres capaz. También va bien. Porque te hace ir al límite y porque muestra tu realidad. Si eres capaz de competir, es buena noticia. Si no, te pone en tu lugar.

Se le pasa alguna vez por la cabeza qué podría hacer con un presupuesto como el del Barça o el Madrid. Nunca  los he entrenado pero visto desde fuera, creo que tiene también su dificultad. Tampoco me parece que el dinero te lo de todo. Primero porque hay equipos que tienen el mismo dinero o  incluso más. Y después porque al final es baloncesto y aunque fiches a los mejores jugadores, no está garantizado que vayas a ganar. Hay otros factores. Como conseguir una buena química de equipo, que todo encaje. Y no siempre es fácil. Entiendo que cuanto más dinero, los objetivos son más difíciles y ambiciosos.

"Estamos contentos con los resultados. Hemos superado muchas adversidades con las lesiones. Pero todavía queda mucho. No podemos pensar que el objetivo está conseguido" 

Como entrenador ¿puede encontrar la felicidad en el banquillo del Manresa? Por supuesto. Sí. Estoy muy feliz aquí. Evidentemente, no estás en la lucha por los títulos, pero sí que tienes un grupo de jugadores con muy buena mentalidad, que tienen unos objetivos que no son fáciles de conseguir, que te obligan a dar tu máximo en el día a día con esfuerzo, trabajo y concentración. El entrenador lo que hace es intentar ayudar a que eso se consiga. Eso es muy motivador, seguramente el Manresa no tiene ni la repercusión social de otros equipos, ni por supuesto los medios económicos. Pero a nivel de motivación también es muy grande.

Con las lesiones y las bajas que han tenido toda la temporada, queda la sensación de que el Baxi Manresa vuelve a estar por encima de las expectativas. Estamos contentos con los resultados, pero ahora mismo aún queda mucho. Estamos por encima de bastantes equipos que tienen los mismos objetivos que nosotros. Estamos superando muchas adversidades en forma de lesiones y eso nos hace pensar que estamos cerca de nuestro máximo. Es una buena señal de que el equipo se está superando. Pero todavía queda mucho. Y no es momento ni de hacer valoraciones ni de pensar que el objetivo está conseguido.

¿Cuáles son las claves para usted del milagro del Manresa, que le lleva a competir bien año tras año en la élite? Es un club que tiene una historia detrás. Los jugadores se encuentran a gusto y respaldados por todo el mundo, en un pabellón cálido, y eso hace que los jugadores den su mejor versión. Hay jugadores que juegan muy bien en Manresa y luego cuando cambian de equipo, les cuesta mantener ese nivel. Entonces yo creo que el milagro va más por ahí: que la suma de los jugadores den una buena versión y consigan completar buenas temporadas, aunque también las ha habido malas, por supuesto. Por no hablar de la época dorada cuando se conseguían títulos  que ahora, está claro, parecen mucho más difícil de conseguir.

Pedro Martínez, en una imagen de archivo / LUKAS BARTH (EFE)

"Haber entrenado durante 30 años quiere decir que eres capaz de evolucionar. Tal vez mi principal valor ha sido el esfuerzo y la perseverancia" 

Te puede interesar

Su primera etapa en Manresa fue al principio de los 90. Casi 30 años vive su tercera experiencia en el club y en todo ese tiempo se ha mantenido de forma casi ininterrumpida en la élite, y convertido en el segundo entrenador con más partido en la ACB. ¿Sigue disfrutando y apasionándose con este deporte? La pasión la mantengo. Lo bueno del baloncesto es que está en constante evolución y estar 30 años entrenando quiere decir que eres capaz de evolucionar. No se entrena igual, ni se juega ni se defiende igual que hace 30 años. Los jugadores han cambiado. Han mejorado mucho, física y técnicamente y los equipos también lo han hecho a nivel táctico. Haber sido capaz de adaptarte durante tantos años solo se puede conseguir con esfuerzo y mucha perseverancia. Eso creo que sí lo he tenido. Tal vez es mi principal valor por encima del talento que pueda tener, que creo que es bastante limitado, lo que ha marcado mi carrera es el esfuerzo y la perseverancia por ser entrenador.

Ha dirigido a muchos equipos ACB con excelentes resultados, pero nunca a Barça o Madrid ¿se siente minusvalorado por ello? La verdad es que no. Cada entrenador tiene que adaptarse a lo que tiene. Y yo no he echado nunca de menos estar en otros equipos diferentes a los que he estado. He tenido la oportunidad de entrenar a buenos equipos y nunca he echado de menos nada. En los equipos que estás, tienes que dar tu mejor versión y no estar pensando lo que tú harías en otro equipo o lo que otro haría en el tuyo. Es hacer tu trabajo, intentar ayudar a los jugadores a mejorar, mejorar tú como entrenador y no estar pensando en otras cosas que no puedes controlar ni dependen de ti.