Ir a contenido

Mundial de baloncesto

Ricky y Marc Gasol lideran la era del cambio en la selección

España se estrena este sábado frente a Túnez en su primera cita sin ninguno de los 'chicos de oro'

Scariolo espera mantener el ADN de competitividad y pelear por el podio y una plaza para Tokio-2020

Luis Mendiola

Los jugadores de la selección hacen piña en uno de los amistosos de preparación del Mundial

Los jugadores de la selección hacen piña en uno de los amistosos de preparación del Mundial / WU HONG (EFE)

Oro en el Europeo del 2015, bronce en los Juegos de Río en el 2016 y bronce en el Europeo del 2017. Tres podios adornan el palmarés de España en las tres últimas grandes competiciones. Una referencia sobre el nivel de exigencia en el que se ha movido la selección. Pero también un listón altísimo para un equipo que afrontará el Mundial de China a partir de este sábado sin uno solo de los integrantes de la generación del 80 que ha hecho grande a la selección desde el cambio de siglo.

Sin Pau Gasol,  Reyes y Navarro, por citar los tres nombres de referencia, se presentará el grupo que ha escogido el seleccionador Sergio Scariolo para seguir peleando por las medallas en esta Copa del Mundo, que disputarán, por primera vez, 32 selecciones y que desde ahora (la última edición fue en España, en el 2014) pasará a disputarse en año impar para evitar la coincidencia con otros grandes acontecimientos como el Mundial de fútbol y los Juegos de invierno.

Ricky Rubio deja una bandeja en presencia del argentino Laprovittola / efe / WU HONG

Rivales cómodos para empezar

Los chicos de oro del baloncesto español son ya historia. La obligación es mirar hacia delante. Pau Gasol, a sus 39 años, habría seguido capitaneando al grupo pero una operación en el pie a final de temporada se lo ha impedido. A España le llega, inevitablemente, la hora del relevo, lo cual no significa por fuerza que renuncie a nada camino de un torneo en el que le aguardan Túnez, Puerto Rico e Irán en la primera fase en Cantón, tres rivales cómodos a priori.

El objetivo, además de intentar no bajarse del podio, estará en apropiarse de una de las plazas de clasificación para Tokio. Siete serán directas: dos para los mejores de Europa, dos para los mejores de América y una para África, Asia y Oceanía. Además los 16 mejores clasificados que no tengan plaza para los Juegos tendrán derecho a participar en un Preolímpico en el que se disputarán las cuatro plazas restantes que habrá en el torneo hasta el total de 12, ya que Japón entrará como país organizador.

Nuevo perfil

El debut de España llegará ya este sábado ante Túnez (14.30, Cuatro), un equipo con dos jugadores con pasado ACB como Michael Roll (ahora en el Maccabi) y el exmadridista, Salah_Mejri, el pívot de 2,17 de los Mavericks.

Con algunas ausencias inesperadas, como las de Sergio Rodríguez, Serge Ibaka o Nikola Mirotic (que justificaron por lesiones y necesidad de descanso), con la presencia de algunos de los hombres que estuvieron en la fase de clasificación como Colom, Rabaseda y Beirán, y algunos ligeros matices de estructura se presenta la selección en China, decidida a mantener su perfil competitivo.

Pero también de la necesidad de mirar con mucho respeto a sus rivales porque con la ausencia de Pau Gasol, Mirotic o Ibaka y Sergio Rodríguez ya no es una candidata clara a medalla. Tal como está el cuadro,  la segunda fase (posiblemente frente a Serbia e Italia) será decisiva. Habrá que ganar a uno de los dos para llegar al cruce de cuartos.

Los hermanos Hernangómez, Juancho (izquierda) y Willy se relajan tras el entrenamiento / feb

Frente a España forma un amplio pelotón de potencias (Serbia, Australia, Francia, Grecia, Italia,...) que aspiran al trono de EEUU, campeón mundial y olímpico, y rival a batir.

 «Esperemos que sea una selección eficaz. Intentaremos jugar rápido, con mucha movilidad, habrá que compensar algún déficit físico y de experiencia con un ‘plus’ de energía, y espero que sea competitiva, que es un poco la parte fundamental de nuestra ADN», dice Scariolo.

Marc, responsabilizado 

Para tomar el testigo, nadie mejor que quienes crecieron con los júniors de oro. Ricky y Marc Gasol han aportado su liderazgo en la fase de preparación pero se antoja clave el apoyo de otros dos pilares como Llull y Rudy para mantener la pegada.

La selección intentará conjugar presente y futuro, el que se intuye con los hermanos Hernangómez, Juancho y Willy,  y ayudarse de la aportación de hombres experimentados como Claver, Ribas u Oriola para explotar la química que los diferencia de otros equipos. 

«Me siento un poco la brújula del equipo y lo asumo con naturalidad y con ambición», asegura Marc Gasol, ungido tanto por su talento como por su experiencia, redimensionado por su reciente anillo de la NBA.

«Hay roles que han cambiado y no tenemos las mismas armas que antes. Pero Marc es un poco el pilar y todos vamos a jugar a través de él», admite Ricky, en un momento de madurez espléndido mejor anotador en la  preparación (18,6 puntos, 47,8% de triples), y piloto del nuevo rumbo del grupo.