02 dic 2020

Ir a contenido

EUROBASKET 2019

Laia Palau, jefa de un grupo de leyenda

La base barcelonesa se cuelga su 12ª medalla y rebasa los registros de Pau Gasol con la selección

Luis Mendiola

Laia Palau controla el balón, presionada por Epoupa

Laia Palau controla el balón, presionada por Epoupa / ANDREJ CUKIC (EFE)

La selección femenina de baloncesto vuelve a instalarse en la cima. De hecho, lleva una década sin abandonar ese escenario de privilegio. El oro que se colgaron este domingo las jugadoras de Lucas Mondelo es la séptima medalla consecutiva y abriendo un poco más el foco la novena en los diez últimos torneos continentales. "Este equipo es espectacular. Le daremos valor a todo esto cuando pase el tiempo. Yo no soy inmortal, pero este equipo sí que lo es", aseguró, con visible emoción, la capitana Laia Palau después de deshacerse de Rusia en los cuartos de final.

Habla con conocimiento de causa. Nadie puede estar más cerca de la inmortalidad,  al menos deportiva, que la base y capitana del equipo español. Solo hay que hacer un recorrido por su palmarés para entender gran parte de los éxitos del baloncesto femenino español. Laia ha estado presente en 12 de las 14 medallas de la historia.

Internacional desde los 17 años

Llegó a los 17 años a la selección, cuando un bronce sabía a gloria. Y sigue como la jefa de un grupo de leyenda, instalada ya en los 39 años, derribando barreras y marcas que tardarán mucho tiempo en desaparecer de las tablas apenas unas semanas después de conquistar su 14º título de Liga con el Spar City Lift Girona, con el que seguirá un año más.

En este Eurobasket, el noveno de su carrera, con el que supera los 8 de otra leyenda como Amaya Valdemoro, la jugadora barcelonesa se ha convertido ya en la deportista con más medallas del baloncesto español, superando las 11 que ostenta Pau Gasol, y también ha ampliado el margen de diferencia con el mayor número de presencias absolutas en la selección que ha establecido en 294 (el récord  masculino es de Juan Carlos Navarro, con 253).

Entre leyendas

En Belgrado, Palau ha agrandado aún más su leyenda con su octava medalla en el torneo europeo, para convertirse en la tercera jugadora de la historia del baloncesto femenino europeo con más medallas, superando a Maria Stepanova y colocándose por detrás solo de Uliana Semenova Olga Sukharnova (ambas con 10), dos de las grandes de la selección de la URSS que dominó durante prácticamente cuatro décadas el torneo.

Al lado de Palau, ha ido creciendo un grupo de jugadoras que ahora forman un bloque de referencia. "El equipo bueno de España somos nosotras, no lo digo yo, lo dice la historia", reinvidicaba Palau esta misma semana en una entrevista en 'El País'. Silvia Domínguez y Laura Nicholls (seis europeos cada una), Anna Cruz Marta Xargay (cinco Europeos) o Laura Gil (cuatro) han ido dándole forma a un núcleo duro de un grupo espectacular, capaz de restar peso a la baja de la mejor jugadora española, Alba Torrens, la MVP del último Eurobasket, y al que se van sumando nuevas generaciones de jugadoras como Astou NdourCristina Ouviña Queralt Casas, dándole un plus adicional de corazón.

Garbajosa se frota los ojos

"Teníamos bajas importantes, pero si alguien lo podía hacer eran ellas. Ha sido espectacular, ganar con esta solvencia a una Francia que lleva cuatro finales europeas seguidas...", se asombraba tras la final el presidente de la Federación Española de Baloncesto, Jorge Garbajosa, que dio las gracias a las jugadores "por todo lo que hacen por el deporte y el baloncesto español". Garbajosa reconoció que se "frotaba los ojos" viendo cómo a España "le salía todo en el primer cuarto", y destacó que las pupilas de Mondelo habían "sufrido durante todo el torneo porque ha tenido mucho contacto físico".

Palau (derecha) y Xargay besan el trofeo. / ANDREJ CUKIC(EFE)

"Este equipo tiene una capacidad de sufrir que no se acaba nunca", asegura la badalonesa Anna Cruz, que fue campeona en el 2015 de la WNBA femenina con las Minnesota Lynx.  "No hemos parado de disfrutar y la final ha sido la guinda del pastel", sentencia Xargay, que en Belgrado ha brillado como pocas, especialmente en la final, con 5 triples y 23 puntos e incluida en el quinteto ideal.