Ir a contenido

UCAM MURCIA, 83 - BARÇA, 87

El Barça sale vivo de una dura batalla en Murcia

El equipo de Pesic logra su cuarto triunfo en 8 días al sobreponerse a la dureza del equipo de Sito Alonso

"En 37 años de entrenador nuca he visto una defensa como la de Rojas", dice un indignado Pesic

José María Expósito

Adam Hanga condue un ataque ante Rafa Luz.

Adam Hanga condue un ataque ante Rafa Luz. / MARCIAL GUILLÉN (EFE)

El Barça cerró este domingo el maratón de cuatro partidos en ocho días con pleno de victorias al imponerse en la cancha del UCAM Murcia. Un triunfo mucho más sufrido (83-87) que los logrados ante Estudiantes, Fenerbaçhe y Maccabi en el Palau, ganados por una media de 23,6 puntos. Sito Alonso planteó una batalla a cuchillo contra su exequipo y durante muchos minutos pareció en disposición de llevarse el gato al agua, pero en el último cuarto Kyle Kuric dirigió una reacción que hizo perder los papeles a los locales y acabó con el técnico madrileño expulsado.

El 7-1 inicial demostró que el Murcia no tiraba el partido pese a la baja de última hora de Askia Booker, máximo anotador de la liga. Jarell Eddie (24 puntos, 6 de 7 en triples) le relevó en el duelo de artilleros con Mirotic (20 y 11 rebotes) y el gran trabajo colectivo de los locales les permitió alcanzar una ventaja de 13 puntos poco antes del descanso y de 12 mediado el segundo cuarto.

Pesic carga contra Rojas

El rebote mantenía con vida a un Barça que naufragó en el triple (3 de 21) y que al descanso, con 32 puntos, estaba lejos de su condición de mejor ataque de la ACB (91,22 puntos), maniatado por una defensa murciana muy agresiva, especialmente el dominicano Sadiel Rojas, que indignó a Pesic: "Soy entrenador desde 1982, hace 37 años, y antes jugué 15 años a baloncesto. En todos los clínics en los que he participado no he visto un tipo de defensa como la que jugó Rojas, es un nuevo tipo de defensa en el baloncesto, tenemos que analizarla".

Los locales acusaron ese sobreesfuerzo en el acto decisivo, cuando un parcial de 0-15 le dio la vuelta al marcador (del 75-69 al 75-84). Los árbitros por fin aparecieron y señalaron varias técnicas. El UCAM aún reaccionó con un parcial de 7-0 para entrar en el último minuto con un abierto 83-86, pero el Barça resolvió con oficio.